miércoles, 22 de junio de 2016

‘Cambio: El Camino de la Vida hacia la Verdad’



cambio
Millones de seres humanos en todo el mundo experimentan una crisis existencial, que se manifiesta en la pérdida del significado de la vida, por un vacío interior y la falta de valores reales. Independientemente de las condiciones sociales, económicas o culturales, es una crisis que nos obliga a descubrir que no sabemos reconocernos por lo que somos realmente.
Ya no es una sensación personal o de grupos místicos, es una pandemia espiritual que recorre a la humanidad generando laceraciones espirituales de las cuales no se toma una real conciencia. Es un lugar común hablar de que el mundo enfrenta una crisis, es correcto, pero ¿qué tipo de crisis?
Hasta los años sesenta del siglo XX se hablaba de crisis existencial, ahora lo correcto es hablar de una crisis evolutiva que no es sencillo de resolver porque esta superación requiere de un inmenso trabajo personal y colectivo para asimilar la información consciente de la evolución.
La superación de esta crisis no es algo que pueda hacerse en conjunto sino mediante un trabajo personal, porque como dice el Evangelio “Muchos son los llamados, pero pocos los escogidos” (Mateo 22, 1-14); así, la conciencia es información, energía galáctica que reciben todos por igual, pero sólo algunos están advertidos y pueden procesar esta información.
Sin embargo, la tarea es compleja porque tanto a nivel individual como global es complicado realizar un desapego de todo el residuo de conocimientos y pseudo-conocimientos pasados. Es una tarea delicada y minuciosa para lograr que sea efectiva.
En esta era de la información, esta cuestión de la Conciencia es un tema del que se habla mucho, autores hay que denuncian la aparición de un verdadero “mercado de la nueva conciencia”; en este “mercado persa” de la información hay cosas buenas, valiosas y también muchas baratijas.
Es cierto que toda época de crisis ha tenido sus profetas, mucho más en la presente donde hacer masivo un mensaje es relativamente sencillo, no obstante, entre el que difunde repitiendo casi irracionalmente lo que lee, escucha o ve y quien realmente decodifica lo que está sucediendo, existe un paso importante, necesario de advertir para no caer en el engaño o en la superficialidad.
Se trata en el fondo de una puja entre la conciencia individual y el sistema global que pretende continuar manipulando a la gente.
Entonces, como el viejo dicho que señala que “La mejor manera de esconder un elefante, es en una manada de elefantes”, el mercado está plagado de medias verdades que resultan al final siendo una desinformación que relativiza lo que está ocurriendo.
Entonces, para operar este Cambio de Conciencia, hay que recorrer previamente un Camino de estudio, de comprensión y evaluación de la información que distinga verdades de conceptos religiosos, místicos y hasta fantasiosos.
Es un esfuerzo que requiere tiempo y esfuerzo, es decir, un cambio de Vida que libere del camino las tentaciones del facilismo mediático para alcanzar la Verdad.
FUENTE http://www.accmagazine.com.ar/

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada