lunes, 18 de julio de 2016

Es momento de posicionarse: Vivir en conciencia o vivir en psicopatía.



Ha llegado el momento de prepararnos para ir asimilando que somos más de lo que creemos (o nos hicieron creer) que a pesar de llevar vidas redundantes, mínimas y anónimas, no lo son tanto para quienes nos controlan. Nuestras decisiones tienen una consecuencia y hay que empezar actuar con la responsabilidad que debiéramos. Creemos que no influimos que no importamos, somos un número, parte de la masa, pero eso es falso, eso es lo que quieren que creas, ya que la opción contraria es su final. Lo cierto es que en el fondo no sabes quién eres, pero como todos te ignoran, se cruzan contigo y no te reconocen, pensamos que quizás, no somos tan especiales. Hay que abandonar por fin el menosprecio, y empezar a buscar tu verdadera esencia en ti, aquello por lo que hoy vives condenado en esta vida de sufrimiento y hastío, es momento de dejar la desidia y la esperanza, y empezar a hacerse preguntas.
Pasas la página de un libro, cierras una web, miras un video o escuchas una canción, hay  cientos de personas ahí, que reciben los flashes, se ponen medallas o recogen trofeos. Personas que sin que sepas como, un buen día forman parte de tu vida casi de forma obligada, sin mérito alguno. Ascienden hasta lo más alto y sus vidas cambian, ese modelo tipo cenicienta que venden los medios en realidad es ilusorio ya que nadie logra esa fama por méritos propios. Nos venden una historia donde un don-nadie de pronto, se llena de lujos, glamur y fama, mucha fama. Sin embargo tu luchas por llegar a fin de mes, acosado por facturas y en un empleo precario, vamos lo que a todos, por eso es fácil aferrarte a ese sueño o a ese iluso plan B que es la lotería, lo que no sabes, es que si tu vida es miserable, es por el peligro que encierra para ellos tenerte suelto.
De hecho parece que ni existes, pero es lo que debes creer, que no eres importante, que no tienes ningún poder, que solo eres carne y hueso, atado a un documento de identidad, una nómina y unas cuantas deudas. Es esencial que creas eso y que mueras creyéndolo, porque cuanto más lo creas más fácil será reciclarte.




Desde pequeños nos mostraron películas en las que un o una don-nadie un buen día dan un giro su vida y se convierte en un héroe o en una princesa. Es triste, porque son en realidad versiones sobadas, manidas y descafeinadas de lo que en realidad somos, la diferencia es que no somos llaneros solitarios, sino que aquí o somos todos o no somos nadie. Y es ahí donde se apoya su poder, mientras estemos enfrentados unos a otros, ignorantes de todo, fijándonos en  esas ridículas diferencias, las cuales nos programaron para hacernos creer que son justo las que nos hace distintos mejores/peores.
La realidad es que el Ser no las ve y necesita estar junto con Seres como él, necesita esa unión y esa conexión. Es momento en que sepáis que de aquí no se ira nadie en solitario, o nos vamos todos o no se va nadie, ese es el compromiso que asumimos cuando vinimos a rescatar a nuestros compañeros en un principio, aun hoy ese pacto de caballeros está vigente y es el único pacto irrompible que tiene tu Ser, y es lo que hace que más y más vengan para tratar de romper la baraja.
Es esencial saber lo que somos, saber que tenemos conciencia, y es igual de esencial saber que hay personas como nosotros en apariencia, que carecen de conciencia y que solo están aquí para lastrar nuestra búsqueda, evitar que localicemos nuestra esencia y para ello, despliegan todo un catálogo de falsas emociones en el que irremediablemente caemos, porque fueron diseñados para emular, y eso es lo que son, una simple simulación.

Despierta tu conciencia, si es que la tienes.

Lo que nos lleva a tocar el despertar. La conciencia despierta a una realidad en el que la mentira tiene mastodónticas dimensiones y todo esta cimentado en miedos, culpas y falsas apariencias. Un baile de máscaras en el que nunca sabes con quien bailas y si te va a pisar el pie. Unos proyectan la imagen de ser lo que no son y los que de verdad tienen una conciencia esperando ser despertada, quedan atrapados por el influjo de cualquier títere iluminado.
Así que, no todos los que somos en realidad lo somos ¿Que quiero decir? Dentro de este despertar de la conciencia, realmente conciencia hay poca, y conscientes menos. Se ha dado demasiada relevancia a la información, a las diferentes técnicas y métodos, los cursos, los talleres, las meditaciones, la alimentación... Al final lo veo demasiado accesorio, muy vacuo. Parece que fuera más importante competir, saber más, manejar más, ser más sensitivo, tener el tercer ojo abierto, los chakras activos, manejar la energía... No sé, quizá me equivoque, pero me pareció siempre todo muy artificial, aun hoy donde muchos reniegan de la nueva era, sigo viendo lo mismo.
Los mismos difundiendo la misma contaminación por los mismos canales, la misma desinformación circulando por las redes, nuevos gurús controlando mentes con argumentos cada vez más ridículos. Pero ya sabemos cómo funciona esto, se cambia todo para que nada cambie, pero todos a pesar de ello, tropiezan de nuevo. Es frustrante, porque no parece que haya avance, si hay esperanza, pero la esperanza es el enemigo del espíritu que está presto a la lucha. Son tiempos de acción, es importante actuar, y hacerlo de forma consciente, sabiendo que cada acto consciente te saca del engranaje del sistema y te hace partícipe del orden natural.
Nuestra instintiva programación que se centra en seguir al rebaño y valorar solo lo que la mayoría piensa, impide discernir correctamente, apaga toda lucidez de tu mente y simplemente permites dejarte llevar. Esto que parece tan tonto y básico, es lo que hace que seas un engranaje más de esta máquina, da igual que información manejes, los despierto que estés (en teoría) o lo iluminado que te creas, mientras no seas honesto contigo mismo y sigas esforzándote por ser o pertenecer a algo que no forma parte de ti, no existirás para el universo, ya que elegiste el camino de la desconexión.

  ¿Tras todo este artificio donde queda la conciencia?
Hay una pieza con la que pocas veces se cuenta, nos creemos todos iguales, venidos de la misma fuente, todos con conciencia, pero esto es solo un auto engaño. Unos tenemos conciencia y según el grado en el que se encuentre esa conciencia, se manifestara más o menos consciente, pero en esta película hay muchos actores secundarios, que ciertamente deberían llevarse un Oscar a la mejor interpretación.
Son como tú, aparentan muy bien ser como tú eres, como somos todos, simulan tener sentimientos, son realmente excelentes haciendo esto, e incluso simulan preocuparse por los animales, la naturaleza, e incluso los hay que parecen estar despiertos y comparten información. Pero ya está, hasta ahí, si hay algo que he ido observando es que hay claramente personas que manifiestan su conciencia, casi sin darse cuenta, sienten y empatizan. Luego hay otro gran número de “personas” que solo son carne y hueso, carecen de conciencia, solo se manejan con la razón y tratan constantemente de hacerla suya a toda costa, se comportan en las redes como auténticos psicópatas, juzgan, señalan, descalifican y se apropian de pensamientos y reflexiones ajenas, para hacer más realista su propia simulación.




No solo existen gente hueca en el futbol, la política o las tendencias de moda, si de algo me he ido dando cuenta es que en ese movimiento llamado “el despertar de la conciencia” lo que menos hay es conciencia, hay una infección/infiltración de cuerpos huecos, simulando ser conscientes, meditando, hablando de chakras, yendo a reiki y todas esas banales cosas que hacen la mayoría. Si te limitas a observar acabas detectando fácilmente a esta gente hueca, ya que todo en ellos es simulado, son actores solo eso, de ellos no nace nada, su modus operandi es el mismo que tiene el propio sistema: Programa/Patrón/Ritual. Todo forma parte de un método, una costumbre convertida en una forma casi sagrada de llevar a puerto cualquier cosa que hagan, en ellos no hay improvisación y cualquier comportamiento que hagas que no hayan sabido predecir, los descolocara y los hará sacarlos de sus casillas.
Como no son creadores, no son creativos, y no saben adaptarse a ningún cambio o improvisación, de hecho carecen de sentido del humor, que es un signo inequívoco de que hay una conciencia dentro de ti.
Es momento de posicionarse, es momento también de unirse, ir detectando a esos que solo son parte de una mala copia de nosotros, que simulan y crean discordia entre nosotros. Es momento de empezar a unir intereses, ahora somos nosotros contra ellos. Cuando digo ellos, no trato de crear una guerra, pero sí que poco a poco se les vaya detectando, y que acaben quedando aislados.
Sé que puede sonar surrealista, sé que muchos lo verán ridículo ¿Es imposible que existan personas sin alma? No solo existen, sino que son muchos más de los que piensas, están en tu familia, en tu trabajo, son algunos de tus amigos, están en Facebook, están en la TV, están sobre el escenario y tras bambalinas, están en todas partes. ¿Es paranoia? Puedes preguntarte… un chalao sin pruebas, otro conspitonto más, bueno allá tú.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada