© vesti24 / Instagram
La última vez que se llevó a cabo una ola de ataques con bombas en contra de blancos civiles europeos, se le echó la culpa a grupos 'de izquierda' o 'comunistas'. Eventualmente, la verdad salió a la luz y se supo que esos grupos fueron deliberadamente incriminados y los verdaderos culpables eran grupos de tipo 'comando' que trabajaban directamente bajo el eje imperial de la OTAN, lo que es decir EE.UU., sus agentes y simpatizantes ideológicos en Europa.

La idea de esta ola de bombardeos y balaceras era dividir, manipular y controlar a la opinión pública utilizando miedo, propaganda, desinformación, guerra psicológica, agentes provocadores y actos terroristas de bandera falsa para alcanzar los objetivos estratégicos de gobiernos occidentales, en particular el gobierno de EE.UU. Estos objetivos estratégicos eran parte de la ideología de la 'Guerra Fría' de evitar que partidos de izquierda, socialistas o comunistas llegaran al poder ejecutivo en Europa, reduciendo la influencia de EE.UU. e incrementando la de la antigua Unión Soviética.

El año pasado, el presidente del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., el General Martin Dempsey, declaró que el gobierno y el ejército de EE.UU. estaban "desenpolvando su libro de estrategias de la Guerra Fría" para tratar con Rusia y la amenaza de que ganara influencia sobre los países europeos. El Pentágono designó recientemente a Rusia como la amenaza número uno que enfrenta EE.UU. hoy en día. Uno se pregunta entonces cuán cercanamente se sigue la estrategia de la Guerra Fría del Pentágono hoy, y si ello no involucra ataques terroristas de bandera falsa similares en contra de la población civil de Europa para crear un clima de inseguridad bajo el cual más políticas autoritarias puedan ser impuestas sobre la población. Uno también debe preguntarse acerca de la extraña coincidencia de que el Primer Ministro turco Erdogan advirtiera apenas hace unos días que "no hay motivo por el cual la bomba que explotó en Ankara [el 12 de marzo] no pudiera explotar en Bruselas."

¿Pero dónde entra el terrorismo islámico dentro de este esquema?

Usted habrá notado que cada vez que ocurre un ataque de este tipo, se inserta automáticamente dentro de la bien establecida 'narrativa continua' de 'terrorismo islámico'. Por lo tanto, no hay necesidad de proveer ninguna evidencia real para respaldar la declaración de las autoridades occidentales de que un 'bombardero suicida musulmán' tuvo la culpa porque 14 años de propaganda anti-musulmana maliciosa y deliberada significa que todo el mundo 'simplemente sabe' que fueron 'los musulmanes'. Pero con el fin de construir un argumento, juguemos con la idea del bombardero suicida por un momento.

Lo que el 95 por ciento de todos los supuestos ataques suicidas tienen en común, desde 1980, no es la religión, sino una respuesta específica estratégica a la intervención militar occidental (o afiliada a Occidente) y/o la ocupación militar del territorio que los terroristas ven como su hogar, o que estiman mucho. Desde el Líbano hasta Cisjordania en los años 80 y 90, pasando por Irak y Afganistán hasta los bombardeos de Bruselas hoy, es la intervención militar occidental en tierras extranjeras - y específicamente la ocupación militar occidental de ellas - lo que provoca el terrorismo suicida más que cualquier otra cosa.

Pero incluso así no lo creemos. Retiremos la imagen del terrorista lobo solitario de ojos salvajes, y lo que tenemos enfrente es claramente una organización militar muy efectiva, capaz de planear y llevar a cabo ataques complejos y devastadores en el corazón de una sociedad occidental de tecnología punta con un reluciente aparato de seguridad y redes de personal e inteligencia.

Los ataques de Bruselas fueron una operación sofisticada que abarcó varios sitios y que de algún modo evadió toda seguridad digital y física en una ciudad que es efectivamente el Washington, D.C., de Europa, y que se encuentra en estado de gran alerta desde los ataques de París del noviembre pasado, incluyendo la presencia de patrullas militares en las calles, ahora aparentemente permanentes. Los atacantes entonces eligieron dos blancos que están justo al lado de lo que sin duda debieron de haber sido blancos más atractivos para yihadistas decididos a vengar las muertes de sus compañeros mártires.

Mire este mapa de Bruselas:



Bruselas
Tome nota de que el aeropuerto se encuentra a tan sólo un par de kilómetros del cuartel general de la OTAN. Pero al parecer los yihadistas no estaban interesados...

Note también que, dentro de un radio de 200 metros de la estación de metro Maalbeek, los yihadistas tenían la opción de apuntar hacia la embajada de EE.UU., el Parlamento Europeo, el edificio del Consejo Europeo y una cantidad de edificios de la Comisión Europea. Pero una vez más, los yihadistas aparentemente no estaban interesados, y prefirieron atacar civiles, lo que incluye (sin duda) a musulmanes. Recuerde, ésta es la OTAN y la sede de la UE, las dos organizaciones bajo las cuales los bombardeos de Irak, Afganistán, Libia y Siria ocurrieron.

Hay algo más que nos deja perplejos; ¿por qué los ataques de 'terror islámico' siempre involucran 'bombarderos suicidas'? Si alguien tiene el conocimiento para construir una bomba, ¿por qué volarse en pedazos a sí mismo con ella? ¿Es que a estas personas nunca se les ocurrió la idea de alcanzar un blanco, dejar la bomba y retirarse? Más relevante: ¿cómo reconciliamos la perspectiva del 'bombardero suicida' en las bombas de Bruselas, cuando el predominio de heridas en la parte baja de las piernas de las víctimas sugiere fuertemente que se trató de una bomba dejada en el suelo?

Por supuesto, aquí estamos siendo un poco tímidos. Porque la idea de un 'bombardero suicida islámico' es una verdadera bendición para cualquiera interesado en satanizar musulmanes. Aparte del acto de hacer blanco de civiles, el acto de 'bombardeo suicida' - y la falta total de cualquier instinto de supervivencia - tiende a deslegitimizarlo a uno y a su causa (si es que la hay) instantáneamente ante los ojos de la gente normal, y en lugar de eso, lo pinta a uno como un loco irracional y fundamentalista.

Esta campaña de 'terrorismo islámico' en Europa parece ser, por lo tanto, enormemente contraproducente para cualquier agenda de liberación del Medio Oriente de la agresión de la OTAN. De hecho, facilita directamente el mayor involucramiento militar occidental en Medio Oriente sobre la base de 'lidiar con la amenaza terrorista' y, como hemos notado, justifica la implementación de medidas de estado policial en la sociedad europea y 'pone bajo candado' los movimientos de la gente ordinaria.

A lo que estamos apuntando aquí, en caso de que no lo haya notado, es a que los 'ataques terroristas islámicos' son lo más probable una guerra indirecta llevada a cabo por EE.UU. (y otros agentes de gobiernos occidentales) con el objetivo de mantener control sobre sus 'intereses'. Esos intereses son (y siempre han sido) el control sobre el destino político de tanto del resto del mundo como sea posible y, por supuesto, cada vez mayor control sobre el recurso más valioso del planeta: su población humana.

Ahora, esta idea de una 'guerra indirecta' llevada a cabo por gobiernos como una manera de ocultar sus verdaderas intenciones puede ser nueva para usted, pero no es nueva para sus líderes políticos y militares. Al responder a los ataques en Bruselas hoy, el jefe del servicio de inteligencia de Ucrania dijo que él "no estaría sorprendido si resultara que los ataques de Bruselas fueron un elemento de la guerra híbrida en contra de Rusia." Por supuesto, la idea de que Rusia esté detrás de los ataques es irrisoria, y completamente de acuerdo con la campaña antirrusa encabezada por EE.UU.; misma que recientemente incluyó las declaraciones del belicista en jefe de la OTAN en Europa, el General Breedlove, quien acusó a Rusia de crear la crisis de refugiados para "abrumar y romper a Europa". En efecto, Rusia, un país que ha invertido los últimos 6 meses en destruir los ejércitos terroristas en Siria que crearon la crisis de refugiados, ¡es responsable de crear la crisis de refugiados como una forma de 'guerra híbrida' contra Europa! Se necesita ser un psicópata total o estar clínicamente demente (no hay mucha diferencia) para alcanzar esa conclusión.

De modo que la guerra híbrida es lo mismo que la guerra indirecta. Es guerra por medios indirectos aquella en la que un actor busca producir en su oponente el mismo efecto de un ataque directo sin atacarlo directamente, mientras que se le echa la culpa a un tercero. Así que dado que los resultados directos del llamado 'terrorismo islámico' es la renovada justificación del control del gobierno occidental sobre el Medio Oriente y la justificación de controles de estado policíal cada vez más restrictivos sobre poblaciones europeas, ¿quién concluiría usted que se beneficia más de estos ataques? ¿Rusia? ¿Los musulmanes de Medio Oriente y de otros lugares luchando por su 'libertad'? ¿O ciertas camarillas políticas y corporativas occidentales?