miércoles, 22 de mayo de 2013

Células madre en la sangre menstrual


FUENTE http://espiraldeluna.wordpress.com La sangre menstrual siempre ha sido descartada como desecho residual. Sin embargo, investigaciones científicas han demostrado que el fluido menstrual contiene células madre auto-renovables. Estas proceden del revestimiento del útero (endometrio) que se expulsa durante el período menstrual. El crecimiento de nuevos vasos sanguíneos es uno de los procesos esenciales en el útero durante el ciclo. Los investigadores afirman que el nuevo tipo de células madre que han identificado intervienen en este proceso. Durante el ciclo menstrual, el útero alberga el óvulo y se prepara para el posible embarazo engrosando sus paredes con la aportación de nutrientes y vasos sanguíneos. Si no hay fecundación, el óvulo no fecundado se desprende y se rompen los vasos sanguíneos, con el consiguiente flujo menstrual. Las células madre que se han descubierto en esta investigación están involucradas en la regeneración de nuevos capilares. Los investigadores las han denominado células regenerativas endometriales (ERC). Para detectarlas, han recogido muestras de cinco mililitros de sangre menstrual de diferentes mujeres sanas.
En los cultivos de laboratorio, los investigadores han podido observar que estas células se pueden dividir hasta 70 veces en un periodo de tiempo muy corto. Esta tasa de replicación es significativamente más rápida que la de las células madre que proceden de la sangre de cordón umbilical o de médula ósea, explican los investigadores. También afirman que a partir de estas células madre se pueden obtener diferentes líneas celulares (hasta nueve), entre las que se incluyen células de tejidos de cartílago, de corazón, neurológicos, células de la piel y sanguíneas. Ello significa que existe la posibilidad de que se diferencien en distintos tipos de tejido, entre ellos el cardíaco.
Las investigaciones concluyen que las células de la sangre menstrual tienen potencial para revertir los daños ocasionados por un accidente cerebro-vascular y pueden servir de tratamiento para enfermedades como la osteoporosis, el Alzheimer, el Parkinson e, incluso, la diabetes.
En estudios preclínicos se descubrió que el trasplante de las células regenerativas endometriales puede reducir significativamente las anomalías conductuales e histológicas y tener un efecto protector en las células cerebrales al evitar el avance de la muerte celular experimentado durante una accidente cerebrovascular.
Tras inducir un accidente cerebrovascular, al privar de oxígeno y glucosa a ratas adultas, los investigadores les inyectaron sangre menstrual y descubrieron que aquellos roedores que fueron expuestos a ella presentaron una tasa de mortalidad significativamente reducida, de acuerdo con el estudio. A 14 días del trasplante y accidente cerebrovascular las ratas mostraron mejoras tanto en las anomalías motoras como en las neurológicas.
Además, a diferencia de las que se obtienen del cordón umbilical, estas células aún no han mostrado tener capacidad para inducir o convertirse en un tumor maligno o benigno. Es posible que su uso solvente los problemas de rechazo por parte de los pacientes, además del mencionado potencial ilimitado para reproducirse. Su uso ofrece una gran promesa para el futuro en el uso clínico de terapias médicas regenerativas. Las primeras investigaciones sugieren que posiblemente puedan ser usadas también para el beneficio de otros miembros de la familia que están genéticamente relacionados con la donante, como progenitores, herman@s o hij@s. Por último, su obtención es extremadamente fácil y está libre de controversias morales.
Los resultados proceden de una investigación de un grupo de científicos norteamericanos del Biocommunication Research Institute de Wichita (Estados Unidos), publicados en la revista Journal of Translation Medicine, financiado por el laboratorio de Kansas Medistem, y en el que han intervenido investigadores de la Universidad de Alberta y de la de Ontario, en Canadá. Por otra parte, la empresa Cryo-Cell International en coordinación con la Universidad del Sur de Florida, Saneron-CCEL Therapeutics y el Medical College de Georgia, dirigió otra investigación y ya ofrece la posibilidad de congelar estas células en previsión de un posible uso futuro.

3 comentarios :

  1. Woooow que interesante, encerio *O*

    ResponderEliminar
  2. De donde sacas esta información, lo sacas de alguna página o tu solo lo buscas en libros, lo inventas? De donde es??

    ResponderEliminar
  3. Interesante. Llevo tiempo buscando más información sobre células madres me gustaría saber de dónde sacaste esta información.

    ResponderEliminar