sábado, 23 de marzo de 2013

ANTONIO BRU y NEUTROFILOS: Otra posible cura contra el cáncer enterrada



Ana Meseguer Montalbán
A la memoria de Anita
Corría el año 2005 en España cuando un grupo de investigadores comprobaron en pruebas de laboratorio una nueva forma de detener tumores cancérigenos sólidos. Antonio Brú y su equipo descubrieron que inyectando una sobre elevada dosis durante 8 semanas de un estimulante de un tipo de glóbulos blancos denominado neutrófilos, se conseguía que los neutrófilos rodearan y necrosaran el tumor sólido haciéndolo desaparecer. Realizaron pruebas en cobayas y en varias personas mostrando unas enorme posibilidades de éxito muy esperanzadoras para millones de personas. El estimulante empleado se denominaba Filgrastim existiendo varias marcas farmacéuticas que lo comercializaban legalmente, una de ellas bajo el nombre de NEUPOGEN. Curiosamente, precisamente en España no se puede adquirir en farmacias sin una autorización especial de la Agencia Española del Medicamento quien, por supuesto, no lo autoriza para estos menesteres.
Antonio Brú, profesor de matemática aplicada en la Universidad Complutense de Madrid
Antonio Brú, profesor de matemática aplicada en la Universidad Complutense de Madrid
Antonio Brú fue proyectado entusiasmado en numerosos medios de comunicación como una bomba que dinamitaba directamente la línea de flotación de los inútiles y perniciosos tratamientos oncológicos oficiales existentes. Rápidamente, varios de los esbirros de la FARMAFIA disfrazados bajo el nombre de oncólogos de alto nivel, salieron al contra ataque para desacreditar el potencial de esta nueva posible vía de cura argumentando, como siempre, que no existen estudios realizados. Obviamente, no hay estudios porque ellos mismos no permiten que se realicen.
Muchas personas enfermas de cáncer y desahuciadas por el inútil sistema farmacomédico actual solicitaron formalmente por escrito tratamientos de uso compasivo con este medicamento tal y como la ley contempla en estos casos que no tienen nada ya que perder. La respuesta oficial también por escrito a numerosas personas desahuciadas de las autoridades competentes españolas fue reiteradamente la misma: TRATAMIENTO DE USO COMPASIVO DENEGADO.
A fecha de hoy, estas personas, algunas muy jóvenes, están bajo tierra tras habérseles negado oficialmente la oportunidad de tener una esperanza de salvar su vida. La semilla que sembró Antonio Brú ha desaparecido del mapa y todo su equipo de trabajo se ha volatilizado. El que suscribe estas líneas conoció personalmente a Antonio Brú en esas fechas en su despacho de la Universidad Complutense de Madrid, tras varias semanas de contacto en las que Antonio Brú se ofreció gentilmente para tratar de ayudar a una persona enferma muy cercana a quien escribe, sin embargo, nos fue imposible salvar la vida de Ana luchando contra este corrupto y decrépito sistema en el que vivimos. La Agencia Española del Medicamento denegó oficialmente y por escrito el tratamiento de uso compasivo con NEUPOGEN a Ana, los documentos que lo demuestran están en propiedad de la familia. Se cumple ahora el aniversario del fallecimiento de Ana y los que seguimos aquí no olvidamos y jamás permitiremos que la muerte injusta de nuestros seres queridos haya sido en vano.
De: Antonio Bru Espino [mailto:antonio.bru@mat.ucm.es] Enviado el: jueves, 30 de marzo de 2006 6:25 Para: Plaza, Jorge Asunto: Re: fallecimiento de Ana en Murcia
Querido Jorge,
No te puedes imaginar lo mucho que siento el fallecimiento de Ana. Recuerdo la última conversación que tuve con ella, en la que me dijo que ya no iba a hacer el 2º ciclo, porque estaba cansada de luchar. Recuerdo la sensación que me inundó todo el cuerpo, porque yo sabía lo que aquella decisión significaba, y sabía que Ana también lo sabía. Para mí, estas luchas son trágicas. Y la sensación que me produce el que una chica joven arroje la toalla porque está cansada de luchar, es algo que no puedo describir y que jamás podré olvidar.  La pobre Ana luchó mucho más de lo que se puede esperar de alguien, y se puede decir que ella pudo con la enfermedad.
Quisiera pedirte el favor de que transmitieras a toda su familia mi más sentido pesar por la pérdida de Ana y a tí enviarte mi abrazo más cariñoso.
Antonio Brú Dr. Antonio Brú Departamento de Matemática Aplicada – Facultad de Matemáticas Universidad Complutense de Madrid Avda. Complutense s/n Madrid 28040 telf: 34 91 394 4725
REVISTA DISCOVERY SALUD
Carta del Director de DSALUD al Ministerio de Sanidad Español
Uso compasivo: el ministerio hace lo que la da la gana

El 22 de julio de 2005 el director de la publicación DISCOVERY SALUD, José Antonio Campoy, envió por fax una carta a Mª Teresa de Martín y Martínez -Jefa del Servicio de Tratamientos de Uso Compasivo con Productos Sanitarios del Ministerio de Sanidad- que decía textualmente:
Muy Sra. mía: hemos sido informados de que el Departamento del que es usted responsable está denegando el uso de Neupogén en enfermos terminales de cáncer alegando al parecer que no se conocen los potenciales efectos negativos del mismo. Estamos seguros de que hemos sido mal informados porque ustedes están autorizando hasta productos como la talidomida cuyos terribles efectos son bien conocidos. Por otra parte, hablar de posibles efectos secundarios en casos de enfermos terminales o desahuciados es simplemente una estupidez. Sabemos además que es imposible que ustedes estén negando el uso compasivo en este caso porque ya se ha autorizado en otros y se habría incurrido en una clara prevaricación por agravio comparativo. Sin olvidar que una negativa injustificada puede calificarse como denegación de auxilio.
En suma, le agradeceremos nos confirme que no es cierto que se está denegando el uso compasivo en el caso del Neupogén atentando contra el derecho fundamental a la vida y a la integridad física y moral que recoge el artículo 15 de nuestra Constitución. Atentamente…
Como el lector podrá suponer jamás se recibió respuesta. Pero los movimientos en el ministerio fueron evidentes porque poco después empezó a aceptarse el uso compasivo… pero sólo en casos de hepatocarcinomas y melanomas ya que fueron en esos dos “tipos” de cáncer en los que el equipo de Antonio Brú había obtenido sus buenos resultados. Negándose en todos los demás casos.
Pues bien, a los expertos consultados por Discovery DSALUD tal decisión les parece intolerable. “No hay razón jurídica alguna que justifique lo que se está haciendo -nos diría un conocido letrado especializado en Derecho Sanitario-. Basta comprobar las autorizaciones de uso compasivo de otros productos para demostrarlo. Se está incurriendo en prevaricación”.
¿Quiere una prueba determinante? Un lector de la revista -Armando Uriel Giménez- nos haría llegar una carta con las “razones” que alegó la Agencia Española del Medicamento para denegar la petición de uso compasivo del Neupogén para su mujer. Son éstas:
1) Que el modelo conceptual planteado por el equipo investigador esta alejado de las ideas que sobre crecimiento tumoral se barajan por parte de los grupos oncológicos.
2) Que la información preclínica publicada sobre posibles mecanismos de acción de los factores estimulantes del crecimiento de granulocitos en estas situaciones es mínima.
3) Que la información clínica publicada sobre su potencial eficacia se circunscribe a un único caso en un paciente diagnosticado de hepatocarcinoma lo que no permite alcanzar ninguna conclusión
4) Que los posibles efectos adversos de las dosis que se utilizan, que son muy superiores a las recomendadas en la ficha técnica, no están adecuadamente valorados y se desconocen sus consecuencias en la calidad de vida de los pacientes”.
En otras palabras, se argumenta para denegar el uso compasivo que los oncólogos tienen “ideas” distintas sobre el crecimiento de los tumores de las que plantea Antonio Brú, que la información preclínica en estas situaciones es mínima, que como sólo se ha probado en un caso de hepatocarcinoma no se pueden sacar conclusiones y que el producto a lo mejor afecta negativamente en la “calidad de vida” de los enfermos (todos ellos personas desahuciadas). En suma, se pitorrean de los pacientes y se saltan la legislación a la torera. A ver, ¿qué hace el Fiscal Anticorrupción que aún no se ha querellado contra quienes están permitiendo esta ilegalidad?
El Ministerio de Sanidad vuelve a oler a podrido.
Antonio Brú y su equipo han sido otra gota en el océano de una larga lista de científicos, inventores e investigadores que, a lo largo de toda la historia, han sido ninguneados y anulados por un sistema gobernado y manipulado por un grupo en el poder de dementes y decrépitos criminales sin escrúpulos que manejan a su antojo al resto de la humanidad como auténtico ganado al que tratan de diezmar constantemente. No obstante, esos que nos miran con desprecio desde lo alto han de tener muy presente que nunca ganaran esta batalla contra la gran mayoría ya que, por cada uno de nosotros que muera injustamente, nos levantaremos 10 y por cada 10 que mueran se levantarán 100 más…
DESPERTARES se creó hace algo más de dos años para difundir la verdad, el conocimiento y denunciar la injusticia y la mentira que nos rodea, en ese tiempo ha recibido más de 11 millones de visitas de todo el planeta y cada vez hay más páginas similares de personas sin miedo que no se dejan engañar, jamás podrán callarnos.
Dicho esto, a cualquier persona que tenga dos dedos de frente le deberían asaltar algunas dudas razonables en relación con este caso como las siguientes:
¿Por qué no se han realizado los ensayos clínicos oportunos con esta posible y probable cura contra el cáncer?
¿Por qué Antonio Brú, su equipo y su investigación se desvanecieron tan abruptamente tras aparecer en los grandes medios de comunicación?
¿Por qué las autoridades médicas contradicen la ley impidiendo que los enfermos desahuciados disfruten del derecho del tratamiento de uso compasivo con este medicamento?
¿Cree Vd. realmente que el sistema fármaco médico oficial vela por la salud y el bienestar de una masa poblacional creciente de 7 mil millones de habitantes?
¿Quién será la próxima víctima inocente, alguien de tu familia quizás?
DESPERTARES
Conferencia de Antonio Brú en la Universidad de Castilla la Mancha, Febrero 2007



Neutrófilo estimulado por señales químicas como la E-selectina:

A continuación mostramos los principios básicos de la cura descubierta por el equipo de Antonio Brú publicados por la Universidad Complutense de Madrid.
OFICINA DE TRANSFERENCIA DE RESULTADOS DE INVESTIGACIÓN.
UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID.

Refuerzan la teoría de la respuesta inmunitaria innata como nueva vía en la lucha contra el cáncer

ANTONIO BRU y NEUTROFILOS: Otra posible cura contra el cancer enterrada
Células tumorales (en malva) atacadas por neutrófilos (en rojo). Foto: UCM. .
Investigadores de la UCM y del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona han revisado más de 440 artículos científicos para analizar las evidencias descritas en ellos bajo una nueva luz: el papel de los neutrófilos en el control y potencial cura del crecimiento tumoral. Este estudio de revisión supone un respaldo a una nueva perspectiva en la investigación oncológica.
El equipo ha realizado una recopilación exhaustiva de todos los experimentos publicados en los últimos 40 años en relación con el papel de los leucocitos neutrófilos y el crecimiento tumoral, y ha descrito cómo todos ellos pueden ser explicados con una única teoría que cambiaría el paradigma imperante en la investigación sobre el cáncer y que afirma que el control del crecimiento tumoral estaría relacionado con el sistema inmunitario innato (y especialmente los neutrófilos, implicados en el proceso de inflamación), y no sólo con el sistema inmunitario adquirido (linfocitos e inmunoglobinas, principalmente), sobre el que se dirigen actualmente todos los esfuerzos de investigación para combatir esta dolencia.
La investigación ha sido realizada por un equipo multidisciplinar integrado por el físico de la UCM Antonio Brú, el hematólogo Juan Carlos Souto y el químico e investigador Luis Vila, ambos del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona
Publicado en la revista internacional Medicinal Research Reviews, este estudio supone un impulso a la línea de investigación de Brú, según la cual el crecimiento de los tumores sólidos (la gran mayoría de los tipos de cáncer, a excepción de leucemias y linfomas) puede ser descrito según un modelo matemático y que este modelo implica que la inflamación, si es aguda, puede ser el mecanismo a través del cual se controle el crecimiento de estos tumores hasta llegar incluso a su eliminación.
Cambio de paradigma
Según manifiesta Brú, “las evidencias presentadas en todos estos artículos en cuanto a la capacidad antitumoral de los neutrófilos son muy claras tanto en células aisladas como en modelos animales. Si bien en estos momentos la experimentación clínica es todavía escasa, por ahora unos pocos trabajos parecen llegar a las mismas conclusiones en pacientes afectados por diversos tumores malignos. Sin embargo, aún es necesaria la realización de nuevos ensayos clínicos para validar esta hipótesis que bien puede suponer un cambio de paradigma en la lucha contra el cáncer”.
Para el equipo la importancia de este trabajo se deriva de que más de 440 trabajos de investigación sobre cáncer y centrados en aspectos tan diversos como la introducción de virus o bacterias, ingeniería genética, hipertermia, etc., pueden ser explicados con una misma teoría: el papel del neutrófilo y el proceso inflamatorio como método de control del crecimiento de las células tumorales.
Los datos presentados en este artículo apoyan investigaciones previas realizadas en la UCM relacionadas con la dinámica de crecimiento de los tumores sólidos, que sugirieron la posible eficacia de los neutrófilos como competidores por el espacio peritumoral, lo que les llevaría a su vez a bloquear el crecimiento de las células cancerosas.
Habitualmente la inflamación ha sido considerada como un proceso que puede incluso favorecer la proliferación de las células tumorales. Esto es así, advierten los investigadores, en el caso de la inflamación crónica, que normalmente se combate a nivel clínico.
Sin embargo, cuando la inflamación es aguda los neutrófilos son capaces de competir por el espacio con las células tumorales y producir así la detención de su crecimiento incontrolado y su posterior necrosis. Los investigadores hablan así de un ‘umbral’ en cuanto al número de neutrófilos que circulan en la sangre (y, por tanto, en la intensidad de la inflamación) para que éstos sean capaces de controlar el crecimiento de la masa tumoral y potencialmente curar esta enfermedad.
Este trabajo se encuentra aún en fase de investigación y es necesario llevar a cabo experimentos clínicos a gran escala antes de que sea posible su aplicación en pacientes.
Fuente:

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada