jueves, 21 de junio de 2012

Un año desde Chartres. 6 meses antes del 21-12-12. La Tierra tiene dolores de parto. Pero nos aguarda un Mundo mucho mejor

Celebramos el Solsticio de verano del año más trascendente y agitado del que guardemos memoria.
Hace exactamente un año, algunos de nosotros comenzábamos, con la activación del circuito megalítico que rodea a Chartres, un acto de servicio a la Madre Tierra y al Padre Cielo que culminaría de forma mucho más masiva el 24 de junio, sobre el laberinto de la Catedral.
Fue no solamente un acto hermoso (tanto como nuestro Encuentro), sino –aunque esto sólo lo pueden validar vuestros corazones y el futuro– de suma importancia para la Tierra.
En nombre de ella y de muchos más, GRACIAS, tanto a quienes asististeis como a los muchos que desde vuestros lugares os sumasteis a nuestra Intención.

Si nuestras nuevas estimaciones no son erróneas, Ahora, dos semanas después del paso de Venus frente al Sol y la activación que esto supone, está a punto de comenzar la nueva Movida Planetaria. Aunque el Proceso –y la aceleración que conlleva- será de una intensidad inédita a partir del equinoccio de otoño.
A partir de ahora, la Madre Tierra comenzará a estremecerse, de forma cada vez más intensa, con los dolores de parto. Como ya lo está haciendo el Padre Sol. Y nosotros con ellos.


((Indispensable repetir ahora algunos fragmentos de mi Nota anterior, pues fueron escritos raudamente como prolegómeno a los que siguen y que entonces, como os dije, intencionalmente, no publiqué))

    Muerte y resurrección: es la ley universal. Acogámosla con conciencia y alegría
 Al igual que otros muchos que beben de la sabiduría que nos legaron antiguas tradiciones, creo que todo lo que estamos viviendo y lo que viene forma parte de un proceso de transmutación global, que tiene como protagonista central la muerte del Quinto Sol y su renacimiento.

La ley cósmica universal –de la que ningún proceso puede escapar– es que lo viejo desaparezca para dejar paso a lo nuevo.
No hay un solo proceso en la Tierra y en el universo visible que escape a la misma: nacimiento, crecimiento, apogeo, degeneración, muerte ¡y resurrección!...
Esto último han querido ocultárnoslo, imbuyéndonos el miedo ante dos únicas alternativas: “o Nosotros (el viejo Sistema que vemos cómo se muestra impotente ante su inevitable fin) o el caos aniquilador”.

Ante la situación a la que nos enfrentamos, tan sólo recordaros mi certeza –que es sólo reflejo de todas las sabias tradiciones que en el mundo ha habido– de que lo que viene después es mucho mejor.  Aunque todavía falten años de oscuridad y caos para que se materialice.

No temamos la futura tormenta.
Vivamos con espíritu de positividad y alta vibración. Con plena conciencia de nosotros mismos como partes importantes de Algo Mayor. Y con la certeza de que al final del túnel oscuro nos aguarda una nueva luz… Podremos estar errados, pero sólo nuestra lamparita interior nos permitirá avanzar en medio de la oscuridad; sólo el orden en nuestras vidas cotidianas y dentro de nosotros mismos nos permitirá superar el caos.  


Lo que viene, lo que ya está aquí y no importa cuánto dure, porque durará mucho más allá del fin de este año, que tan sólo es el Comienzo, es la dolorosa agonía de un Elefante de Hierro, que hará un último y brutal intento de establecer su pasajero nuevo orden antes de derrumbarse, y con el que debemos tener cuidado para que no nos aplaste en su caída. Pero también los dolores de parto de un Mundo Nuevo y repleto de esperanzas.
Un Mundo donde una ciencia no-reduccionista y una nueva tecnología que no estará al servicio del Poder sino de toda la humanidad –como parte más consciente de la Biosfera y de la Madre Tierra– convivan armoniosamente con el espíritu y lo desconocido, desvinculados de atadura a cualquier fanatismo ideológico y sectario.

Por ello, para los guerreros del Despertar que sintonizan sus diapasones con la vibración adecuada, no hay nada que temer. Aunque sintamos cómo nos afecta el derrumbe planificado de nuestra economía, veamos cómo destruyen las raíces de la civilización occidental (Egipto, Grecia, Italia, España...), oigamos rumores de guerra y nos de vértigo la tierra abriéndose bajo nuestros pies. 

Porque los miedos de todo tipo son las cadenas con las que nos mantienen atrapados en esta cárcel virtual que es la realidad tridimensional y las concepciones, tan limitadoras como falsas, que todos compartimos.
Hoy comenzamos a descubrir que el sistema financiero que domina las franjas materiales de este mundo es una gran farsa esclavista, como muchos sabemos lo son otras tantas concepciones.   

Tan sólo necesitamos aprender a fluir con la vida. A sintonizar con la vibración adecuada. A elegir la autopista de la positividad y el bienestar, que nos eleve por encima del caos y el pánico, y nos conduzca hacia el Despertar. A abrirnos a una nueva realidad pluridimensional. A descubrir nuestras inmensas potencialidades, por encima de las limitaciones y temores a las que vive sometido quien sólo se ve como un ser tridimensional y perecedero…  

           Los Sueños han forjado la historia y forjarán la futura Nación Planetaria

Compartiré con vosotros cuál es mi gran sueño acerca del futuro que nos aguarda tras estos años tempestuosos que nos aguardan. Un sueño compartido por otros muchos a lo largo del mundo:

Nosotros, el Pueblo del Mañana, voluntariamente sometidos al fuego de la transmutación alquímica, nos convertiremos en una gran Nación.
Una Nación Planetaria que no conoce fronteras ni admite vivir en cárceles electrónicas ni mentales. Y es hora ya de que nos preparemos para abandonar este desierto de plástico y hormigón y prepararnos para partir hacia la Nueva Tierra Prometida. Porque la Jerusalén Celeste, cuyo descenso cierra el libro de la Revelación (Apocalipsis) y clausura la propia Biblia, está presta a materializarse.

Cuando nuestro sueño se plasme en una nueva realidad, tendremos un verdadero rostro y una sola voz.
El proceso de transmutación interior nos habrá convertido en seres nuevos.
Entonces y sólo entonces nuestros hermanos de otros mundos podrán mirarnos como pares y podremos participar con ellos en el parlamento cósmico.

En medio de las tormentas y los ataques, mantengamos vivo este sueño porque sólo así se hará realidad.
Así será si así queremos.
Nunca si escuchamos los cantos de sirena de todos los necios que se empeñan en que sigamos siendo prisioneros y minusválidos psíquicos.
Si ellos quieren permanecer aferrados a lo antiguo dejémosles que cumplan su deseo de convertirse en la escoria de este proceso alquímico. Pero no nos quememos con ellos. Encarnemos el espíritu del Ave Fénix, dispuesto a renacer renovado de sus propias cenizas.

 Somos los afortunados protagonistas de un Momento único en la Historia: su culminación 

Vivamos estos tiempos de tormenta con el júbilo que proporciona la conciencia de sentirnos partícipes (no simples espectadores) de un Momento trans-histórico absolutamente excepcional: el nacimiento de algo maravillosamente nuevo e inimaginable.

¡Que la caída del árbol decrépito no nos impida ver el hermoso bosque!

La Madre Tierra necesita guerrer@s que la defiendan con sus mentes positivas y creativas. Guerrer@s que sueñen sólo con la construcción de ese Nuevo Mundo y se armen de fuerza interior que les permita dar el salto sobre la grieta que lo separa del viejo.

Seríamos unos cobardes si el temor a lo que digan de nosotros quienes se aferran a éste y lo defienden con su lógica limitadora nos impidiese proclamar que hay otras realidades y otras opciones distintas a aquellas en las que el Viejo Orden pretende mantenernos atrapados.

¡Bendita locura la de los valientes que, en todos los momentos de crisis y transición, se atrevieron a contradecir a los esbirros del Sistema reduccionista y educastrador, dando el salto mental hacia el futuro!
Porque ellos permitieron siempre los grandes cambios de la humanidad y sus oponentes se convirtieron en simple hojarasca barrida por los vientos de la Historia.

Y os aseguro que esos vientos van a soplar con más intensidad que nunca en los próximos meses… aunque los efectos de la tempestad seguirán azotándonos mucho más allá.

Pero podemos superarlos, como hicieron todos los pioneros. Y lo vamos a hacer.
Vitrial de Chartres

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada