lunes, 29 de agosto de 2016

"La mejor acción posible contra la fundación de Soros es sacar a la luz lo que hace"

mundo.sputniknews.com
"Vivimos en unos tiempos en los que, desgraciadamente, lo que convierte en lícita y legal cualquier acción política es tener la connivencia de la opinión pública, en ese sentido, es muy saludable conocer a qué posición política responden estas organizaciones y para quién trabajan: la mejor acción contra la fundación ha sido sacarlo todo a la luz y darle difusión para saber quién paga a quién y con qué intereses", explica Serrano.
La intención de la  Open Society Initiative for Europe (OSIFE) de influenciar en el debate público "no es nada nuevo" para Serrano ya que "uno de los frentes de intervención política en el siglo XXI es actuar sobre individuos y medios".
"El modo de legitimar cualquier intervención política es conseguir tener de tu lado a todos los agentes que intervienen en modular la opinión pública: medios de comunicación, activistas y políticos", comenta Serrano.
En opinión de Serrano, los documentos filtrados por DC Leaks "nos tienen que poner alerta" porque muestran "mecanismos de querer influenciar" que "se usan sin escrúpulos".
© AFP 2016/ Lakruwan Wanniarchchi
Estos mecanismos, explica Serrano, "incluyen ocultar verdades e incluir mentiras" para crear unas narrativas que se componen de "todo tipo de engaños".
Para que un ciudadano de a pie pueda escapar a esas "maquinarias de manipulación", aconseja este experto en medios, lo primero que debe hacer es "informarse sobre las fuentes de financiación de los medios y los periodistas".
También debe vigilar "el prestigio y la fiabilidad del periodista" para "otorgarle su confianza a algunos profesionales del mismo modo que confías en el taller de reparaciones al que llevas tu coche": "No puedes viajar a Siria o Afganistán para informarte por tu cuenta: debes buscar a periodistas de confianza y tomarlos como referentes informativos, para ello es importante saber que esas personas no están condicionadas por grandes grupos económicos y que no están al servicio de una empresa de comunicación con intereses sobre las cuestiones de las que informa".
Por ejemplo, argumenta Serrano, en el caso ucraniano "debe vigilarse que el periodista no trabaje para una empresa con intereses sobre el control de los hidrocarburos": "Es difícil, pero es imprescindible que el ciudadano busque esas vías", sentencia el experto en medios.
Sobre el papel de los periodistas en la citada maquinaria de manipulación, Serrano opina que los profesionales de la información a veces colaboran con ella sin saberlo porque "no suelen contrastar e investigar sobre las fuentes".
Por ello, argumenta, se dan circunstancias como que el CIDOB, el laboratorio de ideas que se encargó de mapear la construcción del debate público en España sobre la cuestión ucraniana para la fundación de Soros, fuese fuente de información habitual para muchos medios de comunicación que pretendían informar sobre el asunto.
Lea más: Uno de los periodistas españoles en la lista Soros dice sentir "decepción y preocupación"
"Algunas instituciones consiguen abrirse paso y autonombrarse como fuente acreditada sobre un tema y en el fondo no son más que un lobby que ha logrado legitimarse de cara a unos periodistas que no han buscado suficiente información, por ejemplo, para informar sobre Siria se recurre a menudo a una asociación con sede en Londres que no tiene un solo pie en Siria", sentencia Serrano.
Soros leaks
© Sputnik/ Ilya Matusikhis
Una megafiltración de DCLeaks de la Fundación para una Sociedad Abierta (Open Society Foundation) reveló el pasado lunes numerosos documentos de la institución, entre ellos una lista en la que se señala a varios periodistas, activistas y usuarios de redes sociales como "prorrusos".
La lista fue elaborada por Nicolás De Pedro, que trabaja en el "think tank" español CIDOB, y Marta Ter, también colaboradora del CIDOB y analista en el Observatorio Eurasia, especializada en el Cáucaso ruso, en particular Chechenia.
Junto a este listado, se incluye otro de "potenciales socios" entre los medios de comunicación españoles y enumera los siguientes: El País, eldiario.es, El Periódico, el diario Ara, el medio la Directa y Radio Klara.
El encargo del análisis fue financiado con 6.500 dólares y consistió en elaborar un mapa del debate sobre el conflicto ucraniano en España, en el que incluían una lista de usuarios de Twitter en la que se enumera a casi medio centenar de analistas y periodistas bajo el epígrafe "formadores de opinión prorrusa" y a otros bajo la etiqueta "analistas, pro-Kiev y voces críticas".
Además, según los documentos revelados, el CIDOB recibió una donación de 25.000 dólares de Soros.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada