jueves, 10 de noviembre de 2016

Donald Trump… La Élite no se ha equivocado

buscandolaverdad.es
screenshot110
Escrito por Ralf B. Leepman para Buscando La Verdad
El recién elegido Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, no ha sido un error de la élite o un giro inesperado de las urnas. Por el contrario, forma parte de un plan trazado minuciosamente.
A día de hoy, muchos pueden pensar que las encuestas daban como claro vencedor al pollino demócrata. Incluso yo mismo vaticiné una victoria amplia de la candidata Clinton. Era lo más aproximado a una coherencia política ya que el discurso anti-todo del candidato republicano, hacía tambalear sus pilares.
La élite lo ha manejado bien. Han elaborado un discurso ultra patriótico. Frente a las políticas “light” externas de Obama y que Clinton continuaría, los estadounidenses estaban hartos de monsergas y de guerras estériles, poca mano dura y unas políticas sociales que nunca acababan de llegar. Y era lógico, el senado era contrario a Obama. Y la guerra contra el ISIS era irrisoria.
Pero hete aquí que llega el nuevo Sheriff. Un tipo sin pelos en la lengua, que habla al pueblo llano como a este le gusta. Que promete el oro y el moro, que los Estados Unidos pega el puñetazo en la mesa y pone firme al más pintado. ¿Qué es eso de quitar las armas a los americanos? Que Putin ha dicho qué… ¡trae el teléfono que se va a enterar! Europa que ni me tosa, que les monto un pollo que se cagan. Y el chino ese de Corea que no me toque mucho los cataplines que le mando la séptima flota y le meto misiles por el ojete. Vamos, esto lo arreglo yo en cuatro días.
Sí señor, con un par. ¿Cómo es posible que los ciudadanos estadounidenses no vean más allá de lo que este personaje plantea? Es simple. Propaganda. Donald Trump se ha gastado la friolera de 100 MM de dólares en la campaña. ¿Y qué es una campaña electoral sino propaganda? Hay que conseguir el objetivo como sea, no importa lo que se diga, lo que se prometa, son cuatro años donde no se va a rechistar, y si lo hacen, se aguantan. Siempre habrá quien rebata. Por otra parte, la jugada ha sido maestra, ya que el senado tiene mayoría republicana. Con la presidencia y el congreso, Trump tiene vía libre para hacer y deshacer lo que le venga en gana.
Y lo primero que se va a cargar es la propuesta demócrata de una sanidad universal y gratuita. Esto para los republicanos es como el ajo para los vampiros, ya que ellos basan su sistema sanitario en multinacionales de seguros que expolian a los ciudadanos. Y si no tienes trabajo, no hay seguro médico, con el elevado riesgo de ruina que eso supone. No hay pensiones ni vacaciones. No pensemos que es como en Europa, donde la sanidad está garantizada, el paro y de momento, las pensiones.
Pero a todo esto ¿qué busca realmente la élite con este tipo? Pues ni más ni menos que un conflicto importante con Rusia o China. No sabían cómo organizar otro atentado porque la insensibilización ciudadana cada día es mayor, y no se obtienen los resultados de euforia ni venganza de antaño. La sebera amenaza de poner fin a ISIS de un modo tajante sin dialogar con otras potencias ya es preocupante. Una cosa es coordinar un ataque donde todos los afectados e interesados se comprometan, es decir, Rusia y China cooperen con los USA, y otra muy distinta es ir en solitario como le gustaba a Ronald Reagan y su Rambo de los 80.
Y por supuesto, la propaganda de que Trump es independiente, es sólo eso, propaganda. Ya que el nuevo presidente de los USA es Masón. Como todos o casi todos. Y seguirá al pie de la letra el dictado que la élite le marque. Ese es el golpe de efecto que la élite necesitaba, la aprobación a través del ego, el orgullo, la bandera y la patria de hacer una América grande otra vez. Tienen carta blanca para montar otra guerra como y donde quieran y lo peor, con el beneplácito del pueblo.
Ralf B. Leepman

No hay comentarios :

Publicar un comentario