viernes, 9 de diciembre de 2011

Ovnis y Ciudades Intraterrenas - Fabio Zerpa

FUENTE http://preparemonosparaelcambio.blogspot.com
 
A
través de este libro revelador, Fabio Zerpa comparte con nosotros los
resultados de años de investigación sobre los ovnis, los
extraterrestres, las ciudades subterráneas, los viajes en el tiempo y el
espacio, los contactos del tercer y cuarto tipo, los mundos paralelos y
muchos otros misterios que apasionan a la humanidad.
Un libro imperdible para todos aquellos que creen
que hay otra realidad además de la nuestra. Editorial Sirio


Fabio Zerpa presenta en Córdoba su nuevo libro, "Ovni(s) y ciudades
intraterrenas"
, que ninguna editorial argentina quiso editar.


Diálogo
imperdible con un referente de la investigación sobre estos fenómenos.

Hace 40 años, en Capilla del Monte, iban a escucharlo a caballo.
Muchos gauchos, dice, que ataban sus animales en los palenques frente al
cine teatro Enrique Muiño. Fabio Zerpa iba a hablarles de ovnis, de
extraterrestres, de encuentros cercanos que en esos años se contaban
nomás en el cine. Este domingo, el investigador fue homenajeado en la
ciudad que le debe su fama esotérica y con él quedaron inaugurados los
premios Uritorco de Oro.

También ayer, el autor cumplió 83 años y los celebró con la presentación de su libro número 23, Ovni(s) y ciudades intraterrenas. Investigación y verdad,
el mismo que este lunes, a las 19.30, Rony Vargas presentará en el
Centro Comercial Córdoba. “Son mis hijos de papel y tinta, tengo 23”,
dice, con la voz juvenil contenta. “Lo publicamos gracias a esta
editorial española, Sirio, porque las argentinas no me hicieron caso”,
dice, y pide que por favor digamos esto. La contracorriente ha sido la
constante en su carrera. Sabe que de eso se trata buena parte de la
conquista, y tiene paciencia. “Nunca me molestó que no me crean, y
siempre coloco mi clásica sonrisa. Ya comprenderán mis semejantes, y si
no comprenden es una cuestión de ellos. Yo investigo y después informo y
cada uno toma el criterio que quiere”, dice, y es difícil resistirse a
la curiosidad por saber con qué alimenta tanta convicción.


Su
nuevo trabajo habla de ciudades subterráneas, mundos paralelos, de
viajeros espaciales y de las evidencias para demostrarlo. “Son mundos
que empecé a investigar en 1966, hace 45 años, en la Isla de Pascua. Un
aborigen me dijo que la cordillera de los Andes era hueca y, como estaba
tomando pisco, pensé que estaba borracho. Con el tiempo empecé a
investigar y a encontrar otras verdades, cantidad de mitos y leyendas, y
de científicos de distintas partes del mundo y épocas que se planteaban
y aceptaban esta tierra ahuecada en su interior. Como sir Edmund
Halley, que en el siglo XVII decía que la tierra era como una muñeca
rusa, con otros mundos en su interior”, cuenta, con ritmo y pausas de
maestro de ceremonias.

–¿Dónde están estos mundos? ¿Cómo los explica?

–Es
como si fuera un queso con agujeros, con oquedades dentro del planeta,
donde hay muchísimas ciudades intraterrenas. Para los orientales,
hindúes y pueblos originarios son sagradas. En los 18 países que he
vivido y visitado, siempre pregunté por los geólogos de cada lugar y
todos coinciden en que se sabe muy poco del interior de la Tierra.
Entonces fui descubriendo lugares, como Capilla del Monte, donde hace 40
años empecé a hablar de estas cosas.


La Biblia y la nave

Zerpa
incluye en las posibilidades de las ciudades intraterrenas la
explicación del relato bíblico del arca de Noé. “No fue un barco, sino
una arcada dentro de la montaña, donde vivieron bajo tierra Noé y todos
los animales. Esos intraterrenos son extraterrestres como los viajeros
del espacio, que están fuera de nuestra cultura, conocimiento e
investigación científica”, explica, y anota entre las pruebas de su
existencia la historia de Richard Evelyn Byrd, de quien se dice que
descubrió en el Polo Sur la entrada a uno de estos mundos, que vio un
mamut desde su avión y un río con bosques que se perdían en la
Antártida. “No son hipótesis. Mi libro tiene como subtítulo
Investigación y verdad. Partí de todos los no, pero sé que existen las
ciudades intraterrenas, en un plano invisible”.

–¿Alguien vio alguna vez una de estas ciudades?

–Mucha
gente dice entrar a las ciudades y es la egolatría y el
antropocentrismo. La llave para entrar la tienen ellos. Se abren a los
que corresponde abrir, porque están en un plano de sabiduría superior.


–¿Cómo corroboró la existencia de esas ciudades?

–Todo
está en el libro, mi recorrido de 45 años, buscando desde el no, para
encontrar el sí, que apareció de repente. Y termino el libro diciendo
que si no existieran, deberían existir. Estamos en un gran cambio de los
paradigmas del planeta Tierra. El ser humano está cambiando, en todos
los planos, y se está produciendo una transformación que no se puede
detener.

–¿Qué verdades halló en 50 años de investigaciones?


–Soy
descendiente de alemanes, austríacos y vascos, más contrera imposible.
En 1959 descubrí este mundo de la vida extraterrestre y dejé una
carrera como actor, me jugué por esta problemática. Tuve la convicción
interna de que esto era una verdad y mis semejantes no me entendían.
Con esa verdad interna no ofendo ni temo, tengo una seguridad
espiritual. En estos 23 libros y 36 documentales, todo lo que dije está
investigado. El que tiene que convencerse primero soy yo, y no soy
fácil.

–¿En lo personal, de qué le sirvió investigar estos temas?

–Me
ha dado seguridad espiritual y mente objetiva. En general la gente
mira con la mente subjetiva, y los problemas hay que mirarlos desde
afuera y ahora tengo la convicción de que no hay problemas, sino
soluciones, y a las cosas hay que verlas más allá de lo evidente. Todo
puede pasar en la dimensión desconocida. Me doy el lujo de decir que no
creo en Dios, pero afirmo que existe esta entidad que ordena las
cosas. Pasa el tren de la espiritualidad y los grandes maestros están
en la locomotora, otros en la mitad de los vagones, otros corren para
colgarse en el último y a otros ni les interesa. Como dijo André
Malraux, el siglo 21 será espiritual o no será.


vos.lavoz.com.ar











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada