domingo, 27 de marzo de 2016

El Agua de Mar en la alimentación y sanación

agua de mar sanacion
En 1.904 René Quinton puso en evidencia la importancia de un equilibrio perfecto entre los líquidos intra y extracelulares, y que los cambios osmóticos indispensables para la vida se hacen gracias al plasma sanguíneo y al mantenimiento de sus características. También demostró que en lugar de plasma sanguíneo se podía utilizar agua de mar isotónica. Su teoría llevada a la práctica contribuyó a salvar miles de vidas de niños con la utilización del plasma marino. Quinton nunca concibió este plasma como un medicamento, sino como un medio natural exactamente adaptado a las necesidades de la célula viva.
Teóricamente estamos diseñados para nacer y vivir sanos. Equilibrados. Sin enfermedades. La enfermedad es la consecuencia de la rotura del equilibrio de algunos componentes del organismo. Un automóvil nuevo funciona equilibradamente. Cuando una de sus partes se daña, todo el vehículo se resiente. Según la importancia del daño puede pararse y no arrancar. El cuerpo humano, salvo en casos de una catástrofe, no necesita que nadie le lleve al “taller-hospitalclínica-consultorio” para ser reparado. El 90% de las enfermedades se curan solas, debido a que los seres vivos son autorreparables. Los humanos somos autorreparables.


El uso del agua de mar como hidratante y nutriente comenzó en 1904, época en la que René Quinton publicó su obra El Agua de Mar Medio Interno. En aquella época, Quinton fomentó la utilización de agua de mar isotónica, pero no divulgó los usos del agua de mar hipertónica, tal como se encuentra en los océanos hoy en día.
El uso del agua de mar como hidratante y nutriente comenzó en 1904, época en la que René Quinton publicó su obra El Agua de Mar Medio Interno. En aquella época, Quinton fomentó la utilización de agua de mar isotónica, pero no divulgó los usos del agua de mar hipertónica, tal como se encuentra en los océanos hoy en día.
René Quinton, descubrió la similitud entre el medio interno animal y el marino, y como consecuencia las posibilidades del agua marina para el cuerpo humano. Utilizando las virtudes del agua de mar, Quinton contribuyo grandemente a reducir la mortalidad infantil, salvando centenares de lactantes de la gastroenteritis o del cólera infantil.
Formuló una serie de leyes, denominadas “Leyes de la Constancia”: en las que postuló que la vida se originó en el mar, y que cada cuerpo humano es como un pequeño océano en el que flotan las células. Si este océano interior mantiene sus condiciones físicas (es decir, su PH, salinidad, temperatura, etc.) similares a las primigenias, el conjunto del cuerpo se mantiene en un estado de equilibrio natural, que es lo que llamamos salud., demostrando la identidad de nuestro medio interno con el agua de mar.
A mediados del siglo XX, dos náufragos, entre ellos Alain Bombard, que lo hizo voluntariamente, y Velasco, fueron los que inconscientemente salvaron sus vidas por beber el agua de mar. Contra todos los prejuicios y tabúes que, todavía, más de 50 años después siguen vigentes, se expuso la capacidad nutritiva e hidratante del agua hipertónica de cualquier océano. Ambos aportaron testimonios irrebatibles de los beneficios que aporta el agua de mar como agua bebible, con características nutritivas, preventivas y curativas.

La Experimentación de René Quinton

Era necesario demostrar, con la experimentación científica, que el Agua de Mar reducida a la isotonía corporal era idéntica al medio interno. En 1897, en el Departamento de Fisiología Patológica del Profesor Marey, del “Collège de France”, tiene lugar la primera experiencia, conforme a los criterios y usanzas de la época:
  • Durante 8 horas, una cantidad de 10,4 litros de Agua de Mar -104% de su peso- es administrada a un perro de 10 kg por vía intravenosa sin el menor inconveniente. La eliminación renal es perfecta a pesar del volumen inyectado.
  • A otro can, desangrado totalmente por la arteria femoral, al borde del colapso, sin reflejo corneal, se le administra Agua de Mar durante 11 minutos: el reflejo reaparece, el perro recobra su conocimiento, se reincorpora y el día siguiente se pasea en todo el laboratorio.
Entre 1887 y 1904, René Quinton experimenta con su tratamiento marino y acumula observaciones que le permiten afinar un “Método Terapéutico” ayudado por profesores, por eminentes jefes clínicos y jóvenes médicos entusiastas. Quinton empieza su Método Terapéutico en los hospitales parisinos, donde está autorizado a intentar resolver casos desesperados: por ejemplo, un paciente con tifus en coma terminal, quién según el pronóstico clínico debe fallecer en el transcurso del día, o un envenenamiento con ácido oxálico, una sífilis, un enfermo de cirrosis hepática, una joven parturienta agonizante debido a hemorragias puerperales, etc.

Agua de Mar Profunda

El agua de mar profunda es la existente por debajo de los 300m. de profundidad. El interés radica en que la composición del agua de mar profunda es muy similar a la superficial, y esta pequeña diferencia hace que manifieste propiedades distintas de gran interés terapéutico. Los hallazgos realizados hasta ahora en los ensayos clínicos nos hacen estar muy atentos a este nuevo agente terapéutico para una posible aplicación de mar profunda en la prevención de enfermedades.
El agua de mar profunda tiene menor temperatura, más densidad, mayor cantidad de fosfatos (4 veces más), silicatos (5 veces más), mayor presencia de una serie de microelementos (Al, V, Fe, Mn, Co, Cu, Zn) Tabla 2, y menor cantidad de bacterias UFC/ml, considerándose libre de patógenos.

El Agua de Mar en la Alimentación



El Aceite de Krill es el único aceite marino que contiene una combinación de tres importantes sustancias: Ácidos grasos omega 3 (EPA y DHA), Fosfolípidos y Antioxidantes.
El Aceite de Krill es el único aceite marino que contiene una combinación de tres importantes sustancias: Ácidos grasos omega 3 (EPA y DHA), Fosfolípidos y Antioxidantes.
Krill: Krill son pequeños crustáceos que se encuentran en el Océano Austral y el Océano Antártico que forman parte del plancton marino, cuyo aceite es rico en fosfolípidos. La extracción del aceite de krill es una tecnología relativamente nueva.
El aceite de krill contiene ácidos grasos omega-3 EPA y DHA en la forma de fosfolípidos que es tan importante para las membranas celulares, sobre todo, en el tejido cerebral. Esto contribuye a la gran estabilidad del aceite, además de la gran riqueza de poderosos antioxidantes.
Sal: Analizada desde el punto de vista químico, la diferencia entre una sal marina y la moderna sal de mesa de uso corriente, resulta abismal. La simple evaporación del agua de mar, deja como consecuencia un residuo sólido, al cual llamamos sal. Este residuo está compuesto por los 84 elementos estables de la tabla periódica.


tablabeneficios (1)
Algunas de las conclusiones obtenidas de los estudios clínicos recientes realizados con el Aceite de Krill NKO® se pueden apreciar, sobre los efectos en dolores articulares, control del colesterol y triglicéridos y en el síndrome premenstrual.

Algunos tipos de sales obtenidas del mar

Sal marina: La sal marina se extrae por evaporación del agua del mar en salinas y es la más apreciada gastronómicamente. En su estado natural presenta formas geométricas anguladas, grandes y limpias.
Flor de sal: La flor de sal, considerada la reina de las sales, tiene un sabor muy sutil; es ligeramente húmeda y crujiente. Se aconseja añadirla en el momento de servir el plato, al final de la cocción. La flor de sal se recoge de manera tradicional al atardecer de los días de verano de la superficie del agua con un tipo de pala especial. En este momento la sal es de un color rosa pálido que, después de secarse al sol, adquiere una tonalidad más blanca.
La recogida debe hacerse rápidamente porque una vez rota la capa de sal, ésta empieza el descenso. A continuación, la flor de sal se pone a secar hasta obtener una flor blanca, de textura crujiente que se disuelve en boca con facilidad y que está considerada una auténtica exquisitez.
Algas marinas: Las algas marinas se han utilizado como alimento humano desde la antigüedad, especialmente en China, la península de Corea y el Japón. Al emigrar a otras regiones, los naturales de esos países han llevado este uso de las algas marinas a sus nuevos países, por lo que pueden encontrarse productos a base de algas saladas, desecadas y frescas en casi todas las partes del mundo. Esta es la base comercial de la industria alimentaria de las algas marinas.


La base principal de los usos industriales de las algas marinas es la obtención de alginato, agar y carragenina, que son espesantes y gelificantes que se extraen de éstas. La utilización de las algas marinas como fuente de esos hidrocoloides se remonta a 1658, cuando se descubrieron en el Japón las propiedades gelificantes del agar, extraído mediante agua caliente de un alga roja. Los extractos de musgo perlado, que es otra alga marina, contienen carragenina y fueron muy utilizados como espesantes en el siglo XIX; mientras que los extractos de algas pardas no empezaron a producirse comercialmente y a venderse como espesantes y gelificantes hasta el decenio de 1930.
La base principal de los usos industriales de las algas marinas es la obtención de alginato, agar y carragenina, que son espesantes y gelificantes que se extraen de éstas. La utilización de las algas marinas como fuente de esos hidrocoloides se remonta a 1658, cuando se descubrieron en el Japón las propiedades gelificantes del agar, extraído mediante agua caliente de un alga roja. Los extractos de musgo perlado, que es otra alga marina, contienen carragenina y fueron muy utilizados como espesantes en el siglo XIX; mientras que los extractos de algas pardas no empezaron a producirse comercialmente y a venderse como espesantes y gelificantes hasta el decenio de 1930.
Las tres algas marinas más importantes utilizadas como alimento humano son varias especies de Porphyra (cuyo nombre vulgar en el Japón es nori), Laminaria (kombu) y Undaria (wakame).
El ciclo vital de Porphyra es complejo y sólo fue dilucidado en el decenio de 1950 por un ficólogo británico. Esto dio lugar a una rápida expansión de la industria del nori, primero en el Japón y más tarde en China y República de Corea. El nori se vende en paquetes (de unos 30 g) de hojas finas, de 10 a 12 cm2, normalmente sin cocer o ligeramente horneadas, y se utiliza para formar el envoltorio exterior del sushi. A veces se come cocido y salado como aperitivo o espolvoreado sobre el arroz o los fideos. Tiene un contenido elevado de valiosas proteínas comestibles.
Las especies de Laminaria se cultivaron por vez primera en el Japón, pero en el decenio de 1950 científicos chinos lograron reducir el tiempo de cultivo de dos años a uno solo, y la producción china creció hasta superar 1,5 millones de toneladas anuales de algas frescas. La mayor parte de esta producción se deseca y se consume como kombu en las provincias costeras, y el resto se utiliza para producir alginato. El kombu se utiliza en una gran variedad de platos de sopas, como ingrediente de un estofado japonés, para hacer encurtidos y como té.
La Undaria es especialmente apreciada en la República de Corea, donde se cultiva en una escala mayor que en otros países. Se trata de un alga menos gruesa y más delicada que el kombu. Suele prepararse y comercializarse en forma de un producto blanqueado y salado, que se almacena a -10 grados Celsius antes de su venta.

Fármacos Obtenidos del Mar

Durante los últimos años, la revolución científica surgida de la genómica y la proteómica ha variado sustancialmente el escenario de búsqueda de nuevos medicamentos. Conociendo mejor el ciclo celular se pueden describir reacciones bioquímicas claves para ser modificadas, obteniendo dianas o targets específicos en que se reduce enormemente los efectos secundarios.
Aunque los océanos contienen una biodiversidad muy superior a la de la tierra, su exploración desde el punto de vista de búsqueda de nuevos compuestos químicos apenas se ha iniciado, y se conocen en la actualidad «únicamente» unos quince mil productos naturales de origen marino, una décima parte de los terrestres.
En 1900 se comercializó el primer producto marino sensu stricto, el ácido kaínico, obtenido de extractos de algas pardas y empleado como insecticida y antihelmíntico. Pero no fue hasta cincuenta años más tarde cuando empezaron a identificarse los primeros fármacos encontrados en esponjas y microorganismos marinos.
La AZT (zidovudina), que marcó un hito en la lucha contra el sida, fue inspirado a partir de los nucleósidos espongouridina, también conocida como Ara-C y espongotimidina o Ara-A, antivirales aislados de la esponja Crytotethya cripta.
La Ziconotida (Prialt), se deriva de la toxina del caracol cono especie Conus magus. Es un péptido de veinticinco aminoácidos que ha sido recientemente autorizado por las autoridades americanas de la FDA para su comercialización para el tratamiento del dolor. Esta conotoxina, junto a otras ω-conotoxinas, que multiplican la eficacia de la morfina con mejor tolerancia.
La Manzamina A, presenta efectos citotóxicos, insecticidas y antibacterianos. Las pseudopterosinas son diterpenos biclíclicos glicosilados, aislados de la gorgonia, o la peudopterogorgonia elisabethae, con potentes efectos antiinflamatorios. Por otro lado, las ecteinascidinas (ET-743, trabectedina, Yondelis) son potentes antitumorales.
En conclusión, ese universo de moléculas pequeñas, pero de extremada sutileza estructural encontradas en muestras marinas, forman un armamento tan fascinante que no es de extrañar que sean calificadas como las medicinas del futuro. Pero la mejor noticia es que la comunidad científica sólo ha explorado la punta del iceberg del potencial existente en la biodiversidad marina.
Fuentes: Boletín de la Sociedad Española de Hidrología Médica. Articulo: El agua de mar en la alimentación y en la terapéutica.
hidromed.org
seawater.org
laboratoiresquinton.com
aquamaris.org
Visto en sanazion 

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada