sábado, 27 de agosto de 2011

Evacuaciones masivas en EE UU por el huracán Irene

El alcalde de Nueva York ha anunciado que más de 250.000 residentes de Nueva York tendrán que abandonar sus casas


El huracán Irene sigue su avance hacia la zona noreste de Estados Unidos, en un trayecto que podría llevarle desde Carolina del Norte hasta Nueva Inglaterra, pasando por Washington y Nueva York. En una zona poco acostumbrada a tormentas de semejante fuerza, Irene ya ha provocado numerosas evacuaciones preventivas; la alerta de 100.000 miembros de la Guardia Nacional, cancelaciones de rutas ferroviarias y aéreas, y que cinco estados se hayan declarado en situación de emergencia.

Hay hasta 65 millones de personas que residen en las zonas afectadas por el trayecto previsto del huracán, en el eje que une Washington, Baltimore, Filadelfia, Nueva York y Boston. El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, ha ordenado el desalojo de diversas zonas bajas en Brooklyn, Staten Island y Manhattan, algo que podría afectar mañana a 250.000 residentes. En Washington, las autoridades han distribuido sacos de arena y han habilitado cuatro refugios para las personas evacuadas.



Nueva York se disponía también, por orden del gobernador Andrew Cuomo, a cerrar todo su sistema de transporte este sábado. La empresa nacional de ferrocarriles, Amtrak, ya ha cancelado los trayectos de larga distancia que unen la capital, Washington, con el sur. Las aerolíneas anularon también numerosos trayectos.
"Todo indica a que éste va a ser un huracán histórico", ha dicho este viernes el presidente Barack Obama desde su retiro vacacional en Massachusetts. "No puedo insistir lo suficiente sobre este punto: no hay que esperar, no hay que retrasar las decisiones. Hay que prepararse para lo peor. Debemos tomarnos esta tormenta muy en serio". El presidente ha decidido adelantar el fin de sus vacaciones y regresar este viernes a Washington. También ha cancelado los actos de inauguración del monumento a Martin Luther King, que iban a congregar a 250.000 personas el domingo.

En las últimas horas, Irene se desplazaba a 22 kilómetros por hora y registraba ráfagas altas de hasta 165 kilómetros por hora, según el Centro Nacional de Huracanes. Vientos huracanados se extendían a un radio de 150 kilómetros de su ojo, y ráfagas de tormenta tropical a otro radio mayor, de hasta 465 kilómetros. La NASA estima que el diámetro del huracán es de unos 800 kilómetros, un tercio de toda la costa este del país.
Al pasar por Bahamas, Irene fue degradado a huracán de Categoría 2, aunque se espera que sus ráfagas se intensifiquen al tocar tierra, algo que el Centro Nacional sobre Huracanes prevé que ocurra cerca de la localidad de Wilmingon, en Carolina del Norte, a las 17.00 (23.00 en la España peninsular). Si supera los 178 kilómetros por hora, volverá a considerarse de Categoría 3.
El Gobierno, a través de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) ha distribuido alimentos, agua potable, mantas y demás material de asistencia a lo largo de la costa Este. La Cruz Roja ha abierto, además, refugios para familias evacuadas en Carolina del Norte. En total, son cinco los Estados que han declarado la situación de emergencia. Unos 100.000 agentes de la Guardia Nacional están en alerta por si los gobernadores necesitan su intervención.

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Evacuaciones/masivas/EE/UU/huracan/Irene/elpepuint/20110825elpepuint_10/Tes

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada