lunes, 27 de febrero de 2017

Vivir o sobrevivir : cuál es nuestro mayor miedo

shurya.com
NUESTRO MAYOR MIEDO
Cuando preguntas a otros por sus miedos puedes obtener mil y una respuestas: miedo a las alturas. Miedo a hablar en público, miedo a la muerte, miedo a las arañas, miedo al compromiso… y miles de miedos más que paralizan y limitan nuestra vida.
Como profesional y como persona que ha recorrido ya un trecho del intrincado camino de vuelta hacia sí mismo o camino de regreso a casa o autoconocimiento como se le quiera llamar sé que esos miedos no son más que tapaderas para ocultar nuestro miedo real.
También sé que todo lo que escribo ahora querido lector/a te parecerá coherente en el sentido de que puedas desmentirlo o apoyarlo con vehemencia, incluso puede que te suscite dudas, pero en realidad es algo que sólo puede ser descubierto tras una ardua incluso por momentos dolorosa y comprometida introspección honesta y perseverante…
Nuestro mayor miedo es a vivir … la vida nos da miedo … la percibimos como una sirena que nos quiere atraer y nosotros no tenemos nada que hacer así que nos atamos fuertemente al mástil para ver si todo aquello pasa … Al atarnos nos invalidamos para experimentar lo que sucede , convertimos a la sirena en nuestra enemiga , en nuestro miedo sin saber que estamos soltando el control de nuestra propia vida , de nuestro propio destino , de nuestro propio barco que navega mientras yo me protejo a la deriva , sin capitán , sin rumbo …
Es entonces cuando la crisis, inevitable viene a mí y la vida me pide vivirla… soltarme, dejarme seducir por la sirena… y sigo agarrado sufriendo sin saber porque y le llamo cualquier cosa menos por su nombre: Es que tengo miedo a X.
X, ese miedo concreto te sirve de excusa para no soltarte para no vivir el caos, la incertidumbre que te produce dejarte seducir por la sirena…
Quien tiene el valor de soltarse y vivir en los momentos iniciales ese terror que le da la vida comienza pronto a sentir el dulce sabor de fluir con lo que sucede: ay se siente uno tan libre dejándose seducir… sintiendo el canto de la sirena… uno siente que nada puede suceder… que todo aquello que sucede… perder el control lo hace más sabio, más experimentado. Entonces uno descubre que puede dejarse arrastrar por la sirena al fondo del mar: Ya no hay miedo a morir… por tanto ya no hay miedo a vivir.Y ese es nuestro mayor miedo : miedo a vivir , miedo a experimentar , miedo a los cambios .
Os voy a dejar un video que yo presento mucho a mis pacientes que os hará comprender de forma más claro de que os he hablado con mi metáfora…
Os recomiendo la película, su trasfondo es increíble para mí, ya sabéis que soy una cinéfila increíble y apasionada y que cada creación cinematográfica me trae un mensaje.
Nota: veréis que en mis escritos uso muchos puntos suspensivos , son invitaciones a parar y reflexionar sintiendo , no pensando …
Por Soraya Founty
Fuente: Soraya Founty

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada