viernes, 3 de junio de 2016

EXPLICANDO EL MITO DE LA CAVERNA DE PLATON

memesdecsociales.com
Platón fue uno de los filósofos griegos más influyentes de la historia y muchas de sus reflexiones y pensamientos se han mantenido fuertes y válidas incluso miles de años después de su muerte, con mucho material para analizar.
Una de sus posturas más interesantes es el mito de la caverna, analogía que a día de hoy deja ciertas incertidumbres y que ofrece una reflexión profunda. Este mito es revelado en el libro VII de la República, siendo el texto con el que comienza el mismo y que se trata de una explicación alegórica de una situación entre el hombre y el conocimiento, según la teoría del conocimiento explicada al finalizar el libro VI, ilustrando la alegoría de la línea.

Mediante el uso de imágenes con una gran fuerza descriptiva, se puede ver la pluralidad del pensamiento de Platón: la teoría de las ideas, la visión de la naturaleza humana y el proceso con el cual obtenemos conocimiento, entre otros aspectos.
Plato nos relata en el mito de la caverna, que existen unos hombres que desde su nacimiento, se encuentran completamente atados del cuello y de las piernas, dentro de una cueva muy oscura.
No sólo son prisioneros debajo de la tierra y su propia sombra, sino que además tienen un campo de visión muy limitado, ya que debido a sus ataduras solo pueden mirar siempre hacia adelante. Al interior de la caverna, hay una luz que ilumina hacia dentro, y la cual proviene de un fuego encendido por detrás de ellos, a una distancia considerable y un tanto elevada.
Platón nos pide que imaginemos un camino elevado entre los prisionero y el fuego, camino en el que hay un muro. En l parte del camino elevado, pasan unos hombres que llevan toda clase de figuras y objetos, mucho más grandes que ellos, algunos de estos objetos tiene forma animal y otros una forma humana. Esos hombres a veces hablan y otras veces no. Por su parte, los prisioneros no han podido ver más que esas sombras proyectadas por el fuego elevado en la caverna desde su nacimiento y  como si se tratase de una pantalla de cine en la que transitan sombras y carentes de una otra forma de apreciar al mundo, creen que esas sombras que ven son objetos reales, pertenecientes a su propia realidad.
Glaucón, el interlocutor de Sócrates, asegura con total convencimiento que los encadenados consideran a las sombras de los objetos como reales ya que no tienen otra opción.
Cada una de las cosas falsas que son proyectadas en la pared para ellos son verdaderas debido a su ofuscación mental y por la obnubilación de los sentidos. Tras eso, Sócrates se cuestiona qué sucedería si uno de los prisioneros fuese liberado y saliese al mundo exterior.
En esa situación, tendría enormes problemas para acostumbrarse a la brillante luz del sol; por lo que para no quedar cegado debería buscar sombras y cosas reflejadas en el agua; y gradualmente se iría acostumbrando a mirar los objetos, para terminar de descubrir toda la belleza del planeta y el universo. Atónito por tanta información, sería capaz de contemplar las cosas con mayor nitidez, en el esplendor máximo de sus figuras y con la riqueza policroma completamente

La otra cuestion que plantea después  el mito es: ¿Qué pasaría si el prisionero liberado volviera a la obscura cueva en la que se encontraba en cautiverio? ¿Los otros hombres encadenados le creerían?
La respuesta es que no y se reirían de él, afirmando que ascender lo perturbó. De hecho, Sócrates no sugiere sino que afirma que si él intentase desatar a los otros prisioneros y hacerlos subir hacia el exterior de la caverna, los otros prisioneros lo matarían en caso de tener la oportunidad ya que se encuentran cómodos en el engaño en el que viven y se pondrían muy violentos por ver cómo su realidad se encuentra amenazada.

2 comentarios :