jueves, 5 de mayo de 2016

Adiós al secreto del TTIP: Greenpeace desvela el polémico tratado de comercio entre la UE y EEUU


humo-coches.jpg
El texto rebaja las exigencias medioambientales vigentes en la UE.
Greenpeace Países Bajos ha publicado este lunes una serie de textos de las negociaciones que la Unión Europea mantiene con Estados Unidos para la firma de la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP, por sus siglas en el inglés) con los que la ONG pretende "generar un debate informado de un tratado que amenaza con tener implicaciones de largo alcance para el medio ambiente y las vidas de casi 1.000 millones de ciudadanos". Así han reaccionado EEUU y Europa a la filtración.
Greenpeace ha expresado su preocupación en torno a cuatro aspectos relativos a la protección del medio ambiente y los consumidores. Así, ha indicado que aparentemente "se abandonan protecciones medioambientales de larga data" recogidas en la regla de Excepciones Generales, que se remonta a hace 70 años y que se incluye en el acuerdo GATT de la OMC.
Dicha norma, permite que los países regulen su comercio "para proteger la salud o la vida humana, animal y vegetal" o para "la conservación de recursos naturales". Según Greenpeace, "la omisión de esta norma "sugiere que ambas partes están creando un régimen que pone el beneficio por delante" de humanos, animales y plantas.
En segundo lugar, advierte de que según se desprende del texto será más complicada la protección del medio ambiente, puesto que no se hace ninguna referencia a este aspecto hasta el momento en el texto que se está consensuando y ello pese a que el Acuerdo de París llama a mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 1,5 grados centígrados.
En tercer lugar, el principio de precaución, recogido en el Tratado de la UE, no aparece en el texto, mientras que sí lo hace la petición estadounidense de un enfoque 'basado en los riegos' que busca gestionar las sustancias peligrosas en lugar de evitarlas. "Este enfoque mina la capacidad de los reguladores de adoptar medidas preventivas" respecto a sustancias controvertidas.

Secreto para los ciudadanos... no para los lobbies

Por último, según la ONG ecologista, se abre la puerta a un mayor poder de las corporaciones ya que "el sector empresarial tiene oportunidades para participar en la toma de decisiones; para intervenir en las primeras fases del proceso de toma de decisiones".
Mientras que la sociedad civil ha tenido un acceso escaso a las negociaciones, ha denunciado Greenpeace, los documentos muestran muchos casos en los que la industria ha sido consultada y ha tenido un papel privilegiado en el proceso de toma de decisiones. Así, considera que "la opacidad de la UE es debida a la influencia de los intereses de los poderes de la industria".
FUENTE http://www.eleconomista.es

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada