domingo, 3 de julio de 2016

David Lynch explica cómo la meditación cambió su vida y su proceso creativo

pijamasurf.com
El director de "Mulholland Drive" ha practicado meditación trascendental 20 minutos 2 veces al día durante más de 30 años. Para él la meditación desarrolla la conciencia y ese es el secreto del éxito
David Lynch es conocido por realizar películas como Elephant Man, Mulholland Drive o Eraserhead, pero también por promover apasionadamente la meditación trascendental. Lynch ha llegado a crear su propia fundación que acerca a la meditación a grupos de estudiantes, mujeres víctimas de violencia, veteranos de guerra, pacientes con VIH, reclusos y a albergues donde los sin techo buscan refugio. El director define la iluminación como la expresión del potencial completo de cada ser humano y ha confesado que cuando empezó a meditar estaba lleno de ansiedad, miedos e ira, los cuales desafortunadamente solía expresar con su esposa. De acuerdo con Lynch tras un par de semanas de meditación estos estados negativos se disiparon, frente a la sorpresa de su cónyuge que se preguntaba a dónde había ido la ira. En sus palabras:
En medio del miedo y la incertidumbre del mundo actual cada niño debe tener en clase un período para internarse en sí mismo y experimentar el campo de silencio y dicha y la enorme reserva de energía e inteligencia que se encuentra en la profundidad de cada uno de nosotros. Esta es la forma de salvar a la generación que viene.
Yo me he sumergido en mi interior a través de la técnica de meditación trascendental por más de 30 años. Ha cambiado mi vida, mi mundo. No estoy solo. Millones de otras personas de todas las edades, religiones y formas de vida practican esta técnica y disfrutan de sus increíbles beneficios.
Según el sitio de su fundación, otras técnicas de meditación la abordan usando tres elementos: atención enfocada, al concentrarse en un pensamiento u objeto, monitoreo abierto, al llevar la atención a la respiración, los pensamientos o el entorno, y trascendencia automática del propio ser, que consiste en experimentar de manera espontánea niveles de pensamiento más calmados y silenciosos que derivan en un estado de alerta relajada. La técnica de meditación trascendental no involucra la atención enfocada ni el monitoreo abierto, es un proceso de trascendencia automática del propio ser que le permite al practicante experimentar un campo de calma en su interior.
Lynch ha sido claro sobre lo que la meditación trascendental ha hecho por su vida y su creatividad. Según explicó en una conferencia cosas como la depresión, frustración, ira o miedo son venenos para el artista y la creatividad, y la meditación ayuda a sosegar las emociones e incrementar la capacidad de percibir detalles y disfrutar el momento. Para Lynch a través de la meditación la intuición crece, “es como un océano de soluciones”. Además el director ha confesado que actualmente disfruta más que nunca hacer películas, pues su flujo creativo y sus relaciones personales están en mejor estado que nunca.
Quizá lo más memorable de contemplar a Lynch hablando de la meditación trascendental y sus virtudes es que podemos apreciar cualidades como creatividad, espontaneidad, alegría y bondad tanto en sus palabras como en su comportamiento. Su mensaje es atractivo pues goza de sencillez; Lynch es capaz de ilustrar fácilmente conceptos que usualmente resultan abstractos y confusos. Como cuando habla de cómo el desarrollo de la conciencia cambia por completo la experiencia humana:
Si tienes una conciencia del tamaño de una pelota de golf, cuando lees un libro tienes el entendimiento de una pelota de golf… pero si pudieras expandir esa conciencia, lees el libro y tienes un mejor entendimiento.
Hay un océano de conciencia pura y vibrante en cada uno de nosotros, está en la fuente de la base de toda mente, en la fuente del pensamiento y también la fuente de toda materia.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada