martes, 9 de agosto de 2016

Continúa el inquietante misterio de la 'megaestructura alienígena'

latercera.com

En octubre de 2015, supimos sobre la investigación de un extraño fenómeno estelar que desde hace años llama la atención de los astrónomos. Se trata de la estrella KIC 8462852, ubicada a 1.480 años luz de la Tierra en la constelación de Cygnus, que entre 2011 y 2013 redujo su emisión de luz en un 20%, dejando ver su luz de forma irregular e intermitente y provocando distintas teorías acerca de qué es lo que cubre su visión.
Primero debemos recordar que en términos simples, uno de los métodos más utilizados para encontrar nuevos cuerpos celestes es esperar a que transiten frente a una estrella como nuestro Sol y la obstruyan; si esto ocurre de forma regular, podemos concluir que se trata de un nuevo planeta.
Pero en este caso, las teorías para saber qué objeto (u objetos) son los causantes de este fenómeno son varias: fallas en los equipos y un impacto entre dos planetas -ambos descartados-; la fragmentación de uno o dos cometas recorriendo la órbita de la estrella atraídos por la gravedad de una estrella cercana; o una nube de cometas atraídos por una estrella cercana, sin trayectoria fija y que se transiten delante de la estrella de forma irregular. En este caso, cabe considerar que en las estrellas jóvenes este escenario es más habitual, pero de acuerdo a los datos de KIC 8462852, sus características pertenecen a una estrella adulta, con cerca de 1,5 veces el tamaño del Sol.
Asimismo, increíblemente y ante el incierto escenario, incluso se ha llegado a hablar de una o más estructuras artificiales creadas por seres inteligentes, aunque se trata de la última y menos probable de las alternativas.
Ahora, un nuevo estudio da cuenta de una nueva situación aún más curiosa, ya que la estrella, además de titilar aleatoriamente, simplemente se está desvaneciendo.
Poco después de su descubrimiento, la estrella fue sometida a un análisis de su brillo, revelando que ha disminuido un 19% desde el siglo XIX. Sin embargo, y aunque el estudio fue desestimado por la comunidad científica y tildado de "error" en su procedimiento, existe nueva evidencia que apunta a que el decrecimiento en su brillo es real, y a un ritmo inexplicable.
De acuerdo a un análisis fotométrico realizado por los astrónomos Benjamin Montet del Instituto Caltech, y Josh Simon del Instituto Carnegie, en cuatro años KIC 8462852 ha disminuido su brillo en un 3%, uan cifra completamente alejada de todo lo que se conoce hasta ahora. Según los datos recogidos por el telescopio Kepler, en los primeros días su brillo decreció un 0,34%, mientras que los 200 días que le siguieron la cifra aumentó a un 2 por ciento.
Por ahora, el misterio se mantiene. En concreto, varios astrónomos han validado los estudios, aunque aseguran que la idea de una "megaestructura alienígena" que dificulte la visión de la estrella no es tal, que puede ser explicada como un fenómeno natural y una combinación de factores que hasta hoy no habían coincidido. Tabby Boyajian, astrónoma descubridora de KIC 8462852 (también conocida como "estrella de Tabby") recaudó una importante cifra en el sitio de crowdfunding Kickstarter, y observará su comportamiento durante un año, esperando dar con la solución.
Fuente: Popular Science

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada