viernes, 17 de febrero de 2017

Inteligencia sensorial: Cómo volver a despertar tus sentidos

ojodeltiempo.com
por Damian NT
Inteligencia sensorial. Hoy en día la rutina del día a día ha creado unos mecanismos automáticos internos que nos permiten realizar operaciones casi de forma involuntaria, como robots, dejándonos llevar, clasificando rápidamente nuestros estímulos en nuestros reducidos casilleros mentales.
Estos mecanismos útiles para establecer pautas con un criterio lógico orientado a ganar tiempo en determinadas tareas para llegar a nuestros estresantes objetivos, muy comunes en la sociedad actual, y heredado posiblemente de la filosofía empresarial actual, provocan que nuestros sentidos permanezcan pasivos ante los estímulos entrantes. Por tanto, nuestros sentidos han estado invernando, en cuarentena durante demasiado tiempo, perdiendo sensibilidad y capacidad para la percepción de detalles atrofiando nuestra inteligencia sensorial.
Volver a activar nuestros sentidos lleva su tiempo y requiere paciencia, pero es el momento de empezar a despertarlos. Por ejemplo vaya al campo, o un bosque o jardín donde haya árboles frutales.

Vista (inteligencia visual)

Observe de cerca en detalle los árboles, las hojas, los insectos. Olvídese de lo que le han enseñado, la mente al identificar un objeto deja de atender a los pequeños detalles que lo hacen único en el Universo, no etiquetar es muy importante.
Examine el color, compárelo con otros colores, la textura, forma, tamaño. Compare unas flores con otras. Aprenda a distinguir cada árbol, cada planta, cada flor, dejemos de etiquetar todo como “árbol”, “flor”, “planta”, apoyémonos en los sentidos para hacer único cada elemento.

Tacto (inteligencia cinestésica)

Cierre los ojos, palpe la rugosidad de las hojas, del tronco, note su textura, si la corteza está fría o caliente.
Tome distintas hojas de árbol e intente distinguirlas con los ojos cerrados, ¿el borde de la hoja es afilado, peludo, blando? ¿nota muchos nervios la hoja? ¿qué forma tiene? ¿a qué otras hojas te recuerdan?
Signos de una baja inteligencia emocional

Olfato (inteligencia olfativa)

Cierre los ojos y huela, puede notar los matices más sutiles que flotan en el ambiente, haga su valoración y busque la correspondencia entre el matiz y su origen. Intente seguir algún matiz y compruebe si aumenta la intensidad. Memorice el matiz sin llegar a etiquetarlo o clasificarlo todavía. Si asocia un olor a su catálogo o casillero primario de olores, no conseguirá otra cosa que simplificar todos los infinitos matices y sutilezas.
Percibir un olor no consiste sólo en notar la sensación que el estímulo aporta. Se trata de experimentar las EMOCIONES relacionadas con esa sensación. Los olores pueden evocar poderosas reacciones emocionales mediante procesos internos que ocurren a nivel subconsciente en nuestro cerebro.
Esto es debido a que nuestros receptores olfativos están directamente conectados con el sistema límbico, la parte más antigua y primitiva de nuestro cerebro. El sistema límbico controla nuestros INSTINTOS MÁS BÁSICOS, incluyendo el hambre, la sed, el miedo, la rabia, el sexo y el instinto de supervivencia. También está asociado a las sensaciones de placer ligadas con estos instintos. Por ello, un olor agradable puede aportar una intensa sensación de placer, tanto o más que el que proporciona una buena comida.

Oído (inteligencia auditiva)

Siéntese y cierre los ojos para evitar ruidos propios y concéntrese en los sonidos. ¿Oye distintos pájaros? ¿Qué ramas está moviendo el viento? ¿De dónde procede el sonido?

Sabor (inteligencia gustativa)

Tome una fruta y pruébela como si fuera la primera vez, saboree, distinga los componentes y sabores que lo componen ¿es muy líquida? ¿tiene azúcar? ¿en qué grado es amarga, ácida o dulce?
En resumen para desarrollar su inteligencia sensorial o sensitiva siempre permanezca pasivo, observe, no valore demasiado pronto, tómese su tiempo. El ser humano ha ido perdiendo sensibilidad debido a que su inteligencia sensorial ya no es imprescindible para su supervivencia. Hace miles de años, el ser humano necesitaba y desarrollaba mucho sus sentidos para cazar, cultivar, protegerse de sus enemigos. Este proceso de despertar a los sentidos requiere una inversión a largo plazo pero poniéndolos a prueba constantemente, alimente sus sentidos continuamente con retos diariamente.
Fuentes: https://emowe.com y http://www.open-senses.com

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada