martes, 29 de enero de 2013

Y la Conciencia ¿Cómo se Relaciona con la Realidad?


conciencia Y la Conciencia ¿Cómo se Relaciona con la Realidad?


Algunas teorías suscriben que la realidad y la conciencia son uno y lo mismo. ¿Está el universo realmente todo dentro de tu cabeza?

Descartes podría tener algo cuando dijo “pienso, luego existo”, pero seguramente “yo pienso, luego tu eres” vaya demasiado lejos. No para algunos de los físicos más geniales del siglo XX mientras luchaban vigorosamente con las extrañas implicaciones del mundo cuántico.

De acuerdo a la sabiduría reinante, una partícula cuántica tal como el electrón o fotón puede ser únicamente descrita como una entidad matemática conocida como función de onda. Las funciones de onda pueden existir como “superposiciones” en muchos estados a la vez. Un fotón puede circular en dos direcciones distintas alrededor de una fibra óptica; o un electrón puede simultáneamente espinear como las agujas de un reloj o contra las agujas de un reloj o estar en dos posiciones a la vez.

Algo rarísimo ocurre, sin embargo cuando uno trata de observar estas existencias simultáneas: vemos solo una. ¿Cómo ocurre que muchas posibilidades se conviertan en una sola realidad física?

Esta es la cuestión central en la mecánica cuántica, y ha recibido una plétora de propuestas, o interpretaciones. La más popular es la interpretación de Copenhagen que dice que nada es real hasta que es observado o medido. La observación de la función de onda causa que la superposición colapse.

Sin embargo, Copenhagen no dice nada sobre lo que constituye exactamente una observación. John von Neumann rompió el silencio y sugirió que una observación es la acción de la mente consciente. Es una idea que ya ofreció Max Planck, el padre fundador de la teoría cuántica, quien dijo en 1931, “Considero la conciencia como algo fundamental. Considero que la materia es un derivado de la conciencia”.

Este argumento se basa en la visión de que hay algo especial sobre la conciencia, especialmente la humana. Von Neumann argumentó que todo en el universo que está sujeto a las leyes de la física cuántica crea una vasta superposición cuántica. Pero la mente consciente de alguna forma es diferente. Es por tanto capaz de seleccionar una de las posibilidades cuánticas, haciéndolas real, por lo menos para esa mente.

Henry Stapp del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley en California es uno de los pocos físicos que todavía suscribe esta noción: somos “observadores participando” con mentes que causan el colapso de las superposiciones, dijo. “Antes de que apareciese la conciencia humana, existía un multiverso de universos potenciales”, La emergencia de la mente consciente en una de las fases de los universos potenciales, el nuestro, nos dio un estatus especial: la realidad.

Hay muchos objetores. Uno de los problemas es que se entienden muy mal muchos de los fenómenos involucrados. “Es una gran cuestión en filosofía si la conciencia de hecho existe” dice Matthew Donald, un filósofo de física de University of Cambridge. “Cuando lo mezclas con la mecánica cuántica todo se llega a confundir”.

Donald prefiere una interpretación que discutiblemente puede resultar todavía más extraña: “muchas mentes”. Esta idea –relacionada con la interpretación dela teoría cuántica de “muchos mundos”, con cada uno de los desenlaces de una decisión cuántica ocurriendo en un universo diferente, argumenta que una observación individual de un sistema cuántico considera todos los estados, pero cadauno con una mente distinta. Estas mentes nacen todas de la sustancia física del cerebro y comparten pasado y future pero no se peuden comunicar en el presente.

Aunque pueda ser difícil de tragar, Donald dice que éste junto con otros enfoques que intentan comprender el papel de la mente en nuestra realidad perceptiva son todos dignos de atención. “Los tomo todos muy en serio”, dice.

Michael Brooks es un asesor de New Scientist,y autor de The Secret Anarchy of Science (El Secreto Anárquico de la Ciencia)

FUENTES:
New Scientist
Fuente:http://medicinacuantica.net/

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada