sábado, 20 de agosto de 2016

La investigación de la antigravedad de Tesla se utilizó en decenas de proyectos militares secretos

codigooculto.com
El doctor Richard Boylan, y otros más ya han revelado valiosos datos referidos a los vuelos espaciales con dispositivos antigravedad, así que ¿por qué Boeing y Lockheed, dos de los más grandes contratistas industriales militares de Estados Unidos, y, claramente, receptoras de los billones de dólares del «presupuesto negro», producto del cobro de impuestos, todavía ocultan que operan al menos 12 plataformas aeroespaciales de antigravedad?
La investigación de la antigravedad de Tesla se utilizó en decenas de proyectos militares secretos
Parece que Boeing esconde esta tecnología aeroespacial avanzada, ya que demostraría lo que muchos entusiastas de la energía libre han dicho acerca de Nikola Tesla – que descubrió la antigravedad, y aprendió a utilizarla como una abundante y libre fuente de energía. Los objetos incluso podían ser levantados fácilmente con anti-gravedad, y sus numerosas aplicaciones están empezando a ser entendidas por el público en general.
El último genio e inventor incluso explicó el hecho antes de su muerte. William R. Lynewrites en Occult Ether Physics (Creatopia Productions), una conferencia que Tesla preparó para el Institute of Immigrant Welfare (12 de mayo de 1938), aborda su teoría dela dinámica de la gravedad. Tesla dijo en su conferencia que él había desarrollado, «uno de dos descubrimientos de gran alcance, que trabajé en todos sus detalles durante los años 1893 y 1894.» De hecho, Tesla llevó a cabo una patente en 1928, para una máquina voladora que se asemejó a un helicóptero y un avión y se cree que funcionan gracias a la antigravedad.
Boeing ha revelado vagamente que ya han desarrollado esta tecnología: «se está trabajando en proyectos de anti-gravedad experimentales que podrían volcar un siglo de la tecnología de la propulsión aeroespacial convencional.» (Fuente) Y Ben Rich, una vez director ejecutivo de Lockheed Martin, admitió en su lecho de muerte que «los extraterrestres eran reales», y el «ejército de Estados Unidos ya viaja a las estrellas», explicando donde esta tecnología podría haber hallado su origen, aparte de la descubierta en el planeta, como la que logró desarrollar Tesla.
Esto significa que durante más de 130 años hemos sido mantenidos en la oscuridad acerca de una fuente de energía libre conocida, para que los poderosos del mundo puedan beneficiarse de nuestra ignorancia. Cada vez que vea un «cohete» se sube al espacio, es esencialmente diferente a los intentos de falsa bandera orquestados por seis compañías de medios que controlan los medios de comunicación para alterar su percepción de la realidad.
También puede leer: El OVNI de Tesla: «El primer platillo volador del mundo»
Theodore C. Loder, PhD, plantea en un libro que desde la década de 1950 (conocida por algunos como la era de la fuga de cerebros) casi toda la investigación relacionada a la antigravedad parece haber desaparecido.
Nada menos que el profesor Hermann Oberth, considerado por algunos como uno de los padres de la era espacial (y que más tarde trabajó en los EE.UU. con Wernher von Braun, la Agencia de Misiles Balísticos del Ejército y la NASA), declaró lo siguiente en 1954: [3 ] «Mi tesis es que los platillos voladores son reales y que son naves espaciales originarias de otro sistema solar.»
Tal vez de más interés para la presente discusión son los secretos que Boeing y Lockheed han mantenido, según Oberth afirma:
«Están volando por medio de campos artificiales de gravedad…. Producen cargas eléctricas de alta tensión para empujar el aire fuera de sus caminos, utilizando fuertes campos magnéticos para influir en el aire ionizado a grandes altitudes. En primer lugar, esto explicaría su luminosidad… En segundo lugar, explicaría el vuelo silencioso de los Ovnis.»
De hecho, se pueden encontrar los «restos» de operativos especiales de la contratista del gobierno cuando se examina el trabajo de John Hutchison. Descubrió, «efecto electromagnético altamente anómalo que provoca la gelificación de los metales, la levitación espontánea de sustancias comunes, y otros efectos», que hacen eco en las conclusiones de Tesla. Estos efectos extraños más tarde fueron llamados el efecto Hutchison.
Como ocurre generalmente el «silenciar a los curiosos», un empresario de Vancouver, George Hathaway había escuchado del efecto Hutchison alrededor de 1980 y contrató a un ingeniero de Boeing Aerospace para trabajar con el gobierno de Canadá y formar una empresa que promueva tecnología desarrollada por el efecto. Llamaron a esta empresa Pharo’s Technology. Usted probablemente nunca ha oído hablar de lo que han creado desde entonces.

Doce plataformas aeroespaciales que incorporaron la tecnología antigravedad

El Dr. Boylan explica:
«En este momento, soy consciente de la existencia de 12 tipos de tecnología especial de plataformas aeroespaciales avanzadas, que incorpora toda la tecnología antigravedad de alguna forma. Estos 12 son los siguientes: el Northrop Grumman B-2 Spirit Stealth Bomber, el F-22 Raptor advanced stealth fighter, y su sucesor, el F-35 Lightning II advanced stealth fighter; el Aurora, Lockheed-Martin’s X-33A, el Lockheed X-22A two-man antigravity disc fighter, Boeing y Airbus Industries’ Nautilus, el TR3-A Pumpkinseed , el TR3-B Triangle , Northrop’s ‘Great Pumpkin’ disc, Teledyne Ryan Aeronautical’s XH-75D Shark antigravity helicopter, y el Northrop Quantum Teleportation Disc».
Northrop Grumman B-2 Spirit Stealth Bomber
Northrop Grumman B-2 Spirit Stealth Bomber
Desde por lo menos 1956, la prensa ha estado tratando de manejar la conciencia pública para mantener en secreto la investigación anti-gravedad, o tapando los intentos de quienes intentaron demostrar que esto que era real. Sin embargo, una revista de prensa especializada, «Aviation Report», hizo numerosas referencias a proyectos de anti-gravedad, y enumeraron muchas de las empresas que persiguen la investigación de tecnologías anti-gravedad. Las citas del informe de aviación enumeradas en el Aviation Studies (International) Ltd. report[8] son indicativos de lo que estaba pasando en realidad en Boeing, Lockheed y otros organismos pesar de los que rumoreaba el público.
La antigravedad, en primer lugar, dejaría sin uso a los coches que consumen mucha gasolina, produciría el desmoronamiento de las redes eléctricas y otros combustibles obsoletos y sucios que son una total pérdida de tiempo. La antigravedad, como Nikola Tesla dejó claro, haría que los vuelos espaciales a otros cuerpos celestes sean tan simples como conducir su coche a una ciudad cercana, como lo puede hacer usted hoy en día. También sería convertir la teoría E = MC2 de Einstein sobre su cabeza, y también sugiere, como explicaba Tesla, que el éter se nos da para hacer un uso responsable por una fuerza creativa que da vida.
En resumen, todo lo que necesitamos ya está ahí, la oferta es abundante. Sólo tenemos que acceder a ello y liberar estas tecnologías de las garras del complejo industrial militar.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada