sábado, 5 de noviembre de 2016

Lo peligroso no es que exista el mal, sino que quienes miran no hagan nada…

rincondeltibet.com
Sara Tibet
Lastimosamente nos enfrentamos a una sociedad extremadamente indolente, las personas vencidas ante el miedo, han dejado en muchas maneras de luchar, de ser justicieros y especialmente de ser solidarios, muchos prefieren el silencio, la quietud y casi pasar desapercibidos ante muchas situaciones, si bien es sabio el ser ajenos a cuanta imperfección nos rodea, también es muy cierto que el que sabe amar, sabe más y hacerse el ciego ante la maldad, aún y cuando esta justo frente a nuestros ojos, pasa a ser un acto de indolencia.
La obra maestra de la injusticia es parecer justo sin serlo. Platón
saber
Por fortuna, gran parte de esta sociedad temerosa, ha logrado iniciar un proceso de despeje, algo en su interior lo ha sensibilizado y ha despertado en cada ser, esa esencia de vida, de justicia, de amor puro que nos es innata y que debemos enaltecer ante todo, no se trata de convertirnos en héroes, simplemente de saber diferenciar la prudencia de la indolencia humana.
Muchas veces nos enfrentamos a situaciones en las cuales tenemos la potestad de actuar con justicia, somos testigos de miles de injusticias contra personas que resultan afectadas y lamentablemente lo único que nos lleva a reaccionar es cuando nos afecta directamente o a algún ser querido, la capacidad de elevar la voz ante la injusticia es virtud de pocos, además suele sumar muchos enemigos, especialmente cuando existe unión para el mal, sin embargo, nada en el mundo pasa desapercibido, todo tarde o temprano cobra su cuota, especialmente cuando se trata de injusticias.
observar
Aceptar la injusticia no es una virtud, sino todo lo contrario. Cleóbulo de Lindos
Aprender a mantener el silencio, suele ser una cualidad que ahorra muchos problemas, pero una cosa es reservarse los pensamientos o las opiniones ante las cosas que pueden tener muchos enfoques y otra es definitivamente saber en consciencia que somos testigo de una injusticia y tomemos por opción el silencio.
La vida suele dar muchas sorpresas, muestra caminos muy curiosos y en ciertas ocasiones no entendemos por qué nos ocurren ciertas cosas, buenas o malas, pero quizás si tenemos la valentía de enfrentar nuestras acciones y decisiones, encontremos la explicación de mucho de lo que vivimos en nuestra vida en el presente.
Tener la voluntad y la capacidad de no ser parte del mal, ni siquiera como testigo, es una virtud que no es fácil de mantener, la prudencia nos enseña que muchas veces es mejor pasar por ciego, sordo y mudo, pero es elección de cada quien el saber de que se hace parte. Hoy día existen muchas maneras de  acabar con situaciones injustas, con hechos que lastiman a otros, que causan daño y que no tenemos por qué mantener en el tiempo, cada quien sabe a que escenario se arrima y de que maneras hace sentir su pensamiento.
Soltar
Permitir una injusticia significa abrir el camino a todas las que siguen.
Willy Brandt
Las injusticias y la maldad, suele aparecer por doquier, no hay espacio que pueda permanecer ajeno a estos sucesos tristes, lamentables y que generan tanta desesperanzo e impotencia, pero el verdadero mal radica en quienes no decidimos hacer nada, simplemente observamos, llenos de amargura y resentimiento ante lo ocurrido, no encontramos los medios para elevar nuestra voz y llamar a la consciencia humana.
Quizás pensemos que esto es trabajo de otros, que cada quien tiene su ocupación, pero en realidad este mundo es de todos y todos los que aquí habitamos tenemos un compromiso especial, de vida, de solidaridad, de unión y de lucha con todos y cada uno de nuestros hermanos que nos acompañan y a quienes acompañamos en este camino.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada