domingo, 2 de diciembre de 2012

La televisión nos está convirtiendo en zombis

TOMADO DE http://periodismoalternativoblog.wordpress.com
La televisión nos está convirtiendo en zombis
Nos hemos hecho adictos a la TV el cual puso a nuestro lado derecho del cerebro a cargo de todo, transformándonos en unos enloquecidos zombies consumidores.
La televisión es maravillosa. No sólo nos produce dolor de cabeza sino que además, en su publicidad, encontramos las pastillas que nos aliviarán.
- Bette Davis
La televisión es un opiáceo adictivo y uno de los dispositivos de control mental más poderosos jamás producidos. Y no sólo me estoy basando esto en la intuición. Tengo pruebas neurológicas para probarlo.
Cualquier comportamiento que conduce a una experiencia placentera se repetirá, especialmente si ese comportamiento requiere poco trabajo. Los psicólogos llaman a este patrón “refuerzo positivo”. Esto es lo que queremos decir, técnicamente hablando, la adicción. En este sentido, la televisión ciertamente encaja en la categoría de un agente adictivo.
Cuando miras la TV, la actividad cerebral cambia desde la izquierda hacia el hemisferio derecho. De hecho, experimentos llevados a cabo por el investigador como Herbert Krugman mostraron que mientras los espectadores están viendo la televisión, el hemisferio derecho es dos veces más activo que la izquierda, una anomalía neurológica.
En el cruce de izquierda a derecha el cuerpo emite una oleada de opiáceos naturales: las endorfinas, que incluyen las endorfinas beta y las encefalinas. Las endorfinas son estructuralmente idénticas al opio y sus derivados (morfina, codeína, heroína, etc.).
Las actividades que liberan endorfinas (también llamadas péptidos opiáceos) suelen producir dependencia (rara vez les llamamos adictiva). Estos incluyen sacar nudillos, ejercicio intenso, y el orgasmo. Los opiáceos externos actúan sobre los mismos receptores (receptores opioides) como endorfinas, por lo que hay poca diferencia entre los dos.
De hecho, los espectadores de televisión incluso casuales experimentan tales síntomas de abstinencia de opiáceos si dejan de ver la televisión durante un período prolongado de tiempo. Un artículo del Eastern Province Herald de Sudáfrica (Octubre de 1975) describe dos experimentos en los que personas de diferentes medios socio-económicos se le pidieron dejar de ver la televisión. En un experimento, varias familias se ofrecieron apagar su TV por sólo un mes.
La familia más pobre se rindió después de una semana, y los otros sufrieron de depresión, diciendo que se sentían como si hubieran “perdido a un amigo.” En otro experimento, 182 alemanes occidentales decidieron patear su hábito de televisión durante un año, con el valor añadido de pago. Ninguno pudo resistir el impulso de más de seis meses, y con el tiempo todos los participantes mostraron los síntomas de abstinencia de opiáceos: aumento de la ansiedad, frustración y depresión.
El adicto a la TV
La televisión nos está convirtiendo en zombisLos síntomas de adicción están alrededor de nosotros. Por ejemplo, el estadounidense promedio ve más de cuatro horas de televisión cada día y el 49% de estos continúan mirando a pesar de admitir hacerlo excesivamente. Estos son los indicadores clásicos de un adicto en negación: los adictos saben que se están haciendo daño a sí mismos, pero continuarán con la droga sin importarles.
El televisor funciona como un sistema de entrega de medicamentos de alta tecnología, y todos sentimos sus efectos. La pregunta es, ¿puede una adicción a la televisión ser destructiva? La respuesta que recibimos de la ciencia moderna es un rotundo “Sí!”
En primer lugar, cuando estás viendo televisión las regiones superiores del cerebro (como el cerebro medio y el neo-córtex) están apagadas, y la mayoría de la actividad se desplaza a las regiones inferiores del cerebro (como el sistema límbico). Los procesos neurológicos que tienen lugar en estas regiones no se puede precisamente llamar “cognitivos”.
El cerebro inferior solamente está preparada para reaccionar ante el medio ambiente utilizando programas de respuesta “lucha o huida” que estan profundamente enraizados. Además, estas regiones inferiores del cerebro no pueden distinguir la realidad de las imágenes fabricadas (un trabajo realizado por el neo-córtex), por lo que reaccionan al contenido de la televisión como si fuera real, liberando las hormonas apropiadas y así sucesivamente. Los estudios han demostrado que, a largo plazo, demasiada actividad en la región inferior conduce a la atrofia en las regiones superiores del cerebro.
El efecto del control del lado derecho del cerebro
La televisión nos está convirtiendo en zombisLa investigación de Herbert Krugman demostró que viendo la televisión insensibiliza el lado izquierdo del cerebro y deja al lado derecho para realizar todas las funciones cognitivas. Esto tiene algunas terribles implicaciones para los efectos de la televisión sobre el desarrollo del cerebro y la salud. Por su parte, el hemisferio izquierdo es la región crítica para organizar, analizar y juzgar los datos entrantes. El lado derecho trata los datos entrantes acríticamente, y no lo decodifica o divide la información en sus partes componentes.
El lado derecho del cerebro procesa la información como un todo, llevando a la respuesta emocional en lugar de la inteligentes. No podemos atender racionalmente los contenidos presentados en la televisión, porque esa parte de nuestro cerebro no está en funcionamiento. Por lo tanto, resulta sorprendente que la gente rara vez comprenda lo que ven en la televisión, como lo demostró un estudio realizado por el investigador Jacob Jacoby. Jacoby encontró que de 2.700 personas probadas, el 90% no entendieron que es lo que vieron en la televisión sólo minutos antes. Aún no hay ninguna explicación de por qué cambiamos al lado derecho del cerebro mientras vemos la televisión, pero sabemos que este fenómeno es inmune al contenido.
Para que un cerebro pueda comprender y comunicar significados complejos, debe estar en un estado de “desequilibrio caótico”. Esto significa que debe haber un flujo dinámico de comunicación entre todas las regiones del cerebro, lo que facilita la comprensión de los niveles más elevados de orden (rompiendo los umbrales conceptuales) y conduciendo a la formación de ideas complejas. Altos niveles de actividad cerebral caótica están presentes durante tareas como leer, escribir y trabajar en ecuaciones matemáticas en tu cabeza. No están presentes mientras ves la TV.
Peligroso para la autoestima; mantiene el Status Quo
La televisión nos está convirtiendo en zombisAdemás de sus devastadores efectos neurológicos, la televisión puede ser perjudicial para tu sentido de autoestima, la percepción de tu entorno y tu salud física. Estudios recientes han demostrado que el 75% de las mujeres estadounidenses que están de sobrepeso, es probable que sea el resultado de ver crónicamente actrices y modelos delgadas cuatro horas al día.
La televisión también ha generado una “cultura del miedo” en los Estados Unidos y más allá, con su enfoque en el cerebro límbico amigable con el sensacionalismo de programación violenta. Los estudios han demostrado que personas de todas las generaciones grandemente sobrestiman la amenaza de la violencia en la vida real. Esto no es un shock porque su cerebro no puede distinguir la realidad de la ficción mientras ve la televisión.
La televisión es mala para el cuerpo. La obesidad, la falta de sueño, y retraso del desarrollo sensorial son comunes entre los adictos a la televisión.
Al parecer, todas las otras drogas representan una amenaza para el orden social establecido. La televisión, sin embargo, es un medicamento que es realmente esencial para el mantenimiento de la infraestructura social. ¿Por qué? Porque eso lava el cerebro a los consumidores para tirar el dinero en el enorme vacío de sus vidas sin sentido, lleno de terror. Y mediante un lavado de cerebro — quiero decir que han sido hipnotizados mediante técnicas muy sutiles y establecidas — junto con los efectos naturales de la televisión en las ondas cerebrales, hacen la trampa más ambiciosa de ingeniería psicológica jamás inventada.
El psicofisiólogo Thomas Mulholland encontró que después de tan sólo 30 segundos de ver la televisión el cerebro comienza a producir ondas alfa, lo que indica tórpida (casi comatoso) tasas de actividad. Las ondas alfa cerebrales se asocian a lo desenfocado, demasiado receptivos estados de conciencia. Una onda alfa de alta frecuencia no ocurre normalmente cuando los ojos están abiertos. De hecho, la investigación de Mulholland implica que viendo la televisión es neurológicamente análogo a mirar una pared en blanco.
Debo señalar que el objetivo de los hipnotizadores es inducir lentos estados de ondas cerebrales. Las ondas alfa están presentes durante el estado de “luz hipnótica” utilizado por hipno-terapeutas para el tratamiento propuesto.
Cuando se publicó la investigación de Mulholland eso enormemente impacto al marketing y a la publicidad. Los espectadores que comprendían automáticamente entraron en un estado de trance mientras miraban la televisión, los especialistas en marketing comenzaron a diseñar anuncios que producen estados emocionales inconscientes o humores en el espectador.
El objetivo de los anuncios es no hacer un llamamiento a la mente racional o consciente (que generalmente descarta los anuncios) sino a los implantados estados de ánimo que el consumidor asocia con el producto cuando se encuentra en la vida real. Cuando vemos que el producto se muestra en una tienda, por ejemplo, las emociones positivas se activan. Incluso las anotaciones de los amados atletas y otras celebridades evocan las mismas asociaciones. Si alguna vez has dudado el poder de la publicidad de la televisión, tienen esto en cuenta: los comerciales funcionan mejor si usted no les está prestando atención!
Un adictivo dispositivo de control de la mente … ¿Qué más podría pedir un gobierno o corporación impulsada por las ganancias? Pero lo realmente triste de la televisión es que a todos los convierte en un zombie, nadie es inmune. No existe ninguna orden de super-inteligentes seres malvados o nefastos, detrás de esto. Eso es el producto de nuestro deseo muy humano el alterar nuestro estado de conciencia y escapar de las dificultades de la realidad.
¿Eres un zombie?
Hoy estamos bombardeados desde todos los ángulos con distracciones, sustancias, y condiciones creadas para transformar la manera en que interpretamos nuestra realidad. Estamos siendo condicionados desde el nacimiento a actuar cada vez más sin conciencia, lo único que nos diferencia de todos los demás seres vivos en el universo conocido.
Estamos, literalmente, siendo programandos dentro de un profundo sueño despierto, una existencia como zombis. Debemos actuar diligentemente y educar a los demás si queremos romper esta programación y preservar nuestra humanidad.
La televisión puede darnos muchas cosas, salvo tiempo para pensar
- Bernice Buresh
La dependencia de las personas de la televisión es el hecho más destructivo de la civilización actual.
- Robert Spaemann
La televisión es el espejo donde se refleja la derrota de todo nuestro sistema cultural
- Federico Fellini
C.1040/  [Henry Makow]

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada