miércoles, 25 de enero de 2012

Ex-oficial de inteligencia israelí: Un ataque al estilo de “Pearl Harbor” será el pretexto para atacar a Irán

TOMADO DE http://chemtrailsevilla.wordpress.com
El ex oficial de inteligencia israelí, Avi Perry, escribió que un ataque  ”sorpresa” al estilo Pearl Harbor a un  buque de guerra estadounidense en el Golfo Pérsico proporcionará  a los EE.UU.  el pretexto para poner en marcha  la guerra contra Irán.
Traducido por chemtrailsevilla.wordpress.com
Habida cuenta de que el ex Vicepresidente Dick Cheney examinó abiertamente la posibilidad de un ataque de bandera falsa contra un barco norteamericano en el Golfo Pérsico para culpar a Irán como un pretexto para ir a la guerra, lo que dijo Perry sobre que  ”el 2012 verá una nueva guerra” no se puede tomar a la ligera.
Bajo el título “ La amenaza de guerra con Irán ”,  Perry escribió;
Irán, al igual que la Alemania nazi en la década de 1940, tomará la iniciativa y “ayudará” al presidente de los EE.UU. y al pueblo estadounidense a  dar el primer paso, para atacar a un portaaviones de EE.UU. en el Golfo Pérsico.
El ataque iraní contra un barco militar estadounidense servirá como justificación y pretexto para una acción de represalia por los militares de EE.UU. contra el régimen iraní. El objetivo no sería las instalaciones nucleares de Irán. Los EE.UU. tomaría represalias atacando a la armada de Irán, sus instalaciones militares, silos de misiles y campos de aviación. Los EE.UU. deberían centrarse en la capacidad de Irán para tomar represalias de cerrar el Estrecho de Ormuz. Los EE.UU.  seguiría dirigiendo el propio régimen.
¿Eliminar  las instalaciones nucleares de Irán? Sí. Esta parte se convertiría en el acto final, el gran final. Podría ser el objetivo principal en el momento que EE.UU. inicie el ataque. Sin embargo, en virtud de este “Pearl Harbor” en el que Irán habría puesto en marcha un ataque “sorpresa” contra la Marina de EE.UU., los EE.UU. tendrían la racionalización perfecta para acabar con ellos para poner fin a este juego feo.
Perry usó las comillas en la palabra “sorpresa” presentándolo como un recurso literario que implica que el llamado ataque “sorpresa”  no será una sorpresa en absoluto.
Por supuesto, el ataque a Pearl Harbor,  sirvió de pretexto para la entrada formal de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, no fue una “sorpresa” por cualquier medio, era bien conocido antes de tiempo.
En los archivos publicados por la Ley de libertad de Información  demuestran que semanas antes del 7 de diciembre del ataque de los japoneses, la Armada de Estados Unidos había interceptado ochenta y tres mensajes de Almirante Yamamoto, que les dio detalles precisos de cuándo y dónde se llevaría a cabo el ataque.
También es completamente absurdo que Irán activamente trate de ser una  pre-eminente superpotencia nuclear con la  fácil excusa para justificar un ataque deliberado a  buques de guerra de EE.UU. en el Golfo Pérsico.
En ésta presunción no es necesario ahondar en el reino oscuro de las teorías de la conspiración,  la historia nos dice que falsos ataques navales se han representado en numerosas ocasiones para engañar al pueblo estadounidense para que apoyen la guerra.
¿Recuerdan el Maine? El acorazado USS Maine explotó mientras estaba estacionado en la bahía de La Habana en febrero de 1898. Aunque una investigación de la Armada no pudo encontrar la causa de la explosión, los medios estadounidenses, encabezados por el pionero del “periodismo amarillista” William Randolph Hearst, inmediatamente culpó a  saboteadores españoles, azotando al público en una fiebre de guerra.
Cuando Hearst envió a su reportero Frederick Remington para investigar poco pudo contar sobre el desastre. Cuando Remington le preguntó cuando regresaría  Hearst le dijo: “Por favor, permanezca. Proporcione  imágenes, que yo proporcionaré la guerra “.
“Cientos de editoriales pedían vengar al Maine y el honor de América. Muchos estadounidenses estaban de acuerdo. Pronto un grito de guerra se empezó a oir por todas partes, en los periódicos, en las calles y en los pasillos del Congreso: “Recuerden el Maine! Al infierno con España “.
Como resultado de un incidente que muchos consideran que fue un accidente o un ataque deliberado de falsa bandera de los EE.UU. contra su propio barco, los EE.UU. fue a la  guerra con España en pocos meses.
Más de 60 años más tarde, otro evento naval organizado, el incidente del Golfo de Tonkin, se utilizó como un pretexto para los Estados Unidos para lanzar la guerra de Vietnam.
El presidente Johnson le dijo al pueblo estadounidense que los vietnamitas del norte lanzaron  ”un ataque no provocado” con torpedos contra un destructor de EE.UU. que estaba de  ”patrulla rutinaria” en el Golfo de Tonkin. Cables filtrados y grabaciones de conversaciones por teléfono de la Casa Blanca  más tarde demostraron que el incidente fue fabricado por completo, y que “nuestros destructores tan sólo dispararon  objetivos inexistentes”, según el comandante de escuadrón de la Marina,  James Stockdale, estaba volando sobre el escenario esa noche.
Hubo una versión “espejo”  del incidente del Golfo de Tonkin en el siglo 21, fue en enero de 2008, cuando el gobierno de EE.UU. anunció que había habido “momentos” de abrir fuego contra un grupo de lanchas patrulleras iraníes en el Estrecho de Ormuz después de los barcos presuntamente emitieran un aviso de que estaban a punto de atacar a un buque de EE.UU..
La advertencia iraní más tarde resultó ser de origen dudoso, pero el incidente llevó a una discusión en la oficina del vicepresidente Dick Cheney acerca de cómo iniciar una guerra contra Irán por el lanzamiento de un ataque de bandera falsa en el mar, de acuerdo con el ganador del premio Pulitzer  Seymour Hersh .
Cheney y otros insiders de la administración nos enseñaron en el incidente del Estrecho de Ormuz en enero de 2008 Estrecho de Ormuz  que, “Si usted recibe el incidente correcto, el pueblo estadounidense lo va a apoyar”. Hersh dijo: “Había una docena de ideas ofrecidas acerca de cómo desencadenar una guerra. El que más me interesó fue el ¿por qué no construir en  ”nuestros astilleros» cuatro o cinco barcos que se parezcan a barcos iraníes?. Poner sellos de la Marina (iraní) en  una gran cantidad de armas. Y la próxima vez uno de nuestros barcos se diriga al Estrecho de Ormuz, iniciar una sesión de seguimiento. Podría costar algunas vidas “.
Dada la naturaleza peligrosa de la superposición de ejercicios navales de Irán y Estados Unidos / Israel que tendrá lugar en la misma región en algún momento dentro de las próximas dos semanas, la posibilidad de que otro incidente sea explotado como un pretexto para la guerra sigue siendo un potente amenaza.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada