uneven
Estados Unidos (y por ende, las bolsas del mundo) experimentaron una recesión económica entre 2006 y 2011, año que marca una recuperación del ingreso en la población. Pero esto no quiere decir que haya más trabajo o que la gente viva mejor: según un estudio publicado por Pew Research, el 1% de los más ricos aumentaron su riqueza en 7%, mientras que el 93% de la población vivió un descenso de esta en un 4%.
Del periodo entre 2009 y 2011, la riqueza de los 8 millones de habitantes con mayores ingresos pasó de 2.5 millones de dólares a 3.1 millones de dólares, mientras que la riqueza neta de los 111 millones de hogares menos privilegiados bajó de 139 mil dólares al inicio del periodo a 133 mil.
Los analistas explican que estas variaciones están calculadas según el valor de propiedades, inversiones en la bolsa y ahorros de la población. Así, mientras el mercado bursátil ha experimentado un repunte desde el final de la recesión (entre 2009 y 2011) que ha permitido recuperar competencia en el valor de las acciones, el valor de las casas de la mayoría de la población se mantiene por debajo de su pico histórico, por lo que la repartición de la riqueza en términos estadísticos sigue siendo desigual.
Dicho brevemente, durante los dos primeros años de recuperación después de la recesión el reparto desigual de la riqueza se ha agudizado. A pesar de que la riqueza neta aumentó estadísticamente (de $35’000,000,000,000 en 2009 a 40’000,000,000,000 en 2011), la diferencia se explica cuando se calcula el valor de las posesiones de una persona o contribuyente (el valor de su casa, su auto, ahorros y otras propiedades) y se le restan sus deudas (hipoteca, deudas, préstamos, tarjeta de crédito y créditos para estudiantes.) El valor de las propiedades –cuya caída fue una de las causas de la recesión del 2006– se ha incrementado considerablemente, pero sigue 29% por debajo de su valor máximo en 2006.
Los analistas afirman que el valor neto de los hogares en 2011 (último año del estudio) ha recuperado el valor que perdió desde el 2005, pero debido a la falta de datos entre el periodo comprendido entre 2005 y 2009 no es posible distinguir un evento o nivel en el que ocurrió el repunte de la riqueza.