martes, 20 de septiembre de 2016

El nacionalismo es el hermano bien vestido del racismo

qore.com
El concepto de sentirse orgulloso de un accidente geográfico siempre me ha eludido. No siento que celebrar mi lugar de nacimiento me dé identidad o me haga más o menos persona. Tampoco siento afinidad por ver un pedazo de tela pintada en un mástil y no lo identifico como parte de mí.
Sé que este es un sentimiento poco popular y que puede percibirse como algo hostil, pero a decir verdad, yo soy el que siente que las fronteras y el patriotismo son algo hostil, pues creo que su único propósito es segregar grupos y enfatizar las deficiencias de otras naciones. Siento que el nacionalismo nace de la necesidad de las personas de encubrir su carencia de cualidades individuales por lo que adoptan las virtudes de su nación como propias. Esto lleva a ciertas personas a buscar su identidad fuera de sí y a identificarse con la personalidad colectiva.
“El nacionalismo es una enfermedad infantil. Es el sarampión de la humanidad” - Albert Einstein.
Las celebraciones de identidad nacional parecen primitivas, absurdas y en algunos casos peligrosas, pues el nacionalismo puede transformarse muy rápidamente en un “nosotros estamos bien y ellos están mal” que usualmente termina en conflicto y en guerra basada en “hay que acabar con ellos”. Podría decirse que el nacionalismo es una mentalidad de pandillas llevada a escala global, en la que la búsqueda de identidad individual no hace más que separar a la misma especie en diferentes bloques según ideología, color o costumbres y celebrar esa forma de pensar me parece estúpido.

"Una nación es un grupo de gente basada en la creencia errónea en un común origen y en una común aversión a sus vecinos” - Haddon y Huxley
"Una nación es un grupo de gente basada en la creencia errónea en un común origen y en una común aversión a sus vecinos” - Haddon y Huxley
Entiendo que, en la actualidad, el establecimiento de fronteras impuestas según raza, forma de pensar, religión y abundancia o escasez de recursos territoriales es un mal necesario, pero creo que es un concepto que perderá relevancia con el tiempo, pues poco a poco nos hacemos más conscientes de que somos una misma especie con diferencias mínimas sin importancia. Cada vez tenemos más compasión por los inmigrantes, de las víctimas inocentes de la guerra y de aquellos que son marginados simplemente porque nacieron en un país en conflicto ideológico con otro. Poco a poco somos más… humanos.
“Cuantas menos razones tiene un hombre para enorgullecerse de sí mismo, más suele enorgullecerse de pertenecer a una nación” - Arthur Schopenhauer.
La necesidad de establecer países y fronteras nace de la escasez de recursos y el sistema actual está totalmente basado en esta limitante. La tecnología nos ha ayudado a generar cada vez más abundancia, lo que nos permitirá cambiar drásticamente nuestra forma de organización social y nos dará la posibilidad de establecer un sistema más inclusivo, eliminar las fronteras y declarar al planeta como el hogar de toda la humanidad, pues ya no tendremos la necesidad de acaparar y robar recursos para sobrevivir.
Sé que en nuestra era esta ideología parece totalmente utópica, muy inocente y hasta risible, pero confío en que el humano cambiará radicalmente su forma de actuar una vez que la abundancia se haga presente y se dé cuenta de que compartir deja mucho más que acumular.
La naturaleza es holística y se compone de un todo, tenemos que abandonar la idea de que somos pequeños conjuntos de individuos persiguiendo sus intereses personales y dejar de enorgullecernos de ello, tenemos que darnos cuenta de que formamos parte de un solo planeta y que en realidad todos somos el mismo individuo formado por experiencias diferentes.
Propongo un futuro en el que se eliminen las fronteras y donde se declare al planeta como propiedad de todos sus habitantes. Que nuestra nacionalidad sea humana, nuestro país el mundo y nuestra religión sea el bien.
@El_Thrash

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada