lunes, 19 de diciembre de 2016

Los sabios consejos de Gurdjieff para su hija

Esta serie de pequeñas y simples recomendaciones son el principio básico para quienquiera que busque tranquilidad mental.
Gurdjieff llegó a Rusia en 1912, después de haber pasado tiempo en África y Asia, y trajo con él una enseñanza que no era ni una religión ni una filosofía, sino una enseñanza practica para ser vivida. Llamó a su enseñanza "El cuarto camino"; nombrado así porque no era el camino del faquir, el del monje o el del yogui. De acuerdo a él, la humanidad ha entrado en un periodo precario en su evolución, y el mundo va a colapsar de no ser que la "sabiduría" del Oriente y la "energía" del Occidente se reúnan y se usen armónicamente. Su formidable legado de enseñanzas es uno de los más sensatos y adaptables a la vida moderna de este lado del mundo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario