jueves, 28 de julio de 2016

QUIEN ES REALMENTE SATANAS ?

mparalelos.org
plantillamp

Si Dios fue el creador de todo, entonces creó al Diablo… Esto nos lleva a preguntarnos: ¿Formaría parte de Dios el mal, además del bien?…
Según las religiones antiguas como el cristianismo, el Diablo es un ser sobrenatural maligno, y tentador de los hombres. En el Nuevo Testamento cristiano se identifica a este ser con el Satán hebreo del Libro de Job (1:6-8) en la Biblia, con el Diablo del Evangelio de Mateo (4:8-10), con la serpiente del Génesis (3:1-5) y con el gran dragón del Apocalipsis (12:9), todos como un solo personaje.
Algunas corrientes de brujería moderna consideran que la figura del Diablo se ha tomado de la figura del dios pagano de los brujos, asimilada a Satán en los primeros siglos del cristianismo. Pero son rigurosos al establecer que no existe ninguna relación fuera de la etimológica entre su Diablo también llamado Divell y el Diablo cristiano. Gerald Gardner, el fundador de la Wicca, hace mención de este Divell convertido en Diablo en su libro Witchcraft today (1951), como una forma mitológica del antiguo dios europeo de la Naturaleza. Desde el punto de vista del Satanismo laveyano no es una deidad, sino una representación de los instintos carnales.
Quienes creen en una Presencia o una Conciencia Universal, el bien y el mal estarían presentes en la misma entidad. En todo el Universo coexistirían los polos negativo y positivo. El bien y el mal, la oscuridad y la luz, convivirían en el Cosmos, en Dios, en una única conciencia universal y en cada ser.

El bien y el mal cohabitan en la Conciencia Universal

Los psicólogos María Mercedes y Vladimir Gessen cuentan en su libro ¿Quién es Dios?, que en una ocasión visitaron una comunidad Inuit (esquimal) en el Círculo Ártico. Ellos narran: “Vimos entonces una escultura que tenía un rostro humano en el frente, y donde sobresalía una cara de águila de su lado izquierdo. Le preguntamos al guía de qué se trataba y nos ilustró: – Es el rostro del Creador…
Preguntamos, ¿El creador tiene dos caras? y nos respondió: – Dos no, tres… Acto seguido vimos la escultura por detrás y en su parte inferior debajo de la espalda del humano y del águila estaba otro rostro de un ser humano pero con cara adusta… ¿Quién es?, inquirimos… – Es el rostro oculto, el lado oscuro del Creador… nos afirmó el guía.
Tres_caras
Escultura Inuit que muestra las tres caras del Creador
Si lo llevamos a las religiones monoteístas del pasado, como la Judía, la Cristiana o el Islam, es como si Dios y el Diablo fueran una sola entidad. Pero, si lo tratamos de explicar racionalmente tendríamos que compararlo con la polaridad de los campos magnéticos estelares, o del electromagnetismo.
En cada caso están presentes polos positivos y negativos. Lo hemos experimentados en dos imanes cuando sus polos iguales se repelen y los distintos se juntan.
La ciencia física acepta la existencia de campos magnéticos cosmológicos y que las galaxias incluyen campos magnéticos que se extienden a toda su estructura, igualmente se observa que dichos campos se encuentran, de la misma manera, fuera de las galaxias y podrían estar presentes en la totalidad del universo visible.
Estamos hablando de un magnetismo universal contentivo a su vez de una polaridad positiva y de una negativa.
En el plano religioso estaríamos diciendo que el bien y el mal están presentes en un mismo ser. Independientemente de que tipo de ser.
Si hablamos del reino animal, el mantener los dos comportamientos, el negativo y el positivo, permitiría la supervivencia de la especie a través de la cadena alimenticia, el lado positivo sería el aporte de cada especie a la vida y el lado negativo, la agresión necesaria para comer y sobrevivir.
Si hablamos del ser humano, tenemos que apelar a su propia conciencia y preguntarle ¿No siente Usted lo que es bueno y lo que es malo? ¿Es Usted cien por ciento bueno? ¿Nunca hizo nada malo?…
Una cosa es cierta, hay seres humanos que tienden a una conducta propensa hacia a la bondad, y otros proclives a la maldad. Aceptamos como posible que una buena parte de la humanidad tiene una cara humana, positiva y una cara oculta, la del lado oscuro de la humanidad.
Si vamos a la Tierra, más allá de su campo magnético y de su polaridad, tendríamos que concluir la presencia de un lado que le canta a la vida, a la construcción y el perfeccionamiento, a lo positivo, y otro flanco que tiende a la catástrofe, al cataclismo, a la desgracia, a lo negativo.
Los seres humanos estaríamos hechos a semejanza de Dios, dicen los libros sagrados de las religiones antiguas, y como hemos analizado, apreciamos que el bien y el mal coexisten en los seres más simples, y en los más complejos.
Si los humanos tenemos analogía con Dios y sí además formamos parte de Él, el Creador también tendría el bien y el mal en su seno, dentro de su conciencia.
Uno de los principios fundamentales del pensamiento del Dios Universal es que en todo el Universo coexisten los polos negativo y positivo. La oscuridad y la luz conviven en el Universo y en cada ser.
En todo el Universo coexisten los polos negativo y positivo. El bien y el mal, la oscuridad y la luz conviven en el Universo y en cada ser.
Es a nivel de conciencia personal que se puede seleccionar a cuál de los dos polos seguiremos, para dictaminar nuestra conducta.

Igual dilema y contradicción se mantiene en la Conciencia Universal o Dios

Si la mayoría de las conciencias de los seres escogen el Mal, la Presencia Universal o Dios tenderá a ese polo, si por el contrario los seres vivientes en el Universo optan por el Bien, en la Conciencia Universal o Dios se fortalecerá el polo positivo.

En la Biblia

En el Nuevo Testamento se explica el origen del Diablo como uno de los ángeles de Yahvé que se hizo malvado (Juan 8:44). Se infiere que es una criatura espiritual de la familia Angélica de Yahvé Dios (Job 1:6). Según manuscritos antiguos (como la Biblia Vulgata Latina de San Jerónimo), el nombre real de él en el cielo era Lucifer y se le cambió el nombre a Satán (adversario) por estar en contra de Dios, a causa del deseo por la adoración que todas las criaturas inteligentes rendían al Creador (Mateo 4:9).

Según la Biblia

El texto de Isaías (Is. 14:12-15) parece referirse a esta historia. El último versículo de este texto muestra que este relato se aplica a un hombre (proverbios contra el Rey de Babilonia), aunque indirectamente está dirigido a Satanás (ver Isaías 14:4). El relato habla de su ambición por llegar más allá de las estrellas de Dios, en la Biblia se suele referir como ‘estrellas’ a los reyes de Israel (y posteriormente de Jerusalén) del linaje de David descendiente de Jacob (Números 24:17).
Otro texto habla sobre este tema, y se encuentra en Ezequiel 28:12-19, en donde se profesa una advertencia sobre el rey de Tiro; que describe muy bien el origen del Diablo o “Lucifer” (portador de la luz). También habla que en un momento determinado de la historia, “para siempre dejará de ser”, dando a entender la victoria de Dios sobre el Diablo; que tiene su punto fundamental en la crucifixión de Jesús y tendrá su culminación en el “día de Yahvé”, es decir, en la Segunda venida de Cristo (Jeremías 51:44; Hageo 2:6,7). Un tercer mensaje con características similares encontramos en Ezequiel 31:1-18. Allí se dirige un mensaje para el rey de Egipto (nuevamente con un mensaje doble: para el monarca humano y al mismo tiempo para Satanás).
El apóstol Pedro indicó que el Diablo que es como un león rugiente que trata de devorar a quienes están en ignorancia (Primera de Pedro 5:8). El libro del Apocalipsis también describe al diablo como un ser colérico que conoce que le queda un corto espacio de tiempo, y que fue arrojado abajo a la tierra, según Apocalipsis 12:12.
El Demonio en la Catedral de Vitoria.
El Demonio en la Catedral de Vitoria.

Amalgamados por la soberbia

Puede apreciarse que en un mismo mensaje tiene doble destinatario: va dirigido a Satanás pero también a un engreído rey humanoide. Para llegar a la comprensión de ese tipo de textos es importante tener en cuenta que en nuestro ámbito humano pueden darse dos casos completamente opuestos:
Por un lado, encontramos que el hombre ‘fiel’ tiene a Dios en su interior y pasa a estar guiado por el Espíritu de Dios (Romanos 8:14; Gálatas 2:20). Quien ejercita la justicia es justo … y es de Dios (1.ª Juan 3:2,7).
Pero, por otro lado, el diablo siempre intenta apoderarse de la conciencia de las personas:
“Velad, porque vuestro adversario el diablo, … anda alrededor buscando a quién devorar.”
1.ª Pedro 5:8
“No sea que llevado de la soberbia venga a caer en la misma condenación en que cayó el diablo.”
1.ª Timoteo 3:6
“Asimismo, Satanás el ángel caído parece actuar principalmente sobre las conciencias de aquellas que tienen más poder (1.ª Samuel 19:9; 1.ª Crónicas, 21:1,7), y en muchos casos consigue perdurar ya que… hay en medio de ellos un espíritu de corrupción, no conocen al Señor”
Oseas 5:4
“Desde su caída, el diablo continúa pecando a través de los hombres que se dejan influenciar por él.”1.ª Juan 3:8
“Quien comete pecado, del diablo es.”
1ª Juan 3:8
Precisamente cuando el diablo consigue ser el guía de una persona, esta hará su voluntad y de esa manera, ambos pasan a actuar como una unidad (Juan 6:70). Esa “unidad” era a la que se refería el profeta cuando expresaba:
Señor! … Tú, al azotar al soberbio heriste al dragón.
Isaías 51:9; Jeremías 50:31
La soberbia es lo que se recrimina con mayor énfasis a los líderes terrenales “amalgamados con el demonio” tal como lo era el rey de Tiro, también el faraón de Egipto (Ez 32:2), o el rey de Babilonia (Jer 51:34), entre otros… que son casos en los que Dios se dirige a ellos utilizando la palabra hebrea tanniyn traducida como “dragón” o “monstruo”.
Se puede agregar que tanto en Ezequiel 28:17 como en 31:10 se usa la palabra hebrea gabahh, que se traduce como soberbia. Por eso, las palabras dirigidas al rey de Tiro (o al faraón, o al rey de Babilonia) están al mismo tiempo dirigidas a Satanás.
Mara_demon_nat_and_Buddha
Mara conocido como el demonio en el budismo, intentando tentar a Buda. Coincide con la tentación de Cristo en el desierto por Satanás.

Sus nombres y representaciones

Los nombres más comunes o conocidos con que se nombra al diablo en la Biblia son: Lucifer, Satanás, Belial, Samael, antigua serpiente, gran dragón, Jaldabaoth, el dios negro, el dios de este siglo y el padre de la mentira. En la República Dominicana y al resto de América Latina, se ha adoptado algunos sinónimos como son: Diale, Diantre y Diache.
Es quien crea y dirige a la Bestia (estructura de poder imperial). El número del diablo, considerado la Marca de la Bestia, es el seiscientos sesenta y seis (666).
En cambio en el budismo, se le conoce como Mara, quien intentó evitar que el Buda Siddharta Gautama alcanzara la iluminación y destruyera el Ego. En el hinduismo, se le conoce como Iama o Yama, como es el dios de la muerte, el señor de los espíritus de los muertos y guardián del inframundo.
En las culturas andinas, en los Departamentos de Oruro y Potosí en Bolivia, los mineros lo conocen como el tío de la mina. Esta representado con la imagen del diablo, según sus creencias, es el guardián de las minas y su imagen es venerado por los mineros con ofrendas similar a los santos, aunque nada que ver con rituales satánicos. Según la fe de los mineros hacia el tío, es para que no les falte las riquezas.
La chicua en la llanura amazónica del Perú, según la mitología amazónica, es considerado un maligno “diablo” enviado por algún brujo malero, o uno de estos brujos que busca vengarse de alguien. Cuando canta cerca de una casa la gente se pregunta a quién habrá venido a buscar ese maldito pájaro.
El Ángel Caído (1877, Parque del Retiro, Madrid), obra de Ricardo Bellver inspirada en El paraíso perdido de Milton.
El Ángel Caído (1877, Parque del Retiro, Madrid), obra de Ricardo Bellver inspirada en El paraíso perdido de Milton.

Lucifer

En la tradición cristiana, Lucifer representa al ángel caído, ejemplo de belleza y sabiduría a quien la soberbia condujo a los infiernos, transformándose en Satanás. Sin embargo, otras interpretaciones le atribuyen este nombre al mismo Jesús, como auténtico portador del título “estrella de la mañana”, principalmente basado en los textos 2 Pedro 1:19 y Apocalipsis 22:16.

Satanás

Satanás es una figura que aparece en los textos de las religiones abrahámicas que trae el mal y la tentación, y es conocido como el engañador que conduce a la humanidad por el mal camino. Algunos grupos religiosos enseñan que se originó como un ángel que cayó en desgracia con Dios, seduciendo a la humanidad en los caminos del pecado, y quien tiene el poder en el mundo caído. En la Biblia hebrea y el Nuevo Testamento, Satanás es principalmente un acusador y adversario, una entidad decididamente malévola, también llamada el diablo, que posee cualidades demoníacas.
Iglesia de San Carlos Borromeo. Fresco de Johann Michael Rottmayr (1714): Alegoría de la fe Diablo vencido por la fe.
Iglesia de San Carlos Borromeo. Fresco de Johann Michael Rottmayr (1714): Alegoría de la fe Diablo vencido por la fe.

Mandinga

Mandinga es el nombre que representa el diablo en algunas regiones del Sudamérica, al aparecer como un ser humano normal, con la intención de presentarse una apariencia más amigable. De esta manera, según el mito, podría lograr tentar más fácilmente a las personas. A pesar de ello la creencia afirma, también, que al alejarse deja un característico olor que nota su presencia.

Judaísmo

En el judaísmo no hay un concepto claro acerca de la personificación de este personaje a diferencia de religiones como el cristianismo o el islamismo. En hebreo, la palabra bíblica ha-Satán significa “el adversario” o “el obstáculo”, o también “el perseguidor” (reconociendo que el Dios Yahvéh es visto como el juez último).
En el Libro de Job, ha-Satan no es un nombre propio sino el título de un ángel gobernado por el Dios Yahvé; él es el jefe ‘perseguidor’ de la corte divina. En el judaísmo, ha-Satan no hace mal, le indica a Dios las malas inclinaciones y acciones de la humanidad. En esencia, ha-Satán no tiene poder mientras que los humanos no hagan cosas malas. Después de que Dios señala la piedad de Job, ha-Satán le pide autorización para probar la piedad de Job. El hombre justo es afligido con la pérdida de su familia, de sus propiedades, y más tarde, de su salud, mas él sigue siendo fiel a Dios. Como conclusión de este libro, Dios aparece como un torbellino, explicándoles a los presentes que la justicia divina es inescrutable. En el epílogo, las posesiones de Job son restauradas y él obtiene una segunda familia para “reemplazar” a la primera, que murió.
Lucifer_waiting_for_the_Last_Judgement_Livre_de_la_Vigne_nostre_Seigneur_f._067v_1450-1470
En la Torá, este perseguidor es mencionado varias veces. Un momento importante se presenta en el incidente del becerro de oro. El perseguidor es el responsable por la inclinación al mal (yetser harah), de todos los hombres. En la Torá, él es el responsable de que los hebreos construyeran el ídolo (becerro de oro) mientras Moisés estaba en la cima del monte Sinaí recibiendo la Torá de parte de Dios. En el Libro de las Crónicas, el perseguidor incita a David a hacer un censo ilegítimo. De hecho, los libros de Isaías, Job, Eclesiastés y Deuteronomio tienen pasajes en los que el Dios Yahvé es mostrado como el creador del bien y del mal en este mundo.

Representaciones en imágenes

La imagen del Diablo ha sido representado de varias formas, hasta el momento la imagen más popular es representado como una bestia (con cola, cuernos y patas de cabra con un trinche en su mano), además de color rojo por proceder del infierno. Si bien este personaje, se ha hecho popular en caricaturas cómicas o en algunos anuncios publicitarios. Otros lo han representado con la imagen de una cabra, como el Macho cabrío, aunque tergiversada. Pues la imagen del macho cabrío representaba al Dios del pan de aspecto divino, tras la inquisición la cultura cristiana se asoció a Satanás. También con otros animales como el carnero, el cerdo, el cuervo, el lobo, el sapo, el mono, el gato negro, el perro de raza Rottweiler, la rata, la serpiente, el dragón o hasta con un tiburón blanco, ambos también tergiversadas. El caso del carnero por sus cuernos, aunque en la cultura cristiana también el carnero ha sido asociado como el cordero de Dios y que representa a la paz. El cerdo sólo por ser considerado un mamífero mundano y que representa como uno de los 7 pecados capitales como la gula, aunque con ciertas contradicciones porque el cerdo para judíos y musulmanes es un animal sagrado y que se sacrifican a los antepasados. El caso del cuervo que según algunas supersticiones de la época medieval, que cuando una persona moría y se presentaba un cuervo este se llevaba su alma hacia un mundo oscuro y es por eso que se le daba mala fama, si bien en otras culturas como en los mayas y los esquimales el cuervo era considerado un animal sagrado.
Backer_Judgment_(detail)
Los cuernos de una cabra y un carnero, piel de cabra, las orejas, la nariz y los caninos de un cerdo, es una representación típica del Diablo en el arte cristiano. La cabra, el carnero y el cerdo han sido asociados consistentemente con el detalle de una pintura del siglo XVI por Jacob de Backer en el Museo Nacional de Varsovia en Polonia.
El caso del sapo según en la cultura cristiana, representaba el pecado y la muerte y una forma como un demonio podía encarnarse, aunque en la cultura del imperio incaico, los nativos de las regiones andinas el sapo era considerado un animal sagrado y de buena fortuna.
El lobo por ser considerado en la época medieval la encarnación del mal y de las tinieblas, aunque en la tradición grecorromana, el lobo era una de las formas de representar al Dios Zeus, considerado un animal sagrado y divino para otros dioses como Marte y Apolo, aparte de ser considerado una buena criatura por proteger a Rómulo y Remo. El caso del mono por ser asociado como los bajos instintos, la sensualidad y los vicios, si bien en la cultura india, el mono era uno de los avatares del famoso Dios Shiva de carácter sagrado.
El gato negro porque en la edad media, se creía que el Diablo se encarnaba en este animal y que era la mascota preferida por las brujas y que representaba la brujería, aunque en el antiguo Egipto sin importar el color de todos los gatos, eran considerados sagrados y divinos, además protectores contra espíritus malos. En una de las pinturas, la Diosa Bastet es representada con una cabeza de gato negro.
El perro de raza Rottweiler originario de Alemania, se creía que era la encarnación del Diablo en la época medieval por su color negro y amarillo fuego, incluso se llegó asesinar aquella época a estos animales basadas por sus supersticiones. La raza de este animal, se hizo popular en la película de terror de 1976 como La profecía, el compañero fiel del Anticristo, basada en ciertas supersticiones medievales. Aunque para la iglesia católica, todos los canes sin importar a las razas que pertenezcan, su santo patrón es San Roque. El caso de la rata según ciertas supersticiones, en sueños representa la cara de los demonios o la brujería, aunque en la India la rata es considerado un animal sagrado y que representa en vehículo del Dios Ganesh.
Devils_Matfre_Ermengau_Breviari_damor_1288
El dragón que según los cristianos, heredaron la idea hebrea que aparece en el Apocalipsis, del apóstol Juan, y en otras tradiciones posteriores. En el arte cristiano del Medievo simboliza el pecado y al aparecer bajo los pies de los santos y mártires representa el triunfo de la fe y los reinos cristianos sobre el diablo. La leyenda de San Jorge y el dragón, ilustrada en la figura de la derecha, muestra claramente este significado. En el simbolismo medieval la idea de lucha contra dragones sirvió para fortalecer la motivación de los reinos cristianos. Se presentaban a menudo también como representaciones de la apostasía, la herejía y la traición, pero también de cólera y envidia, y presagiaban grandes calamidades. Varias veces significaban la decadencia y la opresión, aunque sirvieron también como símbolos para la independencia, el liderazgo y la fuerza. Además se puede apreciar en algunas imágenes como en pinturas la representación del Arcángel San Miguel peleando con el Dragón. Para algunas tribus antiguas de Europa y el Lejano Oriente, el dragón era y es considerado un animal sagrado de aspecto divino y guardián de los tesoros. Incluso simboliza la sabiduría y es representado como parte de las artes marciales orientales.
Eglise_Saint-Vincent-de-Paul_-_Décor_façade_-_Adam_et_Eve
El Diablo representado como una serpiente.
La serpiente inspirado en el Génesis de la Biblia, representa el pecado, la tentación y la mentira, basado en la tentación de Adán y Eva y donde se ha representado la imagen de la Virgen María pisando una serpiente. Aunque dentro de la cultura judeo-cristiana hay ciertas contradicciones, porque también la serpiente también ha sido asociada con el bastón de Moisés de aspecto sagrado o milagroso. En el Lejano Oriente, la serpiente representa la sabiduría y la energía, considerado un animal sagrado y divino y protector contra las malas energías negativas. A la par del dragón, también simboliza a las artes marciales orientales. El caso del Dios Shiva en la cultura india, es representado en forma de una serpiente, sobretodo en una cobra. El tiburón blanco porque representa para algunos el mal y el terror de los mares, incluso se hizo popular con la película Tiburón, con la intención de provocar miedo y pánico a los espectadores, dando a considerar un mamífero diabólico. Para los nativos de la Polinesia, el tiburón es considerado un animal sagrado y la encarnación de dioses y de las almas de seres queridos, que vienen a visitar y a proteger contra las malas energías negativas. En otros casos la imagen del Diablo es representado simplemente con la imagen de un ángel caído del cielo o simplemente como un hombre humano de sexo masculino con diferentes rasgos físicos, con una actitud psicológica cruel.
cataros
La noción de que el Dios bíblico es él mismo el Diablo ha sido considerado como herética al principal de los dogmas judío, cristiano e islámico y puede tratarse como blasfemia en cualquiera de estas religiones. Representación de catares siendo expulsados de Carcassonne en 1209.

Dios como el Diablo

Algunas teorías han ocasionado ciertas controversias, de la noción de que el Dios bíblico es él mismo el Diablo o la misma persona. Pues varios autores religiosos a lo largo de la historia han propuesto la noción del Dios de Abraham como el Diablo. Dan la razón de que el Dios bíblico es una fuerza divina que causa sufrimiento, muerte y destrucción y que tienta o dirige a la humanidad a cometer violencia y genocidio.
Estos escritos se refieren a este dios de diversas maneras como “un demiurgos”, “un ángel malvado”, “el dios diablo”, “el Príncipe de la Oscuridad”, “la fuente de toda la maldad”, “el Diablo”, “un demonio”, “un tirano cruel, iracundo y guerrero”, “Satanás” y “la primera bestia del libro del Apocalipsis”.
Muchos de los autores critican solo el concepto de dios que se encuentra en el Tanaj, en contraste con el “verdadero dios” que aseguran ver en el Nuevo Testamento. Sin embargo, otros autores aplican su condena a la deidad entera del Judaísmo, el Cristianismo y el Islam.
Los autores afirman sus críticas al hacer referencia a ciertos pasajes en la escritura bíblica describiendo acciones de Dios que dicen que son malvadas o diábolicas. Muchos de los autores han sido severamente castigados por sus escritos, y sus seguidores han sido asesinados.
El filósofo anglo-estadounidense del siglo XVIII Thomas Paine escribió en The Age of Reason que “cada vez que leemos las historias obscenas, la corrupción voluptuosa, las ejecuciones crueles y tortuosas, la venganza implacable, con lo que más de la mitad de la Biblia está llena, sería más consistente que la llamáramos la palabra de un demonio, antes que la Palabra de Dios.”
En Dios Universal creemos que el bien y el mal cohabitan en la Conciencia Universal y en todos los seres, de esta manera es a nivel de conciencia personal que se puede seleccionar a cuál de los dos polos seguiremos, para dictaminar nuestra conducta. Igual dilema y contradicción se mantiene en la Conciencia Universal.
Si la mayoría de las conciencias de los seres escogen el Mal, la Presencia Universal tenderá a ese polo, si por el contrario se opta por el Bien, en la Conciencia Universal se fortalecerá el polo positivo.

Fuentes:
https://es.wikipedia.org/wiki/Diablo
https://es.wikipedia.org/wiki/Lucifer
https://es.wikipedia.org/wiki/Satan%C3%A1s
https://es.wikipedia.org/wiki/Mandinga_(mitolog%C3%ADa)
http://www.diosuniversal.com/Quien-es-Dios/Capitulo-9-Hipotesis-teorias-…
https://www.youtube.com
Fotos: https://commons.wikimedia.org/wiki/Main_Page
https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Strasbourg_-_Cathedrale_-_Vitrai…

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada