lunes, 13 de junio de 2016

Que signos deben aparecer para empezar a creer en el cambio.



FUENTE  http://lacosechadealmas.blogspot.com.es

Supongo que estas más que harto de promesas, de que en las corrientes de información alternativa se den plazos, fechas, eventos. Que te digan que los mafiosos pierden poder, que hay un plan para liberar al ser humano, que si Nesara/Gesara, que hay incluso confederaciones de todo tipo pendientes de que ese cambio se de, pero pasa el tiempo, y nada. Todo sigue igual, pones la tele y los mismos siguen robando tu dinero, tú sigues siendo igual de pobre, miras al cielo y sigues viendo las mismas estelas de todos los días, la misma hipocresía en la calle, en la política, y tu banco, “y cada vez el de más gente” sigue agobiándote para que pagues los recibos pendientes.
Que debería pasar para que de verdad pudiera creerme toda la morralla que hay en la red, sobre ese cacareado plan para liberarnos, cosa que a mí particularmente me da repelús, ya que la experiencia dice que podemos salir de una y entrar en otra peor.
Hay unas cuantas cosas que deben ocurrir para empezar a intuir un proceso de cambio. A día de hoy lo podemos ver únicamente en las personas, las cuales empiezan a replantearse seriamente todo eso que hasta hace poco creyeron de forma dogmática. Ciertos axiomas van rompiéndose, pero nuestra realidad cotidiana y sus expectativas de futuro parecen estáticas. Mismos perros, distintos collares, haciendo las mismas cosas que otros perros hicieron siglos atrás con nosotros.


En que nos debemos fijar para creer que algo ocurre o hay cambio, estos son los puntos clave.
·   Los cielos deben estar limpios: Este es sin duda el principal factor, te pueden contar mil y un cuentos, pero si sales a la calle y el cielo sigue cubierto de estelas, es que todo sigue igual.
·      Liberación de los medios de comunicación: Son el medio más eficaz para evaluar cualquier cambio. Si la información sigue siendo la acostumbrada y el patrón de corte es el mismo, poca esperanza nos queda. Hasta que los grandes medios masivos no se liberen, la masa no empezara a replantearse la farsa en la que viven, por lo tanto seguirán votando, yendo a la iglesia y creerán que su médico y su farmacia son su mayor aliado.
·    Caída de los imperios empresariales: Mientras las grandes compañías tengan el poder que tienen, poco margen de maniobra nos queda para maniobrar, con las escasas herramientas que el propio sistema no da para operar contra ellas. Hasta que estas compañías no caigan, seguiremos comiendo, bebiendo, respirando y medicándonos con veneno.
·  Liberación de la deuda: Es otro de los eslabones de nuestras cadenas, la omnipresente y perpetua deuda. Una deuda ilegal e ilegítima, la cual nos está siendo impuesta por distintos medios y de distintas formas. Hasta que esto no desaparezca, no habrá cambio que valga.
·  Liberación tecnológica: La tecnología de consumo, a la que se nos permiten acceder, la cual en teoría nos debería facilitar la vida y debería ser eso, un avance, y no un medio para espiarnos, atontarnos y someternos como actualmente.
·     Liberación energética: Otro punto incuestionable y sin duda el talón de Aquiles del sistema, cuando la energía sea libre y gratuita, todo lo demás llegara rodado.
·      Acceso total a la información: Para todo hay una versión oficial, pero esa no es la versión que queremos. Queremos la verdad sin medias tintas, los hechos reales, la historia real y una desclasificación total.
·     Adiós ingeniería social: Esos medios ideológicos por el cual controlan las mentes de las masas, las cuales programan para que crean casi cualquier cosa, con consignas como... “los hombres son violentos”, “todos los musulmanes son terroristas”, “nosotras parimos nosotras decidimos”, “todos nacemos bisexuales”, y un largo etcétera de absurdas ideas que han logrado que vivamos en un todos contra todos y ellos se vayan de rositas.
Estos son los puntos básicos los cuales deben ser innegociables, para empezar a creer que de verdad hay una intención real de provocar nuestra liberación. Lo demás es solo literatura, entretenimiento, estrategias para seguir impulsando la idea de esperar a un líder, un mesías o cualquier otra figura que venga y te arregle la vida.
La esperanza es la que impide el cambio y mientras nos dan estas pildoritas calmantes, nos quedamos con los brazos cruzados volcando nuestra frustración únicamente en redes sociales.
La única forma de que haya una reacción es a través de la acción, es un principio de la física que si no se aplica, no se produce el efecto deseado.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada