viernes, 17 de junio de 2016

LA PIEZA QUE FALTABA EN EL "PUZZLE" DE LA MASACRE DE ORLANDO


James Wesley Howell, pieza del plan del que el ataque al club Pulse de Orlan-
do era solo una parte y que se echó atrás al temer acabar como Omar Mateen.

En conexión con la información facilitada por el blog en la entrada EL OSCURO PAPEL DE LOS "CONFIDENTES" DEL F.B.I. EN EL ATENTADO DE ORLANDO, el arresto en Santa Mónica de un sospechoso llamado James Wesley Howell, natural de Indiana y que en el momento de su detención portaba armas y explosivos, parece confirmar que la matanza de Orlando fue planificada por los servicios secretos norteamericanos sin que quepa establecer ninguna conexión con el terrorismo islámico practicado por el ISIS.

Howell afirmó que tanto él como Omar Mateen fueron entrenados por la CIA en prácticas de tiro y uso de explosivos junto con otros cuatro individuos, y encuadrados en equipos de tres hombres que actuarían contra el colectivo gay, uno en Orlando y otro en Los Angeles. Omar habría sido sacrificado para simular que su acción fue una iniciativa individual de un simpatizante del ISIS. Howell se habría perdido en Santa Mónica, siendo detenido por la policía local, que se incautó de los explosivos que llevaba en un coche con matrícula de Indiana. Tras haber confesado al Departamento de Policía de Santa Mónica (SMPD) todo lo relativo a su entrenamiento y que Mateen "debía haber escapado tras su acción", el FBI apareció para hacerse cargo del prisionero e instar al SMPD a guardar silencio sobre el caso. Ya en ese momento la Jefa de Policía de Santa Mónica, Jacqueline Seabrooks, había dado a conocer en su twitter las intenciones de Howell de atacar la celebración del orgullo gay, algo que Saúl Rodríguez, portavoz de la policía, desmintió posteriormente, negando que esas fueran las intenciones del detenido.

La versión oficial de la historia afirma que la madrugada del domingo la SMPD recibió una llamada avisando de la presencia de un sospechoso que merodeaba en torno a una vivienda en el bloque 1700 de la calle 11 de Santa Mónica. Una patrulla se personó en el lugar, procediendo a la detención de Howell y al registro de su vehículo, en el que hallaron tres rifles de asalto, munición de alta capacidad y un cubo de 5 galones que contenía "sustancias químicas aptas para improvisar un explosivo casero", así como ropa de camuflaje. Una fuente anónima de la oficina del sheriff del condado de Los Ángeles reveló que el sospechoso dijo a la policía que iba al desfile del orgullo a buscar un amigo.

Nota de prensa que informa de la detención de Howell, ocultando lo que dos fuentes del de-
partamento de policía han revelado a Truthcatradio: era parte de la Bandera Falsa que se
escenificó en Florida.

Sin embargo, un ex-fiscal del condado de Los Angeles ha denunciado esta versión como falsa, afirmando que Howell se entregó voluntariamente a la policía la madrugada del domingo pidiendo ser protegido de la CIA porque "iban a matarle". De acuerdo con esta fuente, que afirma que la policía de Santa Mónica fue presionada para ocultar la verdad bajo amenazas de procesamiento federal, Howell declaró muy nervioso: "Todo ha ido mal. Cuando llegué aquí, Dan (su presunto contacto en Los Angeles) se había marchado. Esta mañana han matado al cabecilla del ataque de Florida (evidentemente, Omar Mateen). Necesito protección".

También nombró a un segundo integrante del ataque de Orlando, Brandy, lo que coincide con los testimonios que afirman que existió un segundo tirador en el club Pulse. Howell dijo que los seis miembros de los dos equipos fueron contactados a través de un supuesto curso online de cultura islámica, tras el cual fueron trasladados a Virginia donde recibieron instrucción militar: "se nos enseñó cómo disparar y hacer bombas. Todo el mundo sabía su parte, pero algo salió mal … Nos mintieron -dijo- Omar debería estar vivo".


Howell tenía que haber atentado contra la marcha gay del domingo en Hollywood, pero, al saber que un equipo SWAT había abatido a Mateen, comprendió que había sido traicionado por la CIA y buscó ponerse a salvo entregándose a la policía.

Una vez que el sospechoso ha sido puesto bajo custodia del FBI parece improbable que sepamos más acerca de esta trascendental información que convierte el atentado de Orlando en parte de una conspiración para atentar contra el colectivo homosexual simultáneamente en ambas costas de E.E.U.U. El testimonio, corroborado inicialmente por la propia Jefe de Policía de Santa Mónica, y posteriormente por dos agentes que están arriesgando su trabajo y su libertad, pone en tela de juicio toda la versión oficial de lo sucedido el domingo.

Esto se le va a indigestar a más de uno, pero como dijo Leopardi "A los que
hablan del mal se les trata peor que a los que lo hacen". La verdad duele.

(Fuente: http://wearechange.org; traducción, resumen y comentarios: posesodegerasa)
FUENTE http://astillasderealidad.blogspot.com.es

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada