jueves, 2 de mayo de 2013

EEUU acusa a Irán de tener vínculos con Al-Qaeda tras haber utilizado a estos durante años para intentar derrocar a su gobierno

la-proxima-guerra-grupos-terroristas-iran-Jundallah-Logo
A medida que el FBI intenta zafarse de lo que ahora parecen ser revelaciones de que estuvo directamente involucrado en los atentados del maratón de Boston, un diluvio de "historias de éxito" del FBI han sido "casualmente" salpicadas a través de los titulares occidentales. Entre ellos se encontraba un presuntamente "frustrado" ataque terrorista en Canadá, que se informó que era el trabajo de terroristas apoyados por "agentes de Al-Qaeda en Irán." The Globe and Mail, en su informe, "Canadá se une a EE.UU. al alegar que al-Qaeda tiene operativos basados ​​en Irán", afirma:
"Para muchos, fue una sorpresa que la RCMP alegase que dos sospechosos de terrorismo detenidos en Canadá el lunes fueron ayudados por agentes de al-Qaeda en Irán.

El sunita al-Qaeda y el chiita Irán pertenecen a diferentes ramas del Islam que han estado enfrentadas históricamente. Pero en los últimos años las autoridades estadounidenses han afirmado oficialmente que Irán ha permitido a los miembros de Al-Qaeda operar desde su territorio".

Tanto por su valor nominal como después de un examen más profundo, esta afirmación es completamente absurda, divorciada de la realidad, e indicativo del desprecio absoluto que el establishment occidental tiene hacia el público mundial. En realidad, Occidente, los EE.UU., Arabia Saudita e Israel en particular, han apoyado y perpetuado a Al Qaeda con el propósito mismo de socavar o derrocar a los gobiernos de Irán, Siria, Irak, Líbano, Argelia, Libia, Rusia, Malasia, Indonesia, y más allá.

En cuanto a Irán, en particular, el ganador del Premio Pulitzer, el periodista Seymour Hersh dijo en el artículo de 2007 en el New Yorker titulado "La redirección: ¿Es la nueva política de la Administración beneficiar a nuestros enemigos en la guerra contra el terrorismo?" indicaba:

Para debilitar a Irán, que es predominantemente chiíta, la Administración Bush ha decidido, en efecto, reconfigurar sus prioridades en Medio Oriente. En el Líbano, la Administración ha cooperado con el gobierno de Arabia Saudita, que es sunita, en operaciones clandestinas que pretenden debilitar a Hezbolá, la organización chiita que está respaldada por Irán. Los EE.UU. también han participado en operaciones clandestinas destinadas a Irán y su aliado Siria. Un subproducto de estas actividades ha sido el fortalecimiento de los grupos extremistas sunitas que propugnan una visión extremista del Islam y son hostiles a Estados Unidos y simpatizantes de Al Qaeda.

 En un artículo posterior, Hersh dijo en su artículo de 2008 en el New Yorker titulado "Preparación del campo de batalla: La Administración Bush intensifica sus movimientos secretos contra Irán", explicó con una dura crítica la participación de EE.UU. en el fortalecimiento, armamento y financiación de organizaciones terroristas, no relacionadas con, sino descritas como que que realmente eran Al-Qaeda.

Del apoyo estadounidense a Al Qaeda el informe señala:

La Administración podrá haber estado dispuesta a confiar en organizaciones disidentes en Irán, incluso cuando había razón para creer que los grupos habían operado contra los intereses estadounidenses en el pasado. El uso de elementos baluchi, por ejemplo, es problemático, dijo Robert Baer, ​​un ex agente clandestino de la CIA que trabajó durante casi dos décadas en el sur de Asia y el Medio Oriente. "Los baluchis son fundamentalistas suníes que odian el régimen de Teherán, pero también se pueden describir como Al Qaeda," dijo Baer. "Son chicos que cortaron las cabezas de los no creyentes, en este caso, iraníes chiítas. La ironía es que estamos una vez más trabajando con los fundamentalistas sunitas, tal como lo hicimos en Afganistán en los años ochenta. "Ramzi Yousef, quien fue condenado por su participación en el atentado de 1993 contra el World Trade Center, y Khalid Sheikh Mohammed, quien es considerado uno de los principales planificadores de los ataques del 11 de septiembre son fundamentalistas sunitas baluchis.

El informe seguía declarando:

Uno de los grupos anti-régimen más activos y violentos en Irán hoy es el Jundallah, también conocido como Movimiento Popular de Resistencia de Irán, que se describe como una fuerza de resistencia que lucha por los derechos de los sunitas en Irán. "Esta es una organización salafista viciosa cuyos seguidores asistieron a las mismas madrazas que los extremistas talibanes y pakistaníes," me dijo Nasr. "Son sospechosos de tener vínculos con Al Qaeda y también se cree que están vinculados a la cultura de la droga." El Jundallah se responsabilizó del atentado contra un autobús lleno de soldados de la Guardia Revolucionaria, en febrero de 2007. Al menos once miembros de la Guardia fueron asesinados. Según Baer y los informes de prensa, el Jundallah es uno de los grupos en Irán que se benefician del apoyo de EE.UU..

La manifestación de esta conspiración insidiosa puede ser vista en funcionamiento a lo largo de Siria, en donde los terroristas apoyados por EEUU abiertamente operan bajo la bandera de Al Qaeda están encerrados en un baño de sangre sectario catastrófico con el pueblo sirio y el aliado más cercano del Estado de Siria, Irán. El conflicto en Siria expone que las maquinaciones reveladas en 2007-2008 por Hersh, aún se están llevando a cabo hoy.

Claramente, las acusaciones de Estados Unidos y Canadá de que Irán está involucrado de alguna manera en albergar a Al Qaeda dentro de sus fronteras, cuando ha sido Occidente que durante años les ha apoyado específicamente para derrocar al gobierno iraní, son completamente absurdas. En realidad, mientras que Occidente utiliza la presencia de Al Qaeda tanto en Irán como en otros países periféricos para socavar y finalmente derrocar al gobierno iraní, a su vez utiliza estas mismas organizaciones terroristas para inducir el miedo paralizante en las poblaciones occidentales con el fin de consolidar y ampliar el poder en el país.

Fuente: Land Destroyer

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada