viernes, 22 de junio de 2012

MUCHO HABLAR DE LA MASACRE EN SIRIA, PERO SIN SEÑALAR A SUS VERDADEROS AUTORES


Cada día que pasa, más asco me da tragarme por la tele un boletín de noticias. Respecto a Siria, por subrayar una de las obsesiones de Falsimedia, sólo hay que ver los rictus de los locutores, la entonación de las frases y la exactitud de las copias que reciben todos de las mismas agencias de prensa para empezar a pensar que la mentira no puede ser más descomunal. 
Como venganza, la indagación en otros medios, la consulta a verdaderos profesionales de la información y una nueva ridiculización de los montadores y propagadores de campañas proimperialistas que, no obstante, se llevarán un chasco de los gordos.
A través de su artículo Resistencia siria, mentiras y naufragio imperial, la veterana periodista de Argentina, Stella Calloni, la cual no es mencionada en este blog por vez primera, nos deja un impecable análisis, así como una importantísima llamada de atención, para que los receptores perdidos del criminal, incivilizado y degenerado Occidente que adora becerrones de oro haga un pequeño esfuerzo y abra, si es posible, los ojos colectivamente.
Yo, a título meramente personal, encuentro razonables similitudes entre cómo, por qué y con qué fin se nos habla últimamente de un trágico episodio sirio y lo sucedido, de acuerdo con las arteras versiones oficiales, en Srebrenica en su momento.

Después de haber sido víctimas de una serie de atentados y emboscadas terroristas, observadores de Naciones Unidas  enviados a Siria para negociar el cese al fuego entre el gobierno de Bashar Al Asad y las tropas mercenarias que intentan derrocarlo bajo mandato externo, dijeron este 26 de mayo que hallaron unas 92 personas muertas entre ellos 32 niños, los que supuestamente habían participado con sus familias en una marcha contra el “régimen”, en el barrio de Taldo, en Al Hula, provincia de Homs.
El llamado Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Londres, financiado por agencias de inteligencia de las potencias que intentan ocupar Siria, dijo de inmediato, que  el ejército de ese país los había matado, lo que recogió la prensa de los medios hegemónicos, mayoritaria en el mundo, sin ninguna investigación previa.
Tanto el secretario general de la ONU Ban Ki- Moon y el enviado  Kofi Annan pidieron al gobierno sirio que detenga el empleo de armas pesadas en la zona residencial y que se ponga fin a toda forma de violencia.
“Este empleo al azar y desmesurado de violencia representa una clara violación del derecho internacional”, afirmaron a través de un comunicado, y agregaron que quienes cometieron este crimen deben responder. Todo esto también sin investigación previa.
Vale preguntarse ¿el gobierno sirio que trabajó tanto en los últimos tiempos para que pudieran llegar los observadores de la ONU, y cuyo ejército está defendiendo al país de la acción de bandas mercenarias y tropas especiales de  las grandes potencias,  va a matar en horas a 92 personas, justo en este momento, en un barrio siempre asediado  por los invasores?
¿Puede ser tan ingenuo el Secretario de la ONU para creer esta incoherencia  que apunta precisamente a justificar lo que Siria trata de evitar desesperadamente  que es una invasión de la Organización del Atlántico Norte (OTAN) y sus tropas mercenarias?
La propia  televisión estatal siria mostró videos de las víctimas, advirtiendo que estos asesinatos eran responsabilidad de los grupos terroristas, que han producido masacres similares en distintos lugares.
La ONU escuchó la versión de  “activistas” y   “observadores de grupos de derechos humanos” ( cuyas sedes están en el exterior) que dijeron que ellos  “habían informado previamente de la masacre de las tropas del gobierno”.
Es decir los observadores ya iban preparados para encontrar muertos en un lugar donde supuestamente los había dejado el ejército sirio, para que los vieran, se supone. ¿A qué suena esto?
¿Cómo es que había habido tal acción de guerra, como dicen, sin que los medios se enteraran?. Un ataque de esa naturaleza es imposible que pase desapercibido  para los periodistas, muchos de ellos agentes de inteligencia encubiertos de las potencias extranjeras, como se ha informado en los últimos tiempos.
Homs es como el Bengazhi de Libia, un lugar elegido como el foco que los invasores necesitaban crear para comenzar a infiltrar  las oleadas de mercenarios, que han cometido crímenes atroces,  denunciados por muchos sectores sirios, sin que a la ONU le preocupen estas denuncias que encajona, como lo hizo con las  masacres de los mercenarios en Libia.
Palabras como “brutal tragedia” o “crimen horroroso”  fueron expresadas por  Robert Mood observador de la ONU, muy conocido en Israel, y el secretario general de la Liga Arabe, Nabil al Arabi.
Escuchando la versión de los supuestos “rebeldes” sirios, se trasmitió al mundo que una manifestación pacífica en el barrio de Taldo, en Al Hula, (Homs) fue reprimida con artillería y cohetes, que también fueron usados contra viviendas”, lo que no había trascendido.
La aparición de cadáveres en zonas de actuación de los grupos mercenarios como ha sido desde un principio Homs para tratar de atribuirlos al gobierno  se advierte  como una  típica acción contrainsurgente en el esquema de la Guerra de Baja Intensidad para justificar una invasión, que desde hace tiempo anuncia públicamente la secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton.

Los vaivenes de Ban Ki-Moon
El pasado 18 de mayo  el mismo secretario general de la ONU  se había atrevido a reconocer que  grupos mercenarios de Al Qaeda pueden “estar detrás” de los que denominó como “serios y masivos ataques” de las últimas semanas en Siria (Radio PL, 18-5-2012).
Hizo esta declaración  durante una reunión de jóvenes en la sede de ONU  analizando que la presencia de  Al-Qaeda en ese conflicto crea   una serie de problemas y que incluso “han agredido a Observadores de la ONU” enviados a Siria. Después de esto, Kofi Annan, anunció en Ginebra el viaje de uno de sus colaboradores a Damasco” (PL  18-5-12).
A pesar que desde  hace un año el gobierno del presidente Al Asad denuncia la presencia de Al Qaeda y otros mercenarios en las acciones contra su país y la injerencia externa, en referencia a que están bajo  la dirección de Fuerzas Especiales de Gran Bretaña. Francia, Estados Unidos e Israel  el funcionario de la ONU fue siempre remiso a investigar esta situación.
La oleada de  mercenarios que ingresaron a Siria para establecer un foco supuestamente “opositor” fue además registrada por algunos medios británicos, alemanes y españoles, que en algunos casos llegaron incluso a entrar y salir por las fronteras de ese país clandestinamente acompañando a  figuras de Al Qaeda, como publicaron en sus periódicos.
Siria cumplió con todos los pasos  como el Acuerdo de seis puntos que se negoció con Kofi Anaan  en marzo pasado para terminar con este  conflicto, falsamente armado desde afuera, intentando imponer  el “modelo “libio”, en el que participó la Organización del Atlántico Norte (OTAN), bombardeando sistemáticamente a Libia  durante casi nueve meses, mientras tropas especiales de los “aliados” dirigían a los grupos mercenarios por tierra, que finalmente se instalaron como los supuestos “liberadores” de un país destruido, saqueado y con miles de víctimas. Sin los bombardeos de la OTAN los mercenarios no hubieran podido tomar ni el pueblo más pequeño.
En el caso sirio la resistencia del ejército  opuso una fuerte muralla a las bandas mercenarias que poderosamente armadas  ocuparon en varias ocasiones tanto Homs como otras pequeñas ciudades  fronterizas, a costa de asesinatos que intentaron inculpar al gobierno.
La resistencia siria hizo posible que no se pudiera instalar una cabeza de playa, y que ante la realidad de los sucesos, Rusia y China, vetaran en el Consejo de Seguridad dos veces el nuevo intento de invasión y ocupación en nombre de    un falso “humanitarismo”.
En este caso los  280 observadores de varios países fueron atacados con bombas en Damasco y otras ciudades, intentado también imputar al gobierno de Asad estas acciones, pero las evidencias derrumbaron los intentos.
La desesperación llevó a los  mercenarios a realizar una serie de atentados criminales en plena ciudad, que conmovieron al mundo provocando centenares de víctimas, los que tampoco pudieron ser imputados al gobierno.
Durante la segunda semana de mayo el embajador sirio ante la ONU Bashar Jaafari, entregó al Consejo de Seguridad los nombres, nacionalidad, militancia y datos personales y otros de 26 personas capturadas por actividades terroristas y en su mayoría miembros de Al-Qaeda (informe PL, desde la ONU).
De estos mercenarios de varias nacionalidades  20 pertenecen a Al Qaeda y “realizaron operaciones terroristas contra el Ejército y las fuerzas  de seguridad sirias”. A pesar de todo  y de las pruebas acumuladas por el gobierno sirio,  la presión internacional está dirigida a exigir a éste que retire a su ejército de las zonas en conflicto lo que es una evidente trampa. Se le pide a las tropas  sirias que abandonen su propio territorio a manos de los asaltantes del país.
Ya desde un principio la ONU ignoró  un informe de la Misión de Observadores de la Liga Árabe  que había reconocido la existencia de mercenarios y el derecho del ejército a defenderse, pero esto le valió el alejamiento a quien se atrevió a decir la verdad  y el documento fue desaparecido en medio de un gran escándalo.
Además a instancias de Hillary Clinton la ONU ignoró que en medio de la guerra y la muerte, el pueblo sirio respondió al llamado del referéndum para modificar la Constitución, en un paso altamente democratizador, lo que se ganó con más del 80 por ciento de los votos  el 26 de febrero de 2012.
Muchos de los planes de la CIA  fracasaron, como la creación de los llamados “Amigos de Siria” que durante una cumbre en Túnez el 24 de febrero llegaron un sonado fracaso  que terminó con el abandono del representante del Consejo Nacional Sirio (CNS)que supuestamente es la “oposición liberadora” eso sí creado en París. Las  palabras de Clinton fueron muy claras advirtiendo que sólo se aceptaría  la rendición del gobierno siro  y advirtiendo que otras acciones se podían tomar  si continuaba la resistencia.
En la Cumbre de Turquía el 1 de abril pasado  se decidió conformar un bloque de ayuda millonaria para los llamados “rebeldes” sirios, destinado a pagar sueldos al CNS y al Ejército Libre Sirio, exponiendo su condición de mercenarios. Estados Unidos también hizo su gran aporte “humanitario” en millones de dólares , mientras se disimulaba que esta “ayuda” humanitaria alentaría los atentados terroristas y la guerra sucia contra Siria, al precio de miles de vida.
La realidad no se puede ignorar. El  alto al fuego no puede hacerlo unilaterlamente el país atacado.Siria cumplió pero no Estados Unidos y sus socios, que son los responsables de los ataques terroristas de los últimos tiempos.
¿Qué se le pide a Siria?. ¿Que no se defienda? Esto suena como la “exclusión aérea” ordenada el 17 de marzo de 2011 al gobierno libio, destinada a paralizar toda capacidad de defensa. Entre los primeros ataques ilegales de ese mismo marzo contra Libia, se destruyó casi toda la flota aérea del país en tierra.
Las últimas elecciones legislativas, que se realizaron en Siria con la participación de nueve partidos por primera vez, demostraron que la oposición real y democrática está dentro del país y se ha manifestado más de una vez multitudinariamente  en contra de la intervención externa. Varias de esas manifestaciones fueron adjudicadas escandalosamente por medios periodísticos del  mundo a la “oposición “siria. La mentira para matar es doblemente asesina.
Nadie escucha a los partidos opositores que como el  Partido Comunista han advertido  que ante los ataques promovidos desde el exterior, apoyan al gobierno. “El objetivo  de todos estos asaltantes es pervertir la legalidad y   reventar el país desde dentro”, señala el PC.
Estados Unidos, Francia y sus socios en esta guerra colonial, desconocen las elecciones legislativas del 7 de mayo  como lo habían adelantado en ambos casos.Después de todo es conocido que  Siria era uno de los países que desde fines de los años 90 estaba en la lista de objetivos militares estadunidenses.Ban-Ki-Moon sabe muy bien que la propuesta de negociación es una farsa porque  Washington y sus socios sólo aceptarán una entrega incondicional del gobierno a la  supuesta “oposición” que en realidad esas mismas potencias organizaron en sus propias capitales.
Los únicos que necesitan muertos en Siria  son EE.UU,  y sus “aliados”  en esta nueva guerra imperial que se desarrolla otra vez en el marco de un estremecedor silencio del mundo, que al parecer no entiende que lo que sucede a Siria es la suerte que espera a todos los países que se haya decidido recolonizar en este nuevo esquema de expansión global que estamos viviendo.

Fuente: Resumenlatinoamericano.org

3 comentarios :

  1. Malditos EEUU, Israel, Jordania, Arabia Saudita, Turquia, Quatar, no les da dolor la muerte de inocentes, porque no se imaginan que esos niños puiesen ser sus hijos, Dios es grande, los autores de esa masacre tendran justicia divina frente de sus propios ojos.

    ResponderEliminar
  2. Si hubiera Dios no pasarían estas cosas...es por lo que yo he perdido la fe...

    ResponderEliminar
  3. estados unidos es un moustro.. para hacer tanto daño por el petroleo . es todo..

    ResponderEliminar