miércoles, 28 de septiembre de 2016

CARTA DE UN INICIADO




Debo reconocer que cuando fui iniciado en el grado 34, el más bajo de todos del quinto círculo de poder de los grados superiores, el que va del 34 al 72, no pensaba que ellos tenían razón, creía  inocentemente que sólo eran ideas absurdas de una secta de engreídos embebidos de superioridad, con infantiles creencias de dioses y entidades que manejaban al hombre y a la realidad. Aunque fui elegido, mi decisión de pertenecer fue más por curiosidad que por creencia, impulsado por la búsqueda de la verdad y el extraño sentimiento de ser más de lo que era. Cuando ingresé al cuarto círculo, el que va del grado 73 al 90, ya tenía mis dudas pero seguía creyendo en el Lhumanu, como a ellos les gusta llamar al común de la gente. Todavía creía que subestimaban y menospreciaban al hombre, y que esa distinción entre ellos y nosotros, era sólo un sentimiento absurdo de superioridad y en definitiva de cierta inseguridad y racismo ancestral.

El Lhumanu tenía posibilidades de comprender su verdadero origen, de ser diferente, de vencer sus programaciones y yoes, de manifestar su Ser, de ser verdaderos, libres y justos con ellos mismos y con los demás, de comunicarse con su dios sin necesidad de intermediarios, de ser dueño de sus pensamientos, responsable de sus palabras y creador de sus actos. Cuando ingresé al tercer círculo y me fue revelado por primera vez la verdad de mi origen y el del hombre, todo cambió, y entendí que el equivocado era yo, y que el Lhumanu nunca sería lo que debía ser, no porque no lo dejáramos, sino porque no quería, no quería despertar de su sueño de ser especiales, únicos, a imagen y semejanza de su dios, porque su raíz, su ADN, era ser esclavo del Demiurgo y de ellos mismos, para que nosotros, los originales, los que logramos despertar podamos existir. Igualmente seguí adelante y cumplí mi propósito, pese a todos los que me decían lo contrario, porque confiaba en que el Lhumanu podía cambiar.
Hace cientos de años que intentamos que reaccionen, apretando cada vez más la soga a su cuello, o dándoles todas las libertades de manejar sus vidas, y sin embargo, siguen haciendo todo lo posible para negarse su liberación. ¿Qué se puede esperar de aquellos, que teniendo la benevolencia del Do, lo niegan y lo entregan para ser devorado? ¿Qué se puede esperar de aquellos que dudan de todo, aún de la verdad que le dicta su corazón? ¿Qué se puede esperar de aquellos que están ciegos, sordos y mudos ante el dolor y el sufrimiento de sus semejantes? ¿Qué se puede esperar del que muerde la mano del que le da de comer y desconfía hasta de su hermano? Indudablemente son salvajes, violentos, egoístas, crueles, desalmados, aberrantes, soberbios, mentirosos, Lhumanus sin ninguna duda y sin posibilidad de ser, y no por nosotros, sino por ellos. Les damos todas las posibilidades, cubriendo todas las gamas posibles de su particular ecuación de elección, y siguen eligiendo el camino incorrecto, el camino de la desconfianza y la apatía, el camino corto y fácil del egoísmo y el falso amor, el camino de los egos y la fantasía del salvador venido de las estrellas, el camino de la violencia, las guerras, el hambre, el poder, el dinero, el sexo, las drogas, la diversión, la traición y los mil pecados capitales. No me vengan que nosotros somos los culpables, los manipuladores, los amos, no, no, no, nosotros no hacemos las reglas, ustedes las hacen o permiten que las hagan. Son sus instituciones, sus democracias, sus ejércitos, sus reyes, sus religiones, sus dirigentes, sus gobiernos, sus leyes, sus normas, sus bancos, sus Bilderberg, su mundo. Nosotros habitamos el nuestro y no nos interesa el suyo porque a ustedes no les interesa protegerlo, defenderlo y cambiarlo.
Todo en el universo se rige por jerarquías, y ustedes están empeñados en destruirlas empezando por ustedes mismos. Quieren ser iguales cuando ni siquiera pueden ser iguales a nivel personal, hoy son una persona y mañana otra completamente diferente, están disgregados, fragmentados, alienados. Nosotros debemos cuidarnos de ustedes, porque son ustedes los empeñados en destruirnos y destruirse, empeñados en llevar a la especie Lhumana a la extinción y con ustedes a todos los demás seres, sean plantas, animales o Humanos. Se la pasan hablando, discutiendo, confrontando, separando, en vez de callar y sólo hacer. Ni siquiera los que tienen un propósito en común, se ponen de acuerdo, porque compiten, se envidian, intentan ser los protagonistas de una historia sin sentido, que no existe más allá de su limitada imaginación. Nosotros, si tenemos hambre comemos, si tenemos sueño dormimos, si estamos cansados descansamos, ustedes se quejan, dicen que tienen hambre, sueño y cansancio, se toman algo para despejarse y siguen trabajando, porque eso es lo que quieren, trabajar, dinero, posesiones, más, más, más…y mientras pregonan igualdad en cada esquina, a su lado un niño pide limosna y duerme en la calle, pero claro es culpa del estado, de la democracia, de los oscuros. ¿Qué saben ustedes de luz y oscuridad? Si defienden al que los halaga para tenerlos dormidos en sus manos, y condenan al que los insulta para despertarlos. ¿Todavía no saben que los ángeles se disfrazan de demonios y los demonios de ángeles? no quieren ver que las luces y las sombras existen en su interior, que ustedes son el enemigo, no nosotros, y que sólo bastaría decir basta para cambiar su vida. No quieren ver que ya son libres si lo deciden, que las únicas cadenas que los atan están en su interior, son sus temores, su ignorancia, su dependencia, su apatía, su aterrador miedo a ser responsables.
Muchos serán los llamados y pocos los elegidos, porque cuando ven la verdad la niegan, no quieren ver lo que verdaderamente son, porque son justo lo que están condenando y persiguiendo, son sus propias luces y sombras, son Manus, son originarios de la tierra, son  iguales que nosotros pero renegando de su especie, y los que lo saben se aprovechan de los otros poniéndole al enemigo un nombre, pero no somos sus captores, son ustedes mismos, cobardes ovejas encerradas en su propio corral, el que ustedes mismos construyeron durante miles de años de negación y soberbia. No se merecen ser liberados, no se merecen ser ayudados, no se merecen todo lo que se les ha dado. Y sin embargo, yo, iluso e inocente, confié en ustedes, los entendí, los defendí, los representé, los respeté, los eduqué, los curé, los amé, y pese a todo fui perseguido, torturado y crucificado. Que ironía!!, los que buscaban la liberación, mataron a su liberador. Ahora la rueda se detendrá y cada uno cosechará lo que sembró y serán los únicos creadores de su cielo o su infierno, nosotros, sólo observaremos porque ya hemos hecho todo lo que teníamos que hacer. Nuestro trabajo ha finalizado, y el de ustedes, recién ha comenzado. 

IHS XVIII-VI-MMXII
FUENTE http://detrasdeloaparente.blogspot.com.es

1 comentario :