viernes, 27 de mayo de 2011

Los amigos de DRY y el estallido del 22-M

Como el artículo es bastante largo y tan completo, mejor no comento nada, ya que comparto casi todo lo que se concluye, ademas de haberme sorprendido con algunas de las revelaciones que se hacen sobre los vinculos de Democracia Real Ya  que, aunque ya se sospechaban, cada vez son mas claros.

Y hablando de aclarar, quizas convenga decir que ni creo que el autor del articulo ni, con seguridad, yo mismo tenemos nada en contra, sino al contrario, de la mayoria de los participantes en las protestas que estan en las calles y plazas por la legitima causa del hartazgo ante la situacion de que los trabajadores esten pagando las consecuencias de los delitos de otros, aunque sean precisamente esos otros los mas interesados en que las protestas por una mayor democracia no tengan nada que ver con la lucha de clases, ni con el derribo del capitalismo, sino que precisamente sirvan para despolitizar y evitar toda deriva realmente revolucionaria a la en principio explosiva situacion social.

Lo cierto es que mientras la lucha no tenga una direccion y un claro objetivo de clase los movimientos de indignados, soñadores, hartos e incluso de los que tengan verdaderas intenciones revolucionarias, siempre seguiran chocando con la misma piedra.

" El espiritu del 15M estalló el 22m"

1.-Sobre los amigos de Democracia Real y los indignados: el caso Mario Conde:

En febrero de 2011 “La Nueva Alcarria” publicaba una interesantísima carta al director del ciudadano Antonio de Miguel Antón (1). Creo que el título de la misma es enormemente significativo: “La Fundación Civil, las Mesas de Convergencia y tantas otras cosas”.

En esta carta, que merecería haber alcanzado la categoría de artículo en el citado medio, se expresaban ideas que en este mes de mayo han alcanzado gran notoriedad pública. Por su interés reproduzco la carta casi al completo, para evitar la disculpa de que los enlaces son algo engorroso y cansino:

. “El miércoles 16 de febrero, en el hotel Intercontinental de Madrid, Mario Conde presentó la Fundación Civil, una institución que cuenta con cientos de apoyos, independiente de cualquier partido político, carente de finalidad política directa y dirigida a que la sociedad civil ejerza los derechos y el protagonismo que le corresponden”

· “Nos habló –el señor Conde- de la necesidad de vencer el miedo, de tener convicciones y de participar activamente, pasando de la palabra a la acción”

· “El sábado 19 del mismo mes, en el auditorio Marcelino Camacho de Madrid, gente plural y relevante de la izquierda de forma independiente: escritores, periodistas, políticos, profesores, intelectuales, sindicalistas etc, se reunían en una asamblea constituyente para “impulsar un proceso de acercamiento y convergencia de todos los sectores y sensibilidades de la izquierda para ir conformando una respuesta unitaria”.

· “Cualquier intento de trasparencia, de equidad, de participación, de justicia ha de ser bienvenida. Todas estas iniciativas deberían formar un todo, algo único, un agregado social, un movimiento que defendiese los derechos de la sociedad y buscase a esta como dueña de su propio destino y como principal protagonista”

· “Ojalá que las mesas de convergencia, la fundación civil y tantas otras busquen esto, deberían hacerlo y deberían aglutinar no solo a la izquierda para hacer posible otra izquierda. La alternativa no es crear otra izquierda para salir de esta izquierda, no es pensar que otra izquierda es posible, no es conseguir articular otra alternativa política de izquierdas creíble a la sociedad; la alternativa es que la sociedad intervenga y participe de una forma activa, efectiva y real en el proceso de gestión de su país”

¿Les es familiar este lenguaje?, ¿a qué les suena? Seguramente en estos días habrán sucedido acontecimientos en el Estado español, cuya irrupción durante la pasada campaña de las municipales y autonómicas, hayan empleado un discurso, mediáticamente hiperreplicado, que les es conocido.

El proyecto de Mario Conde- Fundación Civil-, el ex banquero convicto por gestión irregular de los fondos del Banesto, está teniendo un éxito relevante, no sólo por la expectativa que creó en los círculos influyentes de los cenáculos políticos, grupos de presión y de comunicación y su importante número de seguidores sino sobre todo por su capacidad de generar un “consenso” de ideas, proyectos y estrategias a su alrededor.

Mario Conde no es un recién llegado a la política. En su día pagó las deudas económicas del residual CDS de Adolfo Suárez, un partido que pretendía superar las contradicciones izquierda-derecha -¿les suena la idea? para...situarse en el pensamiento liberal “progresista”. Lo compró como si fuera una empresa y se presentó con él a las elecciones generales del 2000. No llegó a ningún lado en aquél envite. Pero Mario Conde es un personaje de raza. Lo demostró en los 90 escribiendo un “best seller político, muy reeditado, llamado “El Sistema” –¿Les suena la expresión tan empleada estos días por los practicantes del campismo urbano?. A mí sí. La tesis de dicho libro consiste en analizar el carácter oligárquico de las relaciones entre los poderes económico y político pero poniendo el énfasis en la parte política, justo como los portavoces del movimiento de los “indignados”, y dejando la económica y social en un lugar secundario. ¿Les suena eso de aludir continuamente a la demanda de reformas políticas y sólo en segundo lugar de que hay 5 millones de parados en España, mientras las grandes corporaciones industriales, de servicio y bancarias arrasan en beneficios? A mí sí y me pregunto porqué el orden de prioridades es otro y a quienes sirve que el orden sea ese.

El señor Mario Conde, en el blog de su Fundación Civil, ha sido uno de los “hombres de pensamiento” y acción de la derecha más respetuosos y simpatizantes que conozco de Democracia Real Ya y de los campistas del 15m. De hecho, muchos de los que participan en el blog como comentaristas de los artículos de su venerado líder se declaran cercanos, simpatizantes o participantes de dicho movimiento:

· “Políticos y banqueros: cuestión de mentalidad, no sólo de leyes” (13/05/2011) (2)

· Artículo sin título de Mario Conde (3)

· “Prohibida la concentración de Democracia Real Ya! por pedir el “voto responsable” (4)

· “Hoy 22 de Mayo de 2011. Mañana, 23 de Mayo de 2011” (5) Y pasado mañana 24 de Mayo de 2011. Se lució en el título el “pensador” de la derecha. Lo escribió con desgana. Ya anticipaba futuro inmediato.

Todo esto hasta que los “demócratas reales” y los muy “indignados” con el sistema electoral y político, y bastante menos con el capitalismo, ayudaron al logro del éxito arrollador del PP. Después el rollo cumbayá de éxtasis místico en las plazas del país dejó de ser necesario. El 23 de Mayo el tono afectuoso y comprensivo del señor Conde hacia el “movimiento nacional” indignado se había vuelto más ácido (6). La despedida de su artículo no dejaba lugar a dudas sobre cuál era el objetivo real en el ensalce de días anteriores a “Democracia Real Ya” y sus derivaciones: “felicidades a todos los votantes del PP de este Foro. Su triunfo es descomunal e inapelable. Y todo parece indicar que lo de ayer se repetirá en las próximas elecciones generales, sean ahora o en el año que viene.”.

Se entiende muy bien esa despedida: Mario Conde no es tan ajeno al PP como parece ni muchísimo menos. Al fin y al cabo ha sido uno de los propagandistas más importantes de José Luis Baltar, hombre fuerte del PP y cacique de largo brazo para su reforzar su papel en el PP gallego (7)

Que el señor Conde es un hombre con amplitud de miras lo atestiguan sus recientemente pasadas simpatías y su presencia continuada en “El gato al agua”, el programa más fascista de la fascista Intereconomía.

2.-Otros amigos poco recomendables de los “indignados”:

Probablemente les suene el apellido Abadía por aquello de la crisis, la economía y sus ninjas, tan neutralmente explicados por este ingeniero industrial, economista para la ocasión. Les hablaré de otro Abadía, este no se llama Leopoldo, sino Lorenzo Abadía.

Lorenzo Abadía, de profesión inmobiliario, es el Secretario Ejecutivo Provincial del Partido Popular de Zaragoza (9) y simpatizante con los del camping del 15m (10) hasta el momento en que dejó de serle útil porque el trabajo ya estaba hecho. El último post del día 21 de Mayo en su blog “Mando a Distancia. Herramientas Digitales para la Revolución Democrática”  (http://mandoadistanciarevoluciondemocratica.wordpress.com/2011/05/21/la-sugerencia-de-enrique-dans-magnifica-el-15m/) no es otra cosa que su llamada a la desactivación de un movimiento que ya cumplió su objetivo: contribuir al éxito arrollador del PP el pasado 22 de Mayo.

El señor Bernardo Rabassa. Presidente del Club Liberal “Español” –que estuvo entre los primeros apoyos de “Democracia Real Ya”, aunque luego eclipsara su vinculación al grupo y que mueve a más de 20 organizaciones de derechas que no tienen porqué ser ajenas al PP-, escribía en noviembre de 2010 cosas del tipo

· “Esperamos que la enorme difusión, dada a nuestra Convocatoria- llamaba a la unidad del pensamiento liberal-, redunde en la masiva asistencia a la misma de cualquier organización de la Sociedad Civil que lo desee, con absoluto respeto a su credo político, como en la Platajunta del 73-76 donde nos juntábamos desde Marxistas leninistas a Comunistas, Socialistas, liberales y democristianos, unidos frente a la Dictadura, como ahora lo hacemos frente a un estado de la Nación que nos lleva directamente al fracaso como Pueblo, estado y Gobierno” (11) ¿No les dice nada de aquel Manifiesto de DRY (que ahora da error fatal en la pestaña para desplegarlo), de “unos nos consideramos más progresistas, otros más conservadores”

."Transversalidad" le llaman a esta extraña mezcla política que no busca otra cosa que desarmar a la izquierda para convertirla en un arma inútil frente al capital.

· El “revolucionario” Enrique Dans, formado en las más liberales Universidades y estudios del capitalismo norteamericano que tanto ha hecho para fraccionar cualquier posible freno al éxito más rotundo que ha tenido la extrema derecha económica y política, el PP, desde que se presentó como Alianza Popular a las elecciones municipales de 1979.

Enrique Dans y sus mariachis han potenciado, a través del grupo #nolesvotes, integrado desde el principio en DRY y con vínculos con una parte de los acampados de Sol, la desmovilización electoral de la izquierda. Lo han hecho mediante un mensaje hacia la izquierda, no hacia el PP, del “todos son iguales”, abstención, voto nulo, voto en blanco o voto a “partidos minoritarios”. Esto último sin ninguna orientación del voto, no en clave de siglas, sino de votar a quienes estuvieran próximos a los postulados del movimiento de los supuestos “indignados”. Cuando lo que se manda son mensajes confusos y contradictorios lo que se busca es confundir al personal para potenciar las posibilidades de éxito de la lista más votada, en este caso la extrema derecha del PP¿ Qué le importan los parados, los precarios, los desahuciados o los que engrosan cada día las listas de personas que duermen en la calle a este experto en dirección y gestión de empresas por una de las Universidades más destacadas en pensamiento económico liberal (UCLA) de USA y personaje clave desde el principio en esta “revolución naranja”?

· Rcardo Gally, creador del sitio “menéame”, pretendidamente pluralista, desde el que se dieron los primeros impulsos a Democracia Real Ya y que no ha tenido inconveniente en apoyar a esta plataforma incluso implicándose personalmente (12) tanto con ella como con el grupo #nolesvotes.

· IU, cuyo contactos previos de ensayo de la “transversalidad” con grupos un tanto sospechosos por origen y orientación política (13) la han convertido en una organización oportunista para la que vale todo en pro de la supervivencia de sus políticos profesionales. Dicha transversalidad se ha centrado sobre todo en el objetivo del cambio de la Ley Electoral y para ello no ha dudado en reunirse con la Plataforma “Democracia Participativa”, muy cercana a los auspiciadores originales de DRY, celebrando reuniones, muy poco antes de la creación de Democracia Real Ya, con gentes de ideología muy poco recomendable, entre otros Fundación Civil, Social Party, el Tea Party de Red Democrática (al que pertenece Lorenzo Abadía, el del PP) (14) o la extrema derecha del Partido para la Regeneración de la Democracia.

A esa IU tan transversal con grupillos tapadera del PP y tan entregada a una indignación más que justa pero manipulada desde arriba y desideologizada habría que preguntarle cómo le ha sentado ese viaje hacia el encumbramiento electoral del PP y qué papel jugará en el futuro próximo ante unas generales en las que el PP arrasará de nuevo y acabará todo el trabajo de contrarreforma liberal allí donde el PSOE no se ha atrevido a llegar.

IU ha obtenido en las elecciones municipales del 2011 un 6,31% , el 0,83% más que en 2007. Prefiero no entrar en lo autonómico porque porcentualmente no mejora ese incremento.

Sí, IU ha obtenido más votos que en 2007 (apenas un incremento de 200.000) y más representación autonómica y municipal. Exactamente en lo municipal ha mejorado en 196 concejales más, lo que debe de ser todo un éxito (nótese la ironía), salvo que ha perdido la única capital de provincia en la que gobernaba casi desde el inicio de los ayuntamientos democráticos: Córdoba.

IU ha aumentado su presencia en Madrid – de paso podemos hablar de los resultados de un partido populista como UpyD en la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid- y en otros ayuntamientos y Comunidades en los que el PP, con su mayoría absoluta, lo ha convertido en irrelevante para hacer frente a la derecha económica y a sus representantes políticos.

Merece un recuerdo especial la pérdida del gobierno en Asturias, en el que IU participaba subordinándose a las políticas regresivas del PSOE. Puede que considere que ello le compensará al ser decisivo Parlamento extremeño para conformar mayorías. La experiencia nos dice que en aquellos lugares en los que no hay tradición de presencia institucional de IU, ésta acaba perdiéndola.

3.-¿Qué resulta de todo esto?

La derecha europea más reaccionaria se ha impuesto en la gran mayoría de los municipios de capitales de provincia y de CCAA en las que se realizaban elecciones autonómicas (todas excepto Cataluña, Euskadi, Galicia y Andalucía) entre discursos de los indignados consistentes en poner en primer lugar de sus preocupaciones la Reforma de la Ley Electoral (los 5.000.000 millones de parados o los beneficios de la banca y las grandes empresas deben de ser una cosa de segundo nivel) del todos son iguales y un no les votes que parecía dirigirse a todos los partidos por igual, aunque luego matizaran que sólo se referían al PSOE, el PP e IU.

El caso es que ese mensaje no ha funcionado con el PP ni con CíU. ¿Cómo iba a funcionar si la estrategia estaba destinada a desmovilizar al votante de izquierda y no al de derecha? ¿O es que acaso les preocupan a los votantes del PP la corrupción (en la Comunidad Valenciana parece que no), el sistema electoral o las listas abiertas?

Es obvio que quien ha gobernado estos años de la crisis capitalista desde la derecha liberal ha sido el PSOE y que la indignación ciudadana se ha volcado especialmente con él pero el papel de quienes han movido los hilos ha sido especialmente relevante en la entronización de un PP que parecía muy seguro de vencer en la contienda electoral pero necesitaba de la desmovilización de la izquierda. ¿Qué otro sentido ha tenido su irrupción en la mitad exacta de la campaña electoral que no fuera ese? ¿Por qué no una semana antes o una semana después? ¿Para que su voz fuera escuchada? Parece que los votantes del PP no escucharon aquello de que el PP y el PSOE eran lo mismo o de que no había que votarle. Se sabía que esto era así cuando se diseñó la campaña de DRY y las acampadas del 15M pero no era cuestión de decirlo, ¿verdad? Es llamativo que los acampados y DRY se hayan negado a hacer una valoración de los resultados del 22M, quizá porque, si lo hubieran hecho públicamente, habríamos sido muchos más los que hubiéramos quitado la careta a sus dirigentes reales y ficticios, que de ambos tienen, por mucho que lo nieguen.

Ahora tenemos una izquierda social más desmovilizada, más derrotada y debilitada y a la que leemos o escuchamos absurdos discursos del tipo las elecciones no importan, el pueblo está harto y la abstención es cada vez mayor. Pues no es verdad. La abstención ha bajado del 36,03% de 2007 al 33,77% en 2011. Pero ha afectado sobre todo a los votantes de izquierda. La derecha, el PP, CiU, UPN, UPyD, PNV, PAR, las derechas insulares,...han salido a votar en formación militar, con la mirada larga y sin el menor flaqueo en sus filas. Y les aseguro que el poder de imponerse de las instituciones en las que gobernarán en breve es mucho mayor que el de una calle que ya está se despejando porque muchos de quienes la ocuparon se sienten hoy perplejos y estafados.

Ahora los Parques Temáticos de la protesta con discurso antipartidos, ambiguo en sus proyectos, con los colores amarillo y negro del anarcocapitalismo (liberales en lo económico), en las que se habían convertido muchas plazas de capitales del Estado español, languidecen, especialmente la de Sol, convertidas las acampadas en sombras moribundas de lo que fueron. Ya no se ve ese estado de excitación febril y de arrebato místico, ese estado de gracia divina de los brazos elevados al Sol. Quienes pasan por la Puerta del Sol lo hacen cada vez con más indiferencia junto a los cansados cuerpos de los que ingenuamente pensaron que iban a cambiar el sistema mediante una nueva Ley Electoral y reformas del mismo, de las que obstinadamente nos hablaban cada uno de los portavoces rotatorios que atendían a los medios de comunicación. Otras propuestas sociales y económicas habrán sido elaboradas en su día tanto por DRY como por los campistas pero han quedado siempre detrás de las mencionadas y apenas han sido citadas en las declaraciones públicas o lo han sido de modo secundario.

Estado son también las autonomías y los ayuntamientos, ocupados en insultante mayoría por la derecha reaccionaria. En 2012 esa derecha del PP ocupará el Gobierno, muy posiblemente con mayoría absoluta. Ese partido será el interlocutor de los indignados en las 3 instituciones de la administración pública. No creo que les preste siquiera oídos, si es que para entonces los líderes de la indignación –que los hay- no han abandonado el movimiento para pasar a ocupar quién sabe qué responsabilidades.

El PSOE es, de facto, el centro derecha del Estado español pero el PP es un partido que alberga en su interior a la extrema derecha, un partido involucionista y al que ningún cambio del “status quo” le interesa si no es para fortalecer más aún su control de los aparatos del Estado, una mayor represión social y política de la que hasta ahora hemos conocido y, sobre todo y antes que nada, la defensa aún más acentuada de los intereses de clase a los que representa.

El castigo merecido al PSOE no ha pasado por el avance de proyectos de izquierda, social y económicamente progresistas y por un enfrentamiento contra una derecha que acabará el trabajo que el primero no se ha atrevido a completar. Y créanme que se va a notar. Y ello es así porque se ha puesto el énfasis en la política institucional, culpando a los políticos de someterse a los banqueros, lo que es cierto, pero sin entender que lo hacen porque han perdido el poder de intervenir sobre los mercados en un sentido regulador y de reequilibrio social. Plantear las cosas en estos términos, sin centrar la cuestión en la lucha de clases y en el enfrentamiento con el capital, significará que los siguientes gobiernos seguirán estando sometidos al capital, más allá de por sus orientaciones ideológicas simplemente porque seguirán careciendo de una fuerza para frenar a los mercados que sólo puede dar la calle enfrentándose a ellos. Hasta el partido más revolucionario que pueda imaginarse sería también títere del FMI, el BCE y las grandes corporaciones empresariales si no cuenta con unas clases populares que también hagan frente al capital y no se limiten a exigir a los gobiernos que les supla en el papel que sólo ellos pueden hacer.

Es cierto que en las plazas, de las que ya se van alejando los focos –debiera ser un sano ejercicio mental preguntarse porqué estuvieron tan insistentemente los de todos los medios de cualquier color allí y por qué se van ahora-, se encuentran muchas personas de izquierda, sanamente combativas y concienciadas de la necesidad humana de derribar el capitalismo. Pero lo hacen junto a compañías poco recomendables, que sitúan a todos los partidos en el mismo lugar, que mantienen una posición reaccionaria hacia el compromiso organizado clásico, que afirman que derecha e izquierda son lo mismo y que ven superado un proyecto de emancipación socialista y revolucionario, al que descalifican como antigualla ideológica. Por muy horizontales que sean las decisiones que dicen tomar, no son las corrientes avanzadas del movimiento las que llevan la comunicación social hacia los medios, los ciudadanos y los trabajadores ni los que definen la estrategia del movimiento. Otros son los que comunican y marcan el paso.

Algunos afirman que en sus plazas no hay gente de planteamientos políticos reaccionarios o antipartidos pero no son esas plazas las que marcan la dinámica del proceso iniciado el 15m. Lo es la Puerta del Sol. Por plural que sea la realidad de las identidades locales y de los sentimientos de pertenencia en el Estado español, la percepción colectiva sigue girando hoy mucho más sobre lo que sucede en el centro de la vida política del Estado, Madrid, que sobre lo que pasa en el resto del mismo. Que el 15m haya sido una fecha común para todo él movimiento y que la primera plaza de las acampadas estuviera en Madrid así lo indica. Se trata de un movimiento más centralizado y articulado de lo que parece y cuya evolución afectará al resto. Mientras la batuta que marca los pasos de los campistas esté fuera de esas horizontales asambleas y siga moviendo hilos que atrapan a la izquierda y a los sectores populares en un diseño que va dirigido a desarmarles para fortalecer el bloque hegemónico que se estructura alrededor del PP no habrá ninguna spanish revolution, al menos en un sentido progresivo de la historia.

Vienen tiempos difíciles. Una fase de la crisis capitalista mucho más aguda está aterrizando a nivel mundial. Y el PP y las fuerzas políticas reaccionarias del mundo entero necesitan “revoluciones naranjas” que conduzcan a los trabajadores y a sus pueblos a callejones sin salida revolucionaria sino fuertemente involucionista. Y que a su vez desacreditan a las izquierdas al haberles seguido en proyectos cuyo objetivo es precisamente romperlas.

Cuando el hecho más significativo que llevamos viviendo desde el inicio de la crisis es la hegemonía del capital sobre los derechos sociales y económicos de las sociedades y los trabajadores, la centralidad de los proyectos en torno a reformas cosméticas de carácter político, pretende desviar la atención respecto a dónde está el verdadero problema de nuestras sociedades. Es llamativo a este respecto que ni Botín ni la Asociación de la Banca Española (AEB) hayan dicho esta boca es mía. No se sienten directamente apelados. Y la es también que la única salida de una organización de la CEOE –la CEIM- a la palestra pública en relación con el 15 m lo haya sido porque según ellos los acampados perjudican al comercio de la Puerta del Sol y zonas aledañas (15). Por lo demás, las asociaciones empresariales y corporativo-financieras expresan con su silencio su particular “sin novedad en el frente”

A su vez la radicalidad con la que se cuestiona el funcionamiento democrático, sin hacerlo con el mismo o mayor énfasis en el brutal retroceso de la igualdad económica, sugiere que se está jugando a una deslegitimación no de unas instituciones con graves déficit democráticos, pero democráticas al fin y a la postre, sino de la misma idea de democracia. Se opone como “real” lo que son ante todo reivindicaciones de cambios en la esfera política –que no la hacen más directa o menos básicamente representativa- y, sólo secundariamente lo que es principal, los que nacen de una democracia en lo social y económico. Los hechos han demostrado que el déficit democrático viene mucho más del golpe de Estado de los mercados sobre la política, a la que ha arrojado, que del carácter oligárquico de las democracias parlamentarias, que siempre han tenido esta limitación. Descubrir en las circunstancias actuales de la crisis capitalista a Robert Michels y sus críticas sobre los partidos políticos resulta cuando menos sospechoso. Lo que se está buscando es lanzar balones fuera para que no veamos por dónde nos están metiendo el gol. No será extraño que a movimientos de este tipo les acompañen, con creciente fuerza, otros de signo fascista. No porque se establezca una dinámica de acción-reacción entre ambos sino porque los dos tiendan a socavar la confianza en la propia democracia como sistema.

Es cierto que la batalla principal está en la calle pero negar que entre quienes nos golpean en las instituciones hay diferencias es lo que ha ayudado a traer al PP y esos pequeños matices veremos cómo adquieren toda su relevancia cuando el PP tome posesión de las instituciones locales y autonómicas, mucho más aún cuando lo haga del Gobierno central del Estado. Promover el discurso del todos son iguales ayudará además a que no se proyecten con fuerza otras alternativas, otro modo de hacer política y otros destinatarios de las mismas. Y servirá para quitar voz pública a quienes sí estén dispuestos a hacerse eco de las luchas sociales.

4.-Escenarios posibles: sólo un breve apunte:

Primer escenario: la paulatina pérdida de fuelle del movimiento y su languidecimiento hasta una muerte más o menos próxima, derivada de lo anteriormente analizado y del caos, la confusión, la inconcrección de cómo llevar a cabo lo que se propone y la falta de claridad estratégica futura de qué hacer más allá de algunas iniciativas como llevar las asambleas a los barrios (habrá que ver cómo les reciben los barrios y con qué audiencia), algunas performances e iniciativas llamativas (ciudadano espontáneo en el Parlamento Europeo, ocupación por unos minutos de la televisión murciana, irrupción en la reunión del consejo de gobierno de la UAB,...)

Segundo escenario: radicalización del movimiento. Aparentemente parece darse esta radicalización en las asambleas de los acampados, sobre todo frente a una DRY que se desvincula de su creación y que se ha retirado a sus cenáculos a “reflexionar” (veremos con qué nos sale). Pero esta radicalización se produce mucho más en el deseo de permanecer como movimiento y en las calles que en sus planteamientos, que siguen presos de la reivindicación de la Reforma de la Ley electoral y del sistema institucional antes que de una agenda social, económica y de lucha de clases. En todo caso, la entrada el lunes 23 de mayo de sectores de los barrios en la acampada de Sol con otra composición social y política a la inicial es algo que sería interesante seguir en su deriva.

Tercer escenario: La ruptura entre DRY y las asambleas de acampados. Podría ser la consecuencia de la evolución del segundo escenario y de la radicalización del movimiento 15m, desde el que ya se escuchan algunas voces que aluden a no sentirse representados por la primera ni por sus portavoces de los mismos.

Cualquiera de los 3 escenarios muy posiblemente no lleven aparejada una autocrítica ni de sus componentes sociales, tan necesaria para recuperar un discurso político creíble, ni de sus componentes políticos, ahora sumergidos, porque lo suyo es otra cosa y sus objetivos muy otros. Me gustaría equivocarme.
                                         FUENTE http://cuestionatelotodo.blogspot.com

3 comentarios :

  1. Menudas pajas mentales que se traen, y perdonen la expresión, pero creo que es la más indicada. No saben aun, o no se quieren enterar, que esto es un movimiento espontáneo, que llevamos pensando durante años, y que con esta crisis, la desfachatez de los gobiernos y de la oposición, de los bancos y de las grandes empresas, ha hecho que estallásemos y que se tomasen las calles. La cosa empezó con manifestaciones, y se ha llegado a las acampadas para perdurar esta protesta en el tiempo. Pero no se crea que aunque las acampadas se levanten, esto se va a acabar, es más, se va a intensificar, seguiremos siendo apolíticos, no nos vincularemos a ninguna ideología, pues no se trata de esto, por mucho que quieran hacer creer a la gente lo contrario. Aquí mezclan churras con merinas, cuando la cosa es mucho más sencilla: a todos nos indignan los acontecimientos que se vienen sucediendo: corrupción política; crisis financiera que sólo pagamos la clase media y la clase baja; bancos que cobran comisiones abusivas, que se quedan con nuestras casas y aun tenemos que seguir pagándoselas, jóvenes preparadísimos en paro o que tiene que salir al extranjero para trabajar; la vivienda a unos precios inalcanzables, cuando es sabido que está sobrevalorada, sueldos míseros, gasto innecesario e ingente de la clase política, cuasantes de la crisis en plena libertad y siguiendo enriqueciéndose, etc., etc. Por poner un ejemplo: el terremoto de Lorca sucede en plena campaña electoral. ¿A alguien se le ha ocurrido que con lo que se gasta en esa campaña se hubiera podido reconstruir toda Lorca? ¿A alguien se le ha ocurrido paralizar la campaña electoral? No, claro, lo más sencillo es disimular un dia, que fue el tiempo que se interrumpió la campaña, y cobrar el derribo de las casas y edificios afectados a los propietarios de los mismos. TODO ESTO NOS TIENE HARTOS, INDIGNADOS Y ESTO NO TIENE QUE VER CON NINGUNA SIGLA NI NINGUNA IDEOLOGIA POLITICA. Y para acabar, me temo que no creo que le guste equivocarse en todo lo que dice.

    ResponderEliminar
  2. Afortunadamente todos tenemos tiempo para gastar y esto se demuestra en este artículo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Yo lo que no veo es esa izquierda de la que habla el artículo... dado que según el articulo ni IU es esa izquierda ¿Cual es el voto que se perdió por culpa del 15M?

    ResponderEliminar