lunes, 22 de octubre de 2012

Los terroristas fundamentalistas de la OTAN han asesinado a cientos de civiles en Alepo, Siria



La OTAN respaldó las acciones de los terroristas mercenarios que entraron la semana pasada en el barrio norte de la ciudad siria de Alepo, en donde mataron y mutilaron a decenas de civiles inocentes.
Empleando la típica táctica utilizada por Al Qaeda, es decir atentados con coches bomba dirigidos y colocados en plazas públicas en toda la ciudad. Esto fue un ataque coordinado contra la población civil pero que la prensa comercial occidental la ha presentado como siendo un ataque «preciso contra las fuerzas del régimen sirio del presidente Assad». La televisión CNN en su artículo «Siria: decenas de muertos en explosiones en las plazas públicas en Alepo» [1] tira su conclusión con [la información brindada por] el desacreditado Observatorio Sirio de Derechos Humanos, administrado por un solo hombre, Rami Abdelrahman, que es un reconocido miembro de esta sesgada agrupación llamada «oposición siria», cuya sede no está en Siria sino en el pueblo de Coventry, en Inglaterra, y que falsamente se hace pasar por una «organización de derechos humanos» [2].
Pero incluso sin tener fundamento alguno el señor Abdelrahman afirma y alega que «la mayoría de las víctimas han sido fuerzas del gobierno sirio», lo que significa que las víctimas restantes eran en realidad civiles inocentes. Atacar plazas públicas llenas de civiles [con niños y mujeres] de manera indiscriminada utilizando explosivos es un crimen de guerra, ataques que han sido posibles gracias al dinero en efectivo enviado por Occidente, así tambin como el armamento, los explosivos y el apoyo político que reciben estos grupos extremistas sectarios fundamentalistas [de Turquía, Francia, Arabia Saudita, EEUU, Catar, Alemania] y que comenzaron a organizar sus sabotajes ya en el año 2007 [3].
La ciudad de Alepo ha sufrido mucho a manos de los terroristas-mercenarios [bandas de bandidos y fánaticos a la base] apoyados por la OTAN, hay batallones enteros compuestos únicamente de terroristas-mercenarios fundamentalistas libios [4], no son sirios ni «luchadores por la libertad», como la prensa occidental intenta repetidamente de presentarlos.
Son militantes libios de la organización terrorista conocida como el Grupo Islámico Combatiente Libio (LIFG) [5], los cuales están estacionados, armados y financiados por la OTAN en Turquía, apoyados por Occidente y por los estados del Golfo como Qatar y Arabia Saudita, y que cruzaron la frontera en el norte de Siria para llevar a cabo atrocidades contra el pueblo sirio bajo la cobertura de un supuesto «Ejercito Sirio Libre».

JPEG - 44.3 KB
El libio Mahdi al-Harati figura en las listas de terroristas buscados del Departamento de Estado de EE.UU., de las Naciones Unidas y de la Oficina de ministerio del Interior del Reino Unido (página 5, pdf)- Mahdi al-Harati pertenece a la reconocida y sindicada organización terrorista Grupo Islámico Combatiente Libio (LIFG), en la foto junto con sus compañeros terroristas en Siria. Harati está ahora al mando de una brigada operativa compuesta de libios dentro del territorio sirio que intenta destruir al gobierno sirio y someter a la población siria. Después de haber devastado muchos sitios históricos de Libia por rencor sectario religioso, estos mismos terroristas están atacando lugares del patrimonio histórico de Alepo, en Siria.
_______

A medida que estos batallones de terroristas-mercenarios no logran ganar ninguna batalla u objetivo militar significativo contra los militares del ejército sirio del gobierno del presidente Assad, estos han recurrido constantemente a la descarada estrategia de ataques terroristas como son los atentados con coches bomba de manera coordinada y sobre todo contra los sitios de alto valor histórico o simbólico [6] atentados perpetrados en el mismo casco urbano de la ciudad antigua. Los medios de comunicación occidentales han intentado presentar estos ataques y saqueos de los tesoros históricos de Siria como siendo perpetrados por el mismo gobierno sirio, cuando son los terroristas libios, ellos hicieron lo mismo contra sus propios lugares históricos en Libia y de manera sectaria, destrucción respaldada por la OTAN sobre los escombros de lo que fue la Jamahiriya, es decir el estado-nación- de Gaddafi.
La ONU describió en detalle estos ataques perpetrados en Libia contra los sitios o monumentos históricos del país en un informe titulado «expertos independientes de la ONU condenan la destrucción de lugares religiosos sufíes en Libia» [7], el informe decía:
«Tres expertos independientes de Naciones Unidas han condenado hoy enérgicamente la destrucción de sitios religiosos e históricos sufíes en varias partes de Libia, así como la intimidación y el uso excesivo de la fuerza contra manifestantes desarmados que se oponían a la destrucción de dichos lugares».
«Según informes y otras investigaciones periodísticas independientes acusan a los ultra-conservadores islámicos como autores intelectuales y responsables de los daños causados a estos monumentos históricos, al parecer con la aprobación de miembros de las fuerzas de seguridad. Los sitios son venerados por los creyentes de culto sufíes, una rama del Islam conocido por su moderación, pero considerada herética por algunas ramas fundamentalistas de la fe islámica».
Son estos mismos extremistas fundamentalistas sectarios islámicos los que están efectuando este sucio trabajo terrorista en Siria, de nuevo, con el apoyo de la OTAN, con dinero en efectivo y mucho apoyo político y militar encubierto de Occidente, llevan a cabo atrocidades idénticas cada día y que la prensa comercial occidental se niega a revelar y prefiere repetir mentiras a la opinión pública evitando así de dar a conocer la verdadera dimensión de este conflicto.
Fuente: Tony Cartalucci, Land Destroyer Report.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada