lunes, 9 de enero de 2017

Obama se hunde en llamas. ¡Aprobemos la Glass-Steagall ahora!

es.larouchepac.com
 Tanto dentro como fuera de Estados Unidos, están ridiculizando y denunciando a Obama por sus asesinatos en masa, sus crímenes de guerra, sus mentiras y sus esfuerzos desesperados —aunque fallidos— por “manufacturar la histeria” en contra de Rusia. Prácticamente nadie que no sean medios de comunicación masivos, que son unos reproductores de mentiras, y los neoconservadores de hueso colorado en torno a Obama y Hillary Clinton, le cree una palabra de lo que dice.
El martes en la noche se transmitió por el noticiero de de TV Fox News una entrevista con Julian Assange de Wikileaks, en donde Assange afirmó que no fue Rusia la fuente de los correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata y del jefe de campaña de Hillary John Podesta, como dijeron Obama y su equipo de “inteligencia”, ni de ningún otro autor estatal. Assange agregó que Wikileaks nunca ha revelado sus fuentes en los diez años que tiene de actividad y que no lo haría ahora, pero que nunca han estado equivocados o han sido acusados de haber estado equivocados. Como lo han demostrado múltiples expertos de inteligencia, no hay ninguna prueba, ni una evidencia creíble de que Rusia haya tenido algo que ver con la obtención y la filtración de los correos electrónicos.
Pero la verdad no es algo que le interese a la especie en extinción de los agentes del imperio británico. El jefe de la CIA John Brennan, mejor conocido por sus sesiones semanales con Obama para planificar la lista semanal de asesinatos con drones, apareció el martes en la televisión pública PBS, para vociferar su cantaleta de que la información de que Rusia había interferido en las elecciones era absolutamente cierta, pero que él no podía revelar esa información aún. A una pregunta sobre la evidencia “irrefutable” de la CIA (como la calificó el entonces director de la CIA George Tenet) de que Saddam Hussein tenía armas de destrucción masiva, Brennan respondió que eso sucedió hace muchos “años luz” y que ahora la CIA solo dice la verdad.
En Turquía, el Primer Ministro turco Yildirim emitió una declaración en donde afirma que, aunque Obama alega que combate al terrorismo, en realidad le ha “estado enviando armas a organizaciones terroristas... Solo Turquía está combatiendo al Daesh. Estados Unidos y demás no están haciendo nada... Lo que esperamos es que el nuevo gobierno le ponga fin a esta vergüenza”. Los dirigentes turcos están cuestionando seriamente la continuación de la base Aérea Incirlik en Turquía que utilizan las fuerzas armadas de EU, desde que se negaron a ayudarle a las fuerzas turcas y rusas a combatir al Daesh (EIIS) en Siria.
Pero desbaratarle los planes bélicos a Obama no será suficiente a largo plazo si no se revierte la desintegración de todo el sistema financiero occidental, que solo se puede hacer con el restablecimiento de la ley Glass-Steagall. El nuevo Congreso de EU inició sus sesiones esta semana, en donde hay un buen número de dirigentes demócratas que han expresado su intención de trabajar con Trump en temas de interés mutuo, es decir, en particular, en proyectos de grandes inversiones en infraestructura y la revisión del desastroso acuerdo de libre comercio TLCAN. Estas son medidas útiles e importantes, pero sin la Glass-Steagall, para clausurar la porquería de casino que es Wall Street, no es posible nada, dado que la implosión que se avecina de todo el imperio financiero trasatlántico va a borrar todos los esfuerzos secundarios por restaurar la economía. Solo con la Glass-Steagall se pueden sentar las bases para un sistema crediticio hamiltoniano, para dirigir el crédito a la reconstrucción y la frontera del progreso científico.
Los organizaciones de LaRouchePAC estuvieron en el Congreso el martes, y se reunieron con muchos senadores y representantes, nuevos o reelectos. Se les informó que los proyectos de ley sobre la Glass-Steagall que se presentaron en las últimas sesiones del Congreso se van a volver a presentar en las nuevas sesiones en cuestión de días.
Pero hasta ahora los demócratas, no han dado ningún paso para asegurar Trump haga lo que dijo que haría durante la campaña, a saber, apoyar la Glass-Steagall. Una mayoría bipartidista puede forzar el tema de inmediato, antes de que ocurra otro crac, y debe restaurar la cordura a la nación, para revivir el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, no de Wall Street, por Wall Street y para Wall Street. Fue precisamente el reconocimiento de esta degradación de los ciudadanos de esta nación a favor de Wall Steet lo que ocasionó la sólida derrota de la campaña de Obama y Hillary en 2016.
Una coalición de de demócratas del noreste de Ohio que se han reunido con representantes de LaRouchePAC, emitieron una declaración muy firme dirigida al Presidente electo Trump para que incluya la Glass-Steagall en su discurso a la nación.
LaRouchePAC realizará el miércoles 11 de enero un “día de acción” en el Capitolio para proporcionar el necesario empujoncito a los miembros del Congreso cobardes o titubeantes para que actúen ya.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada