martes, 10 de enero de 2017

Los bancos están ofreciendo reducir la cuota de la hipoteca a cambio de renunciar a la vía judicial por las cláusulas suelo

elconfidencialdigital.com
En principio, la intención del Gobierno era establecer un código de libre adhesión, que de adoptarlo implicaba la nulidad de todas las cláusulas suelo de los contratos. Es decir, que las entidades iban a tener el imperativo de revisar todos los contratos.
Ahora, según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes financieras conocedoras del proceso, la posición de Luis de Guindos se ha flexibilizado y, según la última propuesta que tiene sobre la mesa, los bancos tendrán capacidad para negociar con los afectados y discutir determinadas condiciones para intentar llegar a un acuerdo.

Oficialmente, los bancos se están resistiendo

Tal y cómo se contó en ECD hace una semana, los consejeros delegados de BBVA, CaixaBank, Popular y Sabadell habían trasladado a De Guindos, en los últimos días, que iban a apurar al límite sus posibilidades legales contra la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE porque, argumentaban, “se deben a sus accionistas”.
Defendían que, en caso de una devolución generalizada sin un requerimiento específico, los accionistas estarían en condiciones de exigirles responsabilidades por no haber defendido sus intereses. Aseguran que solo una resolución judicial dictada sobre cada caso les permitirá justificar ante la Junta General ese desembolso de dinero.

Han comenzado a cerrar pactos extrajudiciales

Pero la realidad en las sucursales ha comenzado a ser otra en la última semana. Según admiten a ECD en varias entidades afectadas, los directores de oficina han recibido la instrucción de negociar con los clientes para alcanzar acuerdos que eviten una oleada de condenas judiciales, con el consiguiente daño reputacional y de imagen.
En los bancos reconocen no haberse recuperado todavía del daño que les han provocado los desahucios o las preferentes.
Con este giro en su estrategia, las entidades persiguen tres objetivos: no perder tiempo y dinero (casi siempre el banco va a ser condenado a costas), evitar el daño reputacional de las noticias sobre condenas judiciales sistemáticas y esquivar un efecto llamada de los clientes que no han reclamado todavía.

Una alternativa: reducir la cuota de la hipoteca

Según las fuentes consultadas, la primera alternativa que se ofrece a los clientes es mejorar las condiciones del préstamo que tengan contraído, a cambio de quedarse con parte del dinero ingresado de más por las clausulas suelo.
Además, si el pago se lleva a cabo mediante la cancelación de una parte del capital pendiente, el impacto sobre las cuentas de resultados resulta más suave, dado que las entidades no lo tienen que asumir de golpe.
En las sucursales se muestran sorprendidos, revelan, por “la buena acogida que la alternativa está teniendo entre los clientes”.

Tipo fijo a cambio de no reclamar el dinero

Otra de las soluciones que se está planteando es establecer un tipo fijo en el préstamo a cambio de no reclamar. Se les explica que, antes de la crisis, el Euribor nunca había bajado del nivel del 2%. Por ello, en un escenario futuro de vuelta a la normalidad, habría que sumar a ese 2% un diferencial del 1% en las hipotecas a tipo variable.
Por lo tanto, se les destaca que contratar ahora una a tipo fijo al 2% o al 2,5% es una gran oportunidad, y a la larga más rentable que reclamar el dinero cobrado de más por la aplicación de la cláusula suelo.
Pero fundamentalmente se les resalta la tranquilidad de que la cuota a pagar cada mes hasta terminar de devolver el préstamo no quede supeditada a los vaivenes del Euribor.
Si el cliente contempla que no va a ganar más dinero en los próximos años, ni cuenta con los ahorros para afrontar una repentina subida de la letra mensual, se le aconseja pagar siempre la misma cuota.
Además, si se va a hipotecar a más de 10 años, lo mejor es la hipoteca a tipo fijo. Solo si el horizonte de inversión es más corto, es recomendable el préstamo variable para aprovechar los tipos bajos a corto y medio plazo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario