jueves, 3 de noviembre de 2016

Primera prospección de lo que puede suceder en las elecciones USA




Nos acercamos a un día que puede marcar el devenir de la Historia; que puede señalar el comienzo de una nueva civilización en la que el Ser Humano sea, por fin, libre.
Desde la premisa de que la anterior no es una afirmación hiperbólica sino completamente ajustada a la realidad, asegurar lo que va a pasar es francamente imposible. Todo está abierto (y ésa, quizás, es la mejor noticia que puedo dar). Teniendo clara esa coordenada, lo que te propongo es un juego de rol para prepararte a lo que puede pasar, sabiendo (¡recuérdalo!) que ni yo -ni probablemente nadie- sabe lo que sucederá, porque dos bandos, dos equipos, con sofisticas armas ambos, se enfrentan.
Únicamente enunciaré las posibilidades que se abren y los factores que se enfrentarán en cada una de esas dos posibilidades.
1-Gana Trump pero dan por ganadora a Hillary.
A falta de los nuevos escándalos que puedan aparecer a partir de los correos hackeados, parece claro que no han conseguido destruir la credibilidad del magnate yanqui y, si las encuestas oficiales le dan por ajustado ganador, es que, realmente (y como señalan los analistas de datos en la red), gana por goleada.
Pero claro, que gane Trump significa que, muy probablemente, tanto Hillary como Bill Clinton y el propio Obama terminen en la cárcel, luego sus hombres se moverán para que los medios de comunicación se adelanten al recuento final y den como ganadora a la abogada. Hechos consumados, como pasó en la lucha Gore-Bush Jr del 2000. Dado que Obama es quien entrega el poder, resulta bastante improbable que lo haga al hombre que le puede enviar a la cárcel.
En esas condiciones, sin embargo, todavía podrían pasar muchas cosas.
Empezando por la reacción de la población en la red, que puede que no acepte el -falso- resultado de las elecciones emitido por los medios de comunicación oficiales, continuando por las milicias armadas que llevan años esperando su momento para actuar y terminando por parte del propio aparato de inteligencia y militar que, como ha anunciado Steve Pieczenic, se disponen a dar un “golpe blando”.
Para mí, el elemento que va a determinar lo que va a suceder en estas elecciones (como os conté hace pocos días) es el tecnológico; los hackers. En la batalla por determinar el resultado de las elecciones se van a enfrentar unos elementos incrustados dentro del aparato estatal (con medios, por tanto, para actuar ¿impunemente?) que tratarán de dar la victoria fraudulentamente a Hillary, frente a otros expertos en los códigos informáticos y de telecomunicaciones que tratarán de impedir que esos resultados se amañen.
Desde mis humildes conocimientos sobre el tema, el software empleado para el recuento de votos no creo que sea algo especialmente complejo (comparándolo con la inteligencia artificial o los programas que se utilizan en la NASA, por ejemplo), por lo que tanto trucarlo como impedirlo son posibilidades técnicamente posibles. Tenemos pues que, en este caso, se enfrentarán dos “ejércitos” que han debido analizar durante semanas lo que puede suceder y la manera de combatirlo.
En este sentido, soy optimista. Estoy seguro de que los buenos -dentro del sistema- son más y más expertos, pero el problema está en que los malos están en lo alto de la cadena de mando; determinar si serán capaces de vulnerar la fiabilidad del sistema sin que nadie se dé cuenta del fraude es el meollo de estas elecciones. Yo lo considero imposible. Los buenos se darán cuenta del tongo; otra cosa es si lo harán con suficiente rapidez como para deslegitimar el proceso, porque aquí el tiempo cuenta. Y mucho. En cuanto puedan, darán ganadora a Hillary y a ver quien la saca de la Casa Blanca después de ello…
Pero tienen un serio problema: a diferencia de Al Gore, Donald Trump no se va a callar, y cualquier indicio (filtrado por los buenos) de que las elecciones han sido robadas provocará un cisma en el sistema que promete generar una ruptura del mismo.
2-Gana Trump, y se anuncia su victoria.
Inmediatamente se producirán atentados, sabotajes y manifestaciones de los pagados por Hillary para generar un caos que dificulte su investidura.
La buena noticia es que, si Trump llegara al poder, la consiguiente limpia de elementos indeseables en los altos mandos permitiría que los verdaderos patriotas dentro del FBI, la CIA y la policía acabaran con los terroristas en un corto periodo de tiempo porque, en realidad, los tienen controlados a todos. Obviamente, el reseteo del sistema monetario no tendría obstáculo alguno si Trump resultara ganador.
En cualquier caso, y como conclusión creo que:
-Estas elecciones van a generar muertos.
-Estas elecciones marcan el final de la era moderna que comenzó con la Declaración de Independencia de las 13 colonias en 1776 y dio comienzo a lo que llamamos “democracia”. La razón es que si dan por ganadora a Hillary terminará ese mito (porque será evidente que hubo tongo) y si gana Trump se descubrirá todo el “pastel”, de manera que también el mito se destruirá.

No hay comentarios :

Publicar un comentario