viernes, 11 de enero de 2013

Manada de orcas queda atrapada en un cierre de hielo ártico en Canadá






Una manada de 12 orcas, mejor conocidas como ballenas asesinas, están atrapadas en el hielo a solo 30 kilómetros de la costa de Inukjuak en la Bahía Hudson de Canadá, y podrían estar en peligro de muerte, ya que el pequeño espacio en que están se está reduciendo, informaron visitantes locales.
El lugar corresponde a la parte superior oriental de la bahía y fueron detectadas por un cazador Inukjuak el martes.
El gobierno local está evaluando la posibilidad de salvarlas por lo que envió un grupo de expertos a la zona.
Uno de los testigos que viajó al lugar, Tommy Palliser, dijo que le preocupaba el viento que está empujando el hielo cerca de la orillas, informó CBC.
“Sólo han pasado dos días en que la bahía se congeló”, dijo el residente de Inukpuk, según CBC.
“No es grueso, grueso, como en años anteriores. Estoy seguro de que se podría llegar y abrir un camino para romper el hielo”, agregó.
En tanto las autoridades del Departamento de Pesca y Océanos no decidieron aún qué hacer con las orcas. La portavoz, Nathalie Letendre, dijo en una entrevista a Global News que están al tanto de la situación.
Ventana externa

Orcas atrapadas bajo el hielo canadiense logran salir a mar abierto

Ballenas
Las orcas que habían quedado atrapadas bajo el hielo de la bahía de Hudson en la costa del ártico canadiense (norte de Quebec) ya son libres.
Al parecer, el desplazamiento de hielo habría contribuido a que lograran salir a mar abierto.
Cazadores locales dijeron este jueves que las orcas ya no estaban en el área, en donde ya había muchos espacios de agua.
Las orcas se habían estado turnando para respirar a través de un agujero en el hielo, del tamaño de un pequeño camión.
El espacio, sin embargo, se había ido reduciendo de tamaño y ello aumentaba la posibilidad de que las ballenas se sofocaran.
El alcalde de Inukjuak ya había solicitado un rompehielos para liberarlas.
BBC Mundo

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada