Cada día se producen millones de desplazamientos, a través vehículos como: coches, trenes, autobuses, aviones. El más seguro de estos medios es sin duda el avión, aunque con un elemento diferenciador de los demás. Ya que si se produce un accidente de avión hay un elevado número de víctimas mortales, convirtiendo un hecho así en una verdadera tragedia.

Esto mismo es lo que ocurriría este sábado en el sur de Rusia, un avión de la compañía Flydubai se estrellaría en el aeropuerto de Rostov del Don causando la muerte de al menos 62 personas. Según el Ministerio para Situaciones de Emergencia de Rusia entre los fallecidos se encontrarían 2 españoles, identificados como Alejandro Álava Cruz y Xavier-Alejandro Curbelo.

En el Boeing 737-800 viajaban 55 personas, 4 de ellas niños, y 7 tripulantes. Todos ellos perecerían a las 3.42 horas de la madrugada (dos horas menos en España), cuando el avión chocó violentamente contra la superficie. La mayoría de las víctimas eran de nacionalidad rusa, aunque también había pasajeros procedentes de Colombia, Grecia, Kazajistán.

Por el momento se desconocen a ciencia cierta las causas del siniestro, pero en las primeras hipótesis se señalan las malas condiciones meteorológicas existentes, viento y mala visibilidad. No se descarta un fallo del piloto, de nacionalidad griega, siendo la primera vez que volaba a este aeropuerto ruso. En todo caso, las cajas negras del avión ya han sido localizadas, por lo que pronto se sabrá lo ocurrido.

Declaraciones
El corresponsal de la televisión pública Rossia 24, revelaba lo siguiente: "El avión se estrelló cuando trataba de dar otra vuelta y no durante el aterrizaje, como se dijo al principio. Hasta ese momento todo era normal: los pilotos se comunicaban con la torre de control y el capitán anunció que daba otra vuelta".

La organización Flightradar24, encargada del seguimiento de vuelos, declaró en Twitter:
"Estaba subiendo después de dar la vuelta, cuando de repente empezó a caer  a una velocidad de 21.000 pies al minuto".

Vladimir Putin, presidente ruso, ha indicado que la atención a los familiares ha de ser una prioridad.
Es el segundo accidente aéreo que afecta a Rusia durante los últimos meses. El pasado mes de noviembre murieron 224 personas en un avión de la compañía rusa  Kogalymavia, al producirse una explosión que se atribuye al Estado Islámico.

Sin duda, un palo para Rusia, que vuelve a ver como muchos de sus compatriotas fallecen en una tragedia aérea. Quizás haya que valorar un cambio en los procedimientos de este tipo de viajes.
FUENTE es.blastingnews.com