miércoles, 29 de junio de 2016

COMO HACER TRAMPA EN LAS ELECCIONES (Y SALIR DE ROSITAS)



Ya están los medios minoritarios y perrofláuticos dudando de nuestra
seriedad como país. Portada del medio conspiranoico por excelencia

El video que verán a continuación fue grabado en Estados Unidos y es un testimonio de un programador de software que fué contratado por el partido republicano para que alterara los resultados de las elecciones norteamericanas y que confiesa que eso fué lo que le pidieron los republicanos: alterar el software de los recuentos para que se manipularan los resultados y se crearan resultados fraudulentos a favor de los republicanos (en este caso a favor de George W. Bush).



El programador advierte que el uso de este software para alterar los resultados es indetectable. Y dice además que la manera de saber si los resultados de una elección son fraudulentos es comparándolos con las encuestas de salida. Si los resultados son distintos a las encuestas de salida, se trata entonces de un fraude. Eso fué exactamente lo que sucedió en las elecciones de 2004 en Estados Unidos: las encuestas de salida (exit-polls) daban como ganador a John Kerry. Pero luego misteriosamente Bush gana las elecciones y no queda rastro del fraude. Limpio y efectivo.


Hay quien a estas horas está señalando a las empresas demoscópicas como ‘fabricantes’ de desilusiones, como si en realidad Unidos Podemos no hubiera perdido, según el ministerio que dirige Jorge Fernández Díaz, 1,1 millones de votos. Pero, ¿qué es más fácil, poner de acuerdo a todas esas empresas del sector amplio que por norma siempre ha apostado a la baja, o llegar a un acuerdo mucho más sencillo, privado y directo con la única empresa responsable del escrutinio?

Si además esa empresa está salpicada por tramas de corrupción como la Púnica; si además su nuevo presidente es desde el pasado año, tras la extraña salida del anterior, el hijo de un conocido político franquista, si además consta que es ex empleado de empresas tan éticas como JPMorgan y compatibiliza sus labores como ‘empleado’ de Juan Luis Cebrián y compañero de Felipe González en el comité editorial de El País, y si el método para recuperar la concesión del recuento por parte de esa empresa y el Ministerio fue más que irregular … Y si por otro lado hemos oído conspirar contra rivales políticos al ministro de Interior, o lo que es lo mismo: al máximo responsable del ministerio encargado de las elecciones, y si resulta que este tipo de fraudes es indetectable de no ser que se fuerce el recuento completo de las actas (cosa que nadie exige). Y si… y si queremos le ponemos faroles de colores y un cartel bien grande. ¿Alguien de verdad cree que si se han visto en peligro y siendo factible no iban a utilizar este método tan democrático para gobernar?

Pero hay quien, en el mejor de los casos (porque otros lo niegan directamente) tiene dudas de si es posible alterar un resultado. Y podemos decir que en el resto del mundo sí, pero aquí como somos muy listos pues igual no se puede.

Un par de apuntes: esto no tiene nada que ver con los colegios electorales, y ni siquiera con los datos que envían los representantes de la administración presentes en ellos al centro de datos. No pueden haber dudas de que hasta ahí todo es correcto. El problema, de existir, es el propio centro de datos. Y dos (porque la traducción no es correcta): las ‘exit polls’ son los sondeos a pie de urna. Que cada cual extraiga sus propias conclusiones.

Pepito Grillo
(Fuente: http://iniciativadebate.org/)

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada