martes, 16 de abril de 2013

Las criaturas más inteligentes de la Tierra serán claves en la comunicación con otras civilizaciones.


Quantcast
El artículo que presentamos a continuación lo redactamos en homenaje al Dr. Bruce E. Fleury, uno de los grandes investigadores de la Inteligencia en los cetáceos.
El lector se habrá percatado que estamos hablando sin duda de los delfines. La especie denominada “Tursiops truncates” , constituye sin duda alguna la criatura más inteligente conocida en nuestro planeta.
Por más que nos cueste reconocerlo desde la faceta humana de considerarse el patrón de medida del resto de las criaturas en lo que al vértice de la inteligencia se refiere, lo cierto es que distamos mucho de igualar al delfín en muchos aspectos, y en especial el sentido ético avanzado inherente a la verdadera inteligencia.
A mayor inteligencia mayor ética, y mayor sensibilidad. El hecho de que los delfines carezcan de extremidades prensiles y por ende de capacidades manipulativas y tecnológicas, les ha permitido desarrollar una inteligencia emocional basada en un sexto sentido que en el ser humano permanece aún atrofiado: La ecolocación compleja. Un sentido que el ser humano ha tratado de emular supliendo con la tecnología, y que no alcanza apenas a comprender respecto del complejo sistema de comunicación integral de los delfines.
Resulta revelador que ya en 1979, en la edición de la revista Cosmic Search: Issue 6, correspondiente a la edición de la primavera de 1979, ya se dedicara un completo monográfico a los delfines en los siguientes términos: ” Los Aliens de los Oceanos” : The Aliens In Our Oceans: Dolphins As Analogs”. (1)
cs06cover1l
La cuestión del desarrollo de una inteligencia avanzada en nuestros océanos lleva investigándose por décadas, sin que hasta la fecha haya podido comprenderse más que una pequeña parte del comportamiento de estas criaturas, que en todo caso han revelado capacidad inmediata de comprensión, imitación y voluntad de comunicación con nosotros. (2).
Tal y como señalaba Fleury en 1979, el conocimiento de los delfines será clave para una futura comunicación con Inteligencias extraterrestres. Y en efecto, tenemos mucho que aprender de ellos y de su sistema complejo de comunicación.
Respecto a nuestras similitudes como especies, Fleury destacaba que el hecho de ser mamíferos e inteligentes, nos colocaba en una zona de coincidencias y diferencias fundamentales en las que millones de años de evolución en un medio más denso que el aire, propiciaron un modelo de civilización basado en la ética, la ecolocación, la comunicación grupal y el desarrollo de la inteligencia emocional.
Las claves de la ecolocación, el denominado sexto sentido, están propiciadas por un desarrollo extraordinario del córtex cerebral y de los tejidos neuronales del delfín,  cuyo cerebro tiene un tamaño superior al nuestro, tal y como se muestra en la siguiente gráfica.
cs06p04l cs06p03bl

El sexto sentido: La ecolocación. 
Una de las características más relevantes de los delfines es el desarrollo de un sexto sentido que en los seres humanos apenas está desrrollado: La ecolocación por ondas ELF. Los delfines y otro cetáceos, pero en especial los delfines poseen la capacidad de emitir ondas acústicas complejas que se desplazan por el agua a 4,5 veces la velocidad del sonido en el aire. Esta capacidad hace fácil comunicar con poblaciones que se encuentran al otro lado del globo en unas pocas horas. La comunicación de los delfines mo se limita únicamente a la emisión de señales biofísicas o vitales, sino a conocimiento, creatividad, emociones y comportamiento social ético, tal y como ya señalaba el Dr. Fleury en 1979. (3)
Recientemente en pruebas de investigación en delfinarios, se ha podido demostrar que los delfines identifican objetos que no pueden ver. El sexto sentido de los delfines no se limita a una señal de sonar, sino que implica conductas complejas basadas en el conocimiento del medio y la toma de decisiones coordinadas con el grupo de forma inteligente y creativa.
Al igual que el ser humano ha desarrollado una cultura social y tecnológica basada en el conocimiento sensorial y percepción visual del medio físico y la habilidad tecnológica, el delfín ha desarrollado la capacidad holográfica acústica, y toda su cultura se basa en la comunicación afectiva y emocional. El complejo mundo de la inteligencia de las emociones, no puede entenderse sin estudiar a los delfines, pues en ellos las emociones profundas y el sentido ético están más desarrollados que en los seres humanos.
La comunicación entre los delfines reviste especial interés, dado que su lenguaje es consuetudinario, armónico, acústico y emocional, de hecho, su espectro de ondas cerebrales reviste un rango más amplio que el humano en el estado alfa y beta consciente. (Entre los 7Hz y los 13Hz) frente al rango de los (10-13Hz) del ser humano, lo que induce a los científicos a pensar que el rango de consciencia en la toma de decisiones de los delfines es mayor que el nuestro.  La consecuencia de esta circunstancia es la mayor creatividad, que se manifiesta de forma espontanea en el delfín en la toma de decisiones y resolución de problemas en su medio natural.
El delfín presenta características únicas que demuestran una inteligencia no tecnológica avanzada: Es capaz de sincronizar coreografías coordinadas con el resto de los componentes del grupo asumiendo roles complementarios instantáneos respecto al resto, algo que en el caso de los seres humanos requiere pacto y ensayo previo. No es el caso de los delfines que toman las decisiones de forma creativa, coordinada e instantánea rotando el liderazgo en el grupo y los roles complementarios sin generar conflictos, y resolviendo problemas complejos, tanto en las cuestiones de aprendizaje, como de subsistencia en el medio y finalmente en las actividades creativas placenteras.
Los delfines practican actividades deportivas en su medio, por el mero placer de divertirse, al igual que los seres humanos hacemos, juegan por mero placer, pero también son conscientes de los peligros que les acechan, y su sistema ético les permite defenderse con inteligencia tan sólo en legítima defensa, para salvar sus vidas y las del grupo. Un delfín puede provocar si lo desea la muerte de su depredador natural (el tiburón), generando un campo de ondas acústicas en círculo y una aceleración de sus saltos, que termina aturdiendo al depredador e incluso poniéndolo a merced de otros depredadores, o arrastrarlo a zonas donde el depredador no puede desenvolverse vitalmente.
Sin embargo, sólo usa estas armas en los casos extremos, y no busca conductas vengativas. Su código ético no se lo permite, tal y como explica Fleury. (4)
Coordinación en salvamentos.
Son innumerables los casos de salvamentos marítimos de náufragos y testimonios agradecidos a los delfines en tareas espontáneas de rescate. El código ético de los delfines y su incondicional atracción hacia los seres humanos, les hace distinguir claramente cuando un ser humano o un grupo de seres humanos está en peligro dentro del medio natural del delfín. Esta circunstancia les hace innovar condiciones coordinadas de rescate de seres humanos en innumerables emergencias desde que se tienen datos contrastados. Un ejemplo de ello, fue la grave tragedia del naufragio del Sirio en 1906, los delfines fueron claves en el rescate de muchos supervivientes que apenas sabían nadar.
Cultivo de granjas marinas de bancos de peces.
Una de las similitudes entre la inteligencia humana y la del delfín, se refiere a la capacidad de dirigir a otras especies del reino animal para su explotación y alimento. Al igual que los seres humanos gestionan granjas de animales de los que obtienen alimento y otros recursos, los delfines dirigen a su antojo bancos de peces para su alimento como si de auténticas granjas marinas se tratara. Su sentido de la ecolocación les permite interactuar de forma coordinada en el aislamiento, agrupamiento y/o dirección de los bancos de peces de los que obtienen el alimento, de una forma creativa e inteligente.
Comunicación entre humanos y delfines y su nivel terapéutico.
Pero sin duda, la comunicación con las criaturas más inteligentes del planeta alcanza su esplendor en las terapias de interacción de los delfines con los niños con necesidades especiales o con capacidades extendidas. No hay duda que la comunicación emocional es una de las claves del delfín y su punto fuerte a la hora de relacionarse con los seres humanos.
Concluímos con Fleury, asintiendo su afirmación necesaria, cuando asegura que existen Inteligencias avanzadas no basadas en la tecnología en el Universo.  Es con esas inteligencias con las que tenemos que aprender a comunicarnos. Para ello, es imprescindible que estudiemos y aprendamos del delfín, ya que sus capacidades, sus valores y su ética nos ayudaran a cambiar muchas de las carencias de un ser humano que ha puesto el énfasis únicamente en la Inteligencia práctica y tecnológica y no en el desarrollo de la inteligencia emocional, que ha hecho evolucionar el sexto sentido de los delfines a lo largo de millones de años. Si realmente queremos comunicar con Inteligencias extraterrestres, no nos quedará más remedio que aprender a respetar, admirar y a comunicarnos primero, con los delfines. Tenemos a la inteligencia más avanzada de la Tierra en situación crítica.
Denunciando las matanzas indiscriminadas de poblaciones de delfines.
Muchos experimentos militares, tránsitos indiscriminados de barcos, interferencias de telecomunicaciones por cableado marino y finalmente la pesca salvaje de los delfines y otros cetáceos, están poniendo en peligro a los delfines y demostrando que el ser humano dita mucho de ser una criatura inteligente, sino un simple depredador tecnológicamente avanzado cuya inteligencia está en entredicho mientras no adopte un código ético de respeto y coherente con el amor al entorno de la naturaleza en la que habita.
La revista NewScientist, en su última edición, dedica un monográfico a la denuncia de las matanzas de delfines en Japón, apelando a los derechos humanos y a la conciencia. (5)
Hacer daño a los  delfines es inhumano, y debería estar penado con un tratamiento legal idéntico al homicidio. Los delfines son criaturas de inteligencia avanzada, más incluso que nosotros mismos. Si ya  Fleury en 1979 nos advertía de las capacidades de los delfines y su sexto sentido, hoy 34 años después, hemos involucionado con respecto al delfín, pues seguimos perdiendo oportunidades de completar nuestra evolución como inteligencias emocionales, hasta que no nos demos cuenta del tesoro que estamos perdiendo como especie en el planeta Tierra.
Fundación EticoTaku 2013

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada