sábado, 26 de mayo de 2012

Si no tienes para comer, la Sierra de Béjar te presta un huerto

 Si no tienes para comer, la Sierra de Béjar te presta un huertoLa Asociación de Agricultura de Montaña de la Sierra de Béjar (ASAM), al sur de Salamanca, ha desarrollado un proyecto por el que las personas de los pueblos con huertos sin cultivar los ceden a gentes que, en muchos casos, apenas tienen recursos económicos.
De este modo, ha creado lo que han llamado un Banco de Huertas, donde los lugareños de los pueblos de la Sierra de Béjar y la Sierra de Francia, también al sur de Salamanca, ceden terrenos que históricamente se han aprovechado para el cultivo de hortalizas y que, a día de hoy, "están abandonados".

En declaraciones a EFE, Ángel de Prado, gerente de ASAM, ha asegurado que "el objetivo es doble: se da la posibilidad a personas que pasan dificultades y se ponen en valor terrenos que están abandonados en los pueblos".

La iniciativa, enmarcada en el proyecto Trenzando Diversidad y financiada por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ha sido muy bien acogida y ASAM ya cuenta con medio centenar de huertas cedidas por propietarios que ya no pueden cultivarlas.

Además, ASAM ya ha adjudicado una treintena de huertos a personas que lo han solicitado.

Formación en agricultura ecológica

Previamente, los nuevos cultivadores han recibido la formación necesaria mediante cursos intensivos de agricultura ecológica y disponen de un banco de semillas, ubicado en la población serrana de Cepeda (Salamanca), donde se conservan decenas de semillas autóctonas que se utilizaban antaño en los huertos.

Azucena González, vecina de Béjar, casada y con trillizas de cuatro años, ha sido una de las que se ha acogido a esta iniciativa del Banco de Huertas.

En declaraciones a EFE, Azucena asegura que el huerto que le han cedido gratuitamente lo cultivan entre ella y su marido y ha reconocido que "además de suponer un alivio para la economía doméstica, también es un buen recurso a nivel psicológico".

Han plantado patatas, lechugas, cebollas, zanahorias o pimientos y no descarta vender algo de lo que recolecten para recaudar dinero.

Los responsables de ASAM entienden que este banco de huertos puede suponer un reclamo para gentes que viven en las grandes urbes, que se encuentran en paro y que no tienen nada que hacer.

Para incrementar el cultivo de huertos abandonados, ASAM impartirá más cursos de agricultura ecológica en los próximos meses y ha iniciado una campaña de captación para los vecinos del sur de Salamanca que quieran ceder algún huerto que tienen abandonado. EFEverde

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada