sábado, 26 de noviembre de 2011

Los Cambios que Vienen.

A nuestro alrededor muchos cambios están ocurriendo ahora mismo. Muchos cambios seguirán ocurriendo. 

Puede que no te hayas detenido a notarlo, puede que estés de lleno provocando los cambios a donde vayas. Da igual, somos Uno y lo que el Uno provoca afecta a todos por igual, pues la separación no es tal.
Cada vez más personas están percibiendo la maravillosa experiencia de la unicidad. Para algunos puede ser una experiencia intensa y conmovedora, para otras sólo algo fugaz, pero igualmente rotunda en su impacto. Cuando tu corazón late aunque sea por un segundo al unísono del Universo, tu vida nunca más vuelve a ser la misma y querrás más.
Haber restaurado los valores de realidad otorga un nuevo sentido, en el cual las premuras de la vida que antes llamábamos real, por un momento cesan y dan paso a una urgencia aún mayor.
No hay nada nuevo en esto, los maestros y avatares lo han estado diciendo desde el principio de los tiempos, lo único realmente nuevo es que ahora el despertar de conciencia está siendo requerido por muchas personas de este lado del planeta. No es que hayamos hecho méritos extraordinarios ni que seamos perfectos, simplemente es que el deseo se ha establecido y estamos creándolo.
Los juegos de la mente están aburriendo a una parte de la humanidad, la tensión y el drama de la vida cotidiana ya no parece tan entretenido y desafiante, como para pasar vida tras vida intentando resolverlo. Tener la razón les está dejando de parecer prioritarios y ahora con mayor frecuencia más y más personas intentan entender e integrar la razón del otro.
En un principio puede ser que la incomodidad te haya movilizado y quizás como yo deambulaste por aquí y por allá buscando sanar alguna conocida o desconocida herida. Y con toda seguridad, superado el entusiasmo inicial, comprendiste que no se espantan las sombras con más sombras. Lo efímero del bienestar hizo que rascaras tu cabeza, aún más decepcionado de las formas.
Está tan instalada en el colectivo la necesidad de despertar que, llama la atención como el saber espiritual, patrimonio de todos y hasta hace poco bendición de pocos, se ha convertido en un excelente negocio, donde el mérito pasa por la capacidad financiera.
No es que esto sea malo, si alguien pone a la venta el aire y alguien desea comprarlo, ¡bendiciones para ellos!, pero te aseguro que tu mirarás extrañado esta absurda transacción.
Al igual que el aire, Dios nos rodea, nos posee, nos embarga. Su voz es tan potente que no necesitas emisarios para escucharla. Una vez que te permitas escuchar el susurro que la existencia emite para ti, sentirás una profunda emoción al saberte unido con todo lo que Es y poder comenzar así a abandonar el engaño de la ilusoria separación.
Sólo es Dios y no hay más, eso es lo único que necesitas saber.
Llego la hora que abandones el sufrimiento, que te despidas del ser contracturado, lleno de miedo, anestesiado por la esperanza y dolido por el desamor que has sido hasta ahora. Has decidido cambiar de juego y reescribir el guión que has escrito para facilitar tu comprensión.
Hoy, glorioso y perfecto ser, comprendes que eres a la vez el escultor, el cincel y lo esculpido, por fin has decidido honrar y aplaudir tu maravillosa obra.
¿Tienes idea de lo genial y única que es tu vida? Ni el más talentoso de los escritores de todos los tiempos sería capaz de escribir tan magnífica trama, esa que tú escribes día a día en tu mente, cambiando los planos de realidad y dándole vida a los más escalofriantes e irreales miedos.
Pero hoy está todo comenzando a cambiar en ti, ya no son los grandes gurús los que vienen a recordarte quien eres, eres tu mismo quien lo está descubriendo. Ya no necesitas que la existencia en su infinita generosidad te saque de tu sopor, ahora tu mismos escoges despertar.
Todo está cambiando rotundamente, el amor está comenzando a manifestarse y tu eres el bendito ser que lo está provocando.
Por Jascha
despertardivino@vtr.net
www.despertardivino.cl

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada