domingo, 8 de enero de 2017

Sintonización con el nuevo tiempo

shurya.com
“Voy corriendo detrás del tiempo, pidiéndole a gritos que se detenga. Me cuesta conectarme con el tiempo presente porque en el mismo momento en el que decido tomar conciencia del AHORA, ése instante ya ha pasado”
¿Cómo vivir en estas épocas donde la dimensión del tiempo ha cambiado y todo transcurre más de prisa?
Existe algo que se llama “El Nuevo Marcador”.
El nuevo marcador es el reloj que tiene sintonizado la tierra y el ser humano en su campo de energía. Toda la tierra ha sido sintonizada a la Nueva Era de Acuario. En esta era los tiempos se han acelerado porque la luz esta filtrándose en su macro conciencia. También la tierra adquiere en estos tiempos una nueva dimensión de su estructura y participación esencial dentro del sistema de la vida en la vía láctea. Nuestro reloj interno se está ajustando a esta nueva frecuencia, como también lo está haciendo la silueta de nuestra adorada GAIA. Entonces nuevamente la pregunta: ¿Cómo vivir en estas épocas donde la dimensión del tiempo ha cambiado y todo transcurre más de prisa?
Es importante conectar con tu reloj interno. Haz el ejercicio de cerrar tus ojos y conectar con ese reloj. Tú lo sentirás… es importante que uses el poder de tu intuición. Pide asistencia a los cielos y dile en voz alta a tu reloj interno que estás preparado para sintonizarte con el nuevo tiempo. Tienes que sentir realmente que estás hablando con él.
Luego de realizar el ejercicio el proceso de adaptación puede tardar entre 1 y 9 días. En ese lapso de tiempo trata de observar cómo se asienta tu energía al nuevo tiempo. Es muy probable que comiences a tener la sensación de ser amigo/a del tiempo. Como siempre digo, úsalo a tu favor. Mientras sigas sumergido en esta experiencia humana tendrás que amigarte con él, a pesar de que muchas veces desees que se detenga o que acelere su curso para traerte más rápido algo que tu desees y hayas co-creador.
Si bien los tiempos de co-creación no son los de antes y todo se manifiesta más rápido, tendrás que asimilar el proceso inevitable (y muchas veces doloroso) que es necesario para finalmente ver materializado tu cambio. Recuerda que un viejo ser está muriendo, has convivido con él toda la vida (u otras vidas) y ahora que ya no está, sentirás su ausencia. Esta etapa se vive como una muerte. Nuestro cuerpo y nuestro ser entran en lo que llamo “Luto interno”. Esta etapa tiene que ver con la muerte de una parte de nosotros o el despido de alguna energía externa que no nos pertenece (la energía de nuestros padres, ex parejas, etc.). En el momento que se va, una parte de la conciencia experimenta un vacío. ¿Dónde está aquello que me acomodaba? Me siento rara/o, extraña/o, no me encuentro a mí misma/o, siento un vacío insoportable, no tengo ganas de hacer nada… Estos son sentimientos naturales dentro del proceso de la transformación.
Ese sentimiento de vacío estará presente por unos días hasta el que nuevo ser (que esperaba dormido dentro de ti y que habitará tu cuerpo) descienda a la dimensión humana para hacerse presente en tu vida cotidiana.
Continua siendo amiga/o del tiempo, seguirá siendo tu mejor aliado, siempre y cuando tu sepas utilizarlo para evolucionarte a ti mismo y terminar esta vida diferente a como has comenzado.
El nuevo tiempo ha llegado, tómalo, sintonízate con él, quieras o no, él tocara tu puerta y no tendrás otra opción que aceptarlo.
Por María José Bayard
Fuente: Hermandad Blanca

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada