lunes, 28 de noviembre de 2016

Hace más de 60 años una niebla mató a 12.000 personas en Londres. Al fin se reveló la causa

upsocl.com
Sucedió en diciembre de 1952, cuando una niebla cubrió la ciudad de Londres por cuatro días. La densidad del aire afectó la visibilidad y la respiración de todos en la ciudad, y aunque en ese minuto nadie le prestó mucha atención al suceso, las personas comenzaron a morir. Se le llamó “La gran niebla”, y se llevó la vida de cerca de 12 mil personas, dejando a otras 150 mil hospitalizadas.

Wikipedia
Wikipedia
¿Qué fue lo que sucedió? En esa época se pensaba que fue producto de la mezcla de emisiones de carbono con la neblina, lo que hacía que las personas se envenenaran al respirar. Sin embargo, 60 años después, investigadores internacionales descubrieron cómo los químicos del carbón quemado llegaron a mezclarse en la niebla.

Las personas estaban respirando el equivalente de neblina a la lluvia ácida.

“Las personas han sabido que el sulfato fue un gran contribuyente a la niebla y las partículas de ácido sulfúrico se formaron a partir de dióxido de azufre liberado por la quema de carbón para uso residencial y plantas de energía, y otros medios”.
-Renyi Zhang, Texas A&M University a Muy Interesante-

Pixabay
Pixabay
Los investigadores hicieron experimentos en Xi’an y Beijing, que revelaron que el sulfato se forma debido a la interacción del dióxido de carbono y dióxido de sulfuro, mezclándose con las gotas de agua en la niebla.
“Nuestros resultados mostraron que este proceso fue facilitado por el dióxido de nitrógeno, otro co-producto de la combustión del carbón, y se produjo inicialmente en la niebla natural. Otro aspecto clave en la conversión de dióxido de azufre a sulfato es que produce partículas ácidas. La niebla natural contenía partículas más grandes de varias decenas de micrómetros de tamaño y el ácido formado estaba suficientemente diluido. La evaporación de esas partículas de niebla dejó entonces pequeñas partículas ácidas que cubrieron la ciudad”.
-Renyi Zhang-
Así se produjo la letal “lluvia ácida”, que terminó por matar a tantas personas en Inglaterra, ya que, como la neblina es fácil de respirar, es más fácil contaminarse.

Los descubrimientos fueron publicados en el diario científico Proceedings of the National Academy of Sciences.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada