martes, 28 de junio de 2016

Autores y libros CENSURADOS POR LA IGLESIA para CONTROLAR CONCIENCIAS

unsurcoenlasombra.com
censura
Uno de los capítulos más violentos y oscuros de la iglesia católica a nivel mundial, fue la creación y expedición —un 24 de marzo de 1564— del Index Librorum Prohibitorum o Índice de Libros Prohibidos.

Se trataba de un listado de autores y libros que desde el punto de vista más recalcitrante del catolicismo, atentaban contra los dogmas y filosofías de la Iglesia. Fue creado a petición del papa Pío IV y distribuido por primera vez en Venecia. Tuvo más de 40 ediciones, siendo la última en 1948, hasta que en el papado de Pablo VI, el 14 de junio de 1966, descontinuó su impresión.
El antecedente a la creación del Index Librorum Prohibitorum, lo encontramos en el papa León X, quien impuso en la iglesia católica de América Latina, una enmienda para impedir la publicación de libros sin aval del obispo o representante religioso local.
Fue en 1571, cuando la iglesia católica formó la Sagrada Congregación del Índice, órgano que se encargaría de renovar elIndex y actualizar las censuras a obras literarias y demás publicaciones. Estaba integrada por cardenales y otros funcionarios de alto rango dentro del catolicismo.
A finales de 1596, esta congregación ya tenía censuradas más de 2,200 obras, autores y otros impresos. Hasta 1966, la iglesia había prohibido un sinfín de nombres y ediciones, entre los que destacan:
1. René Descartes, considerado hasta nuestros días, un pilar de la filosofía contemporánea y la geometría analítica.
2. Giordano Bruno, quien desarrolló una concepción del mundo opuesta a la de la Iglesia Católica. La inquisición romana lo declaró culpable de herejía por sus constantes afirmaciones contra lo establecido por el régimen religioso, y fue quemado en la hoguera en el año 1600.
3. Thomas Hobbes, filósofo nacido en Inglaterra, autor de Leviatán y gran precursor del absolutismo político. En 1666, religiosos católicos ingleses quemaron sus obras y lo acusaron de ateo. Tras su muerte, en 1679, los religiosos volvieron a quemar sus obras en plazas públicas.
4. Jean-Paul Sartre, tal vez el máximo exponente del existencialismo y premio Nobel de Literatura en 1964. Su obra completa fue prohibida por la Iglesia Católica.
5. Víctor Hugo y sus míticos libros Los Miserables y Nuestra Señora de París, a los cuales la iglesia católica tacha de amorales, explícitamente sexuales y políticamente inexactos.

Otros libros y autores señalados por la Sagrada Congregación del Índice son: el Gran Diccionario Universal, de Pierre Athanase Larousse; El contrato social, y Emilio, de Jean-Jacques Rousseau; Madame Bovary, de Gustave Flaubert; algunas obras del Marqués de Sade; Diálogo sobre los Principales Sistemas del Mundo, de Galileo Galilei; y un breve pasaje de la obra de Miguel de Cervantes, al que la iglesia católica le hizo suprimir en la segunda parte del Don Quijote de la Mancha, capítulo XXXVI, la siguiente frase:
<<…las obras de caridad que se hacen tibia y flojamente no tienen mérito ni valen nada.>>
Como podemos ver, el Index Librorum Prohibitorum censuró a grandes autores y obras, por considerarlos dañinos para la fe católica. Sin embargo, en 1966, tras la suspensión del Index, el Vaticano emitió algunos señalamientos doctrinales en el Código de Derecho Canónico, con lo cual pretendía imponer lineamientos editoriales para la concepción de obras literarias y su posterior difusión en medios de comunicación:
—Los pastores de la Iglesia, en uso de un derecho propio de la Iglesia y en cumplimiento de su deber procuren utilizar los medios de comunicación social.
— Para preservar la integridad de las verdades de fe y costumbres, los pastores de la Iglesia tienen el deber y el derecho de velar para que ni los escritos ni la utilización de los medios de comunicación social dañen la fe y las costumbres de los fieles cristianos; asimismo, de exigir que los fieles sometan a su juicio los escritos que vayan a publicar y tengan relación con la fe o las costumbres; y también de reprobar los escritos nocivos para la rectitud de la fe o para las buenas costumbres.
— A no ser que se establezca otra cosa, el Ordinario Local cuya licencia o aprobación hay que solicitar según los cánones de este Título para editar libros, es el Ordinario local propio del autor o el Ordinario del lugar donde se editan los libros.
—Lo que en este título se establece sobre los libros, se ha de aplicar a cualesquiera escritos destinados a divulgarse públicamente, a no ser que conste otra cosa.
— En las escuelas, tanto elementales como medias o superiores, no pueden emplearse como libros de texto para la enseñanza aquellos libros en los que se trate de cuestiones referentes a la sagrada escritura, la teología, el derecho canónico, la historia eclesiástica y materias religiosas o morales que no hayan sido publicados con aprobación de la autoridad eclesiástica competente, o la hayan obtenido posteriormente.
— En las iglesias y oratorios no se pueden exponer, vender o dar libros u otros escritos que traten sobre cuestiones de religión o de costumbres que no hayan sido publicados con licencia de la autoridad eclesiástica competente, o aprobados después por ella.
— Sin causa justa y razonable, no escriban nada los fieles en periódicos, folletos o revistas que de modo manifiesto suelen atacar a la religión católica o a las buenas costumbres; los clérigos y los miembros de institutos religiosos sólo pueden hacerlo con licencia del Ordinario del lugar.
Opus Dei: La censura sobrevive

Pero aun cuando el Index Librorum Prohibitorum y la Sagrada Congregación del Índice llegaron a su fin, sectores ultraconservadores del catolicismo continuaron y ampliaron las medidas para evitar que los fieles leyeran varias obras literarias consideradas como una agresión a la iglesia.
Actualmente, el Opus Dei —institución derivada del catolicismo, fundada en octubre de 1928 por el sacerdote Josemaría Escrivá de Balaguer, quien en 2002 fue canonizado por el papa Juan Pablo II— se encarga de catalogar las obras y autores para su lectura y hasta su prohibición. Retoma la función hecha en otros tiempos por la Sagrada Congregación del Índice.
Para ello, el Opus Dei estableció seis clasificaciones de libros, publicaciones y autores:
1 – Libros que pueden leer todos, incluso niños.
2 – Lectura en general recomendable aunque requiere un poco de formación.
3 – Los pueden leer quienes tengan formación (puede haber escenas o comentarios “inconvenientes”). Se necesita permiso del director espiritual.
4 – Los pueden leer quienes tengan formación y necesidad de leerlos. Se necesita permiso del director espiritual.
5 – No se pueden leer, salvo con un permiso especial de la delegación.
6 – Lectura prohibida. Para leerlos se necesita permiso del Padre (Prelado).
Actualmente, el Index del Opus Dei contiene más de 60,000 títulos. A continuación, una selección de 50 libros y autores destacados en la lista con clasificación número 6:
1. El extranjero, El Verano, El Hombre Rebelde, y Bodas, de Albert Camus.
2. La obra completa de Karl Marx, incluido el Manifiesto del Partido Comunista.
3. Las Muertas, Los Conspiradores, y Dos Crímenes, de Jorge Ibargüengoitia.
4. Casa con Dos Puertas, Chac Mool y Otros Cuentos, Las Buenas Conciencias, y Terra Nostra, de Carlos Fuentes.
5. Ética para Amador, de Fernando Savater.
6. La Mirada en el Centro, de José Agustín.
7. Lo que Canté y Dije de Picasso, de Rafael Alberti.
8. Kamasutra, de autor anónimo.
9. El último Adán, Playa nudista, 1492. Vida y tiempos de Juan Cabezón de Castilla, Memorias del Nuevo Mundo, El señor de los últimos días, de Homero Aridjis.
10. La muchacha de los Ojos de Oro, y Cuentos Libertinos, de Honoré de Balzac.
11. El Modo de Producción Asiático, de Roger Bartra.
12. Las Flores del Mal, de Charles Baudelaire.
13. Memorias de una Joven Formal, El Segundo Sexo y La Edad de la Discreción, de Simone de Beauvoir.
14. La Tregua, de Mario Benedetti.
15. Caballo de Troya, I, II, III, IV, V Y VI, de Juan José Benitez.
16. ¿Qué es el Socialismo?, de Norberto Bobbio.
17. Decamerón, de Giovanni Boccaccio.
18. Llamadas Telefónicas, de Roberto Bolaño.
19. Hollywood, Factotum, Se Busca una Mujer, y El Hijo de Satanás, de Charles Bukowski.
20. Ciudades de la Noche Roja, y Expreso Nova, de William S. Burroughs.
21. Plegarias Atendidas, de Truman Capote.
22. Las enseñanzas de Don Juan: una forma yaqui de conocimiento, de Carlos Castañeda.
23. La Era de la Información, Manuel Castells.
24. Enciclopedia del Erotismo, La Colmena, Oficio de Tinieblas 5, Cristo versus Arizona, San Camilo 1936, y Rol de Cornudos, de Camilo José Cela.
25. La obra completa de Emil Cioran.
26. Brida, El Peregrino de Compostela, y A Orillas del Río Piedra me Senté y Lloré, de Paulo Coelho.
27. Textos Políticos, Sesenta y Dos Modelos para Amar, Libro de Manuel, y Último Round, de Julio Cortázar.
28. La Dama de las Camelias, de Alexandre Dumas.
29. La mayor parte de la obra de Enrique Dussel.
30. La mayor parte de la obra de Friedrich Engels.
31. La Ciudad de las Mujeres, de Federico Fellini.
32. La Potra, de Juan Filloy.
33. Cien Años de Soledad, El Otoño del Patriarca, y El Amor en los Tiempos del Cólera, de Gabriel García Márquez.
34. Cinelandia, La Nardo, y Solana, de Ramón Gómez de la Serna.
35. Demian, y El Lobo Estepario, de Hermann Hesse.
36. Ulises, de James Joyce.
37. En el Camino, y Los vagabundos del Dharma, de Jack Kerouac.
38. La danza de la muerte, y El juego de Gerardo, de Stephen King.
39. Obra completa de Lenin.
40. La Mudanza, La Visita del Ángel, Alicia tal vez, La Carpa, y El Evangelio de Lucas Gavilán, de Vicente Leñero.
41. Trópico de Cáncer, Los días de Clichy, Trópico de Capricornio, y Ambulancia, de Henry Miller.
42. Poesie d’amore (Ed. Newton Compton), de Pablo Neruda.
43. Los Signos en Rotación y Otros Ensayos, de Octavio Paz.
44. En Busca del Tiempo Perdido: Capítulo IV: Sodoma y Gomorra; y Capítulo V: La Prisionera, de Marcel Proust.
45. Entrevista con el Vampiro, de Anne Rice.
46. Cosmos, de Carl Sagan.
47. Memorias del Convento, Manuel de Pintura y Caligrafía, y El Evangelio Según Jesucristo, de José Saramago.
48. Mitad Oscura, de Luis Spota.
49. La Agonía del Cristianismo, de Miguel de Unamuno.
50. Conversación en la catedral, La Chunga, La orgía perpetua, La tía Julia y el escribidor, Pantaleón y las visitadoras, ¿Quién mató a Palomino Molero?, La casa verde, Elogio de la madrastra, y Los cuadernos de don Rigoberto, de Mario Vargas Llosa.
En las categorías números 2 a 4, aparecen otros autores famosos y libros clásicos como Aura, y La Región Más Transparente, de Carlos Fuentes; Héctor Aguilar Camín, Ignacio Manuel Altamirano, Mariano Azuela , Jorge Luis Borges, A Sangre Fría, de Truman Capote; Lewis Carrol, Confusio, Copérnico, Deepak Chopra, Salvador Dalí, El Origen de las Especies, de Charles Darwin; Charles Dickens, Fiodor Dostoievsky, Umberto Eco, Albert Einstein, Ernest Hemingway, Alfred hitchcock, Franz Kafka, Clarice Lispector, Augusto Monterroso, Vladimir Nabokov, Pablo Neruda, Amado Nervo, Nicolás Maquiavelo, George Orwell, José Emilio Pacheco, Octavio Paz, Benito Pérez Galdós, Edgar Allan Poe, Horacio de Quiroga, Ernesto Sábato, Giovanni Sartori, William Shakespeare, Drácula, de Bram Stocker; León Tolstoi, Oscar Wilde, entre otros.
Para leer y descargar la lista completa de autores y libros clasificados por el Opus Dei, da click en este link:
http://www.opus-info.org/index.php?title=%C3%8Dndice_de_libros_prohibidos
Fuente:siempre889.com/actualidad/autores-y-libros-vetados-por-la-iglesia-el-intento-por-controlar-conciencias/

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada