viernes, 30 de septiembre de 2016

Si Dios creó el universo DE LA NADA…¿DONDE ESTABA “ÉL” entonces antes de crearlo?

dios-creacion
Aunque estamos en pleno siglo XXI, todavía hay quienes aseguran que lo existente fue creado sí o sí de la nada absoluta por una Inteligencia Superior. Y evidentemente no llegaron a esa conclusión razonando en forma honesta. La nada absoluta no existe y tampoco hay motivos de ningún tipo para suponer que alguna vez existió [1]. Y si la nada absoluta no puede ni pudo existir, la conclusión más simple y lógica es que lo existente siempre existió de una forma u otra, por sí y en sí, ad eternum. Es decir, sin necesidad de una Inteligencia Superior Creadora.
No obstante lo anterior, supongamos por un ratito que lo existente necesitó sí o sí un Creador Super Inteligente, ¿dónde estaba dicho Creador cuando había absolutamente nada porque todavía no creaba todo? ¿En ningún lugar? Si éste último fuera el caso, ¿qué regla lógica nos obligaría a suponer que ahora está en alguno? Habita una dimensión aparte, contestarán a coro varios lectores. Pues entonces no es cierto que había absolutamente nada al momento de ser creado lo existente; además de la Super Inteligencia, ya había la dimensión apartada [2].
¿Y cómo es que llegó a existir esa otra dimensión? Si fue creada de la nada absoluta, ¿dónde estaba el Creador antes de crearla y habitarla? ¿De nuevo en ningún lugar? Y si no fue creada, significa que hay dimensiones que pueden existir por su cuenta, sin necesidad de Creador. ¿Qué regla lógica nos obligaría en tal caso a suponer que la dimensión que habitamos nosotros necesitó uno sí o sí?
Pero su supuesta necesidad no es lo único que tiene de dudoso el Creador Super Inteligente. También cabe preguntarse si en realidad su inteligencia es tan “superior” como venden sus aficionados. ¿Qué clase de Inteligencia Superior cometería la torpeza, por ejemplo, de diseñar el cuerpo humano con un único conducto tanto para respirar como para tragar? ¿Es una inteligencia superlativa pero no se dio cuenta que eso conduce con mucha facilidad a la asfixia, como ocurre por miles cada día alrededor del mundo y especialmente en niños menores de 4 años? [3]
Las desinteligencias del supuesto Creador Super Inteligente no se agotan, sin embargo, en el diseño del cuerpo humano. Echemos sino un vistazo al diseño de nuestro planeta. Básicamente es una bola de magma incandescente de 12.700 Km de diámetro, recubierta por una fina lámina fría de apenas 5 km de espesor. ¡Y vaya inteligencia de lámina! Está partida en varios pedazos llamados Placas Tectónicas, que flotan a la deriva sobre aquel magma incandescente y chocan torpemente entre sí produciendo mortíferos Terremotos. Es tan deficiente, además, que se agrieta constantemente por todas partes, dando lugar a volcanes de diverso grosor, algunos capaces de poner en riesgo la existencia de la raza humana como ya sucedió en el pasado (ver Catástrofe de Toba) y puede suceder en un futuro próximo (ver Super Volcán de Yellowstone y Super Volcán del Maule) [4].
De todos modos, el súmmum de las desinteligencias del supuesto Creador Super Inteligente no es el diseño de nuestro planeta sino el diseño del Universo que lo alberga. La ciencia moderna ha descubierto que nuestro Universo es sencillamente mortal, desproporcionado y amorfo; que fluctúa; que no está formado por una sustancia continua; y, finalmente, que las diversas sustancias que lo conforman permanecen inútiles y ociosas en su abrumadora mayoría [5].
Es de toda claridad que lo existente, en conclusión, no necesitó sí o sí un Creador para existir. Pero suponiendo que lo hubiese necesitado, es de toda claridad que la inteligencia del tal Creador es cualquier cosa menos “superior”.
__________
NOTAS
[1] La nada absoluta es no-existencia; luego no está en su naturaleza existir; luego no existe ni existió jamás; luego la existencia de lo existente es una necesidad fatal; luego lo existente existe desde siempre, sin haber surgido de ninguna parte y sin que pueda desaparecer, sujeto sólo a modificaciones. Es justamente lo que postula un axioma científico llamado Primera Ley de la Termodinámica y que aprendemos (o deberíamos) en las clases de Física del secundario: la materia-energía que compone el Universo puede cambiar de forma, transformarse, pero no puede crearse ni destruirse.
[2] Otros lectores más osados dirán que el Creador simplemente no necesita una dimensión real donde ubicarse; que conoce, ama y decide sin ocupar lugar. Menudo favor le hacen argumentando así. ¿Acaso conocer, amar y decidir sin ocupar lugar en el mundo real no es la esencia misma de los personajes de ficción?
[3] ¿Por qué diseñó el cuerpo humano con una rabadilla (o coxis) si la función específica de tal hueso es sostener una cola o rabo de la que nosotros carecemos? ¿Les parece inteligente? ¿Por qué diseñó células peligrosas como las de nuestro cuerpo, capaces de subdividirse sin control para producir cáncer? ¿Por qué nos diseñó una mandíbula con más muelas de las que le caben? Y mejor me freno acá, para no enredarme en una espiral infinita de preguntas ininteligibles.
[4] Cabe abundar que dos tercios de esa de por sí peligrosa lámina fría, es inhabitable debido a que está cubierta exclusivamente de agua. Y el tercio restante es muy difícil de habitar ya sea por el calor y el frío extremos o por el incesante bombardeo de inclemencias climáticas (tornados, inundaciones, etc.).
[5] Nuestro Universo se expande torpemente en todas direcciones y cada vez más rápido, provocando que las galaxias vuelen a la deriva y se choquen entre sí. Como si fuera poco, su casi totalidad representa una muerte instantánea y segura para cualquier organismo vivo, “muerte” que se aparece en forma de temperaturas, gravedad y radiación insoportables. Además, sólo el 4 % de lo que compone el Universo es materia-energía ordinaria. El 96 % restante es materia oscuro, anti-materia y vació. Y el 75 % de aquel 4% de materia-energía ordinaria está compuesta de átomos libres (átomos que no se reunieron para formar algún elemento) mientras que la práctica totalidad del 25 % restante son estrellas, agujeros negros y otros cuerpos masivos inhabitables.
Fuente:
http://www.mdzol.com/opinion/681443-y-el-creador-super-inteligente/

1 comentario :

  1. Lo que a mi realmente me preocupa es que en la actualidad, es la época en toda la historia de la humanidad que hay el mayor número de "buenos" que no creen en Dios, coincide con la época que el mundo se esta cayendo a pedazos. Hay "buenos" que se creen buenos sin siquiera tener un parámetro para saber que es bueno y que es malo... todo sale de su propia conciencia. Lo que puede ser "bueno" para alguna persona, en absoluto puede coincidir con lo correcto y en cambio si podría ser lo pésimo para los demás. Las frases manipuladoras y baratas ya no hacen efectos en mi, puesto que hace más de una década deje que mirar casi al 100% lo que dicen los medios de comunicación masiva...

    ResponderEliminar